MORGAN

CUANDO LO PEQUEÑO SE HACE ENORME
Javi G. Espinosa, 19 Enero 2019
Teatro Circo Price, Madrid – INVERFEST 2019

Una chica corriente, con sus pequeñas canciones y su bonita voz, arropada por unos humildes músicos que han apostado por poner sus instrumentos y su talento al servicio de esas canciones y esa voz, han sabido hacer (probablemente sin saber ni cómo ni por qué) algo muy grande partiendo de muy poca cosa. No parece tan difícil, pero seguro que no ha sido nada fácil. A punto estuvo Nina de olvidarse de su sueño y de verse forzada a emprender otro camino, pero a veces sucede algo inesperado y se produce el milagro. Un milagro llamado Morgan.

No ha pasado demasiado tiempo y ahora esa chica y esos músicos están tocando en lugares y ante audiencias que jamás hubieran imaginado, y seguramente les cuesta creer cómo se han ido sucediendo los acontecimientos y cómo han llegado hasta donde se encuentran. Desbordados, felices y satisfechos, pero con la cabeza en su sitio, dando pasos firmes en la dirección correcta. Y su presencia en el Price, dentro de la programación de Inverfest, ha supuesto un hito más en su ascendente trayectoria: dos conciertos con todo el aforo vendido un mes antes de su celebración. No está nada mal.

Aunque, a base de simpatía y naturalidad, ya se va acostumbrando a asumir el liderazgo de la banda, a Nina aún se le nota una emoción que se hace incontenible cada vez que se dirige al público. Y eso es parte también de su encanto: esa cercanía, esa sencillez, esa alegría de subirse a un escenario para disfrutar y hacer disfrutar. Y por supuesto, el público lo agradece. Su actitud emociona casi tanto como su música, y eso ya es mucho decir.

Desde que empezaron con “Planet Earth” se creó una magia que duraría hasta que salimos del recinto. Los momentos emocionantes se sucedían a lo largo de la noche, en cada canción, con la voz y el piano de Nina, con la guitarra de Paco, con los teclados de David, con el firme sustento rítmico de Alejandro al bajo y Ekain a la batería. Todos contribuyen elevando esas canciones a un estado de gracia del que participan todos los presentes. Pequeñas joyas como “Home“, “The Child” o “Sargento de Hierro” se han convertido ya en clásicos que en directo crecen hasta alcanzar su máxima expresión.

A la banda base se sumaron en distintos momentos tres coristas femeninas y una sección de vientos de cinco piezas que, cuando Nina se levantó del piano y se descalzó para dirigirse al centro del escenario y sorprendernos cantando el “Somebody to Love” de Queen, desataron el entusiasmo de todo el auditorio. Se despidieron dando las gracias una vez más con “Thank You” y volvió Nina sola para hacer “Volver” con la ayuda vocal de todo el que quisiera acompañarla, y después de “Another Road” una maravillosa “Marry You“, cantada sin micro, ponía el broche final a un delicioso concierto que reafirma a Morgan como una de las bandas más prometedoras y a la vez más sólidas que ahora mismo hay en el panorama musical español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.