CHUCK PROPHET & CHARLIE SEXTON play ‘SOME GIRLS’

EL ROCK AND ROLL COMO DIVERSIÓN
Javi G. Espinosa, 29 Enero 2019
Sala Changó, Madrid

La esperada gira de Chuck Prophet y Charlie Sexton tocando entero el ‘Some Girls’ de los Stones, anunciada para finales del año pasado pero aplazada hasta el comienzo de éste, por fin se ha hecho realidad. Ocho fechas por toda España, una oportunidad única, un verdadero regalo tanto para los seguidores de estos dos músicos como, por supuesto, para cualquier fan de Sus Satánicas Majestades. Para celebrar el 20º aniversario de Houston Party, Chuck eligió este disco, publicado hace ya cuarenta años y que es, probablemente, la última gran obra de Jagger, Richards y compañía, y además tenía muy claro que tenía que hacerlo con su colega Charlie Sexton – que cuando recibió la propuesta de venir con él a España a tocar canciones de los Stones no lo dudó un momento.

El resultado de esta unión estaba claro que no podía defraudar a nadie. Si bien los primeros ecos del arranque de la gira advertían que la cosa había que irla rodando para pulir algunos detalles, nadie negaba que el espectáculo merecía la pena, ni dudaba que según avanzasen los conciertos todo iría encajando mucho mejor. Y la verdad es que llegados a la mitad del recorrido se les ve más que sueltos, oiga. La premisa de estos conciertos es pasarlo bien tocando canciones que ya son intemporales, y hacer partícipe y protagonista de esa diversión al público, con sucesivas incursiones de los músicos entre la audiencia para poner el micro al personal y que puedan sentir por un momento la emoción de cantar con todas las ganas ante cientos de personas que están compartiendo esa misma emoción en ese mismo momento.

Salió primero Charlie, afinando con los acordes de ‘Can’t You Hear Me Knocking‘, para soltarse con el clásico ‘Let it Rock’ del viejo Chuck Berry. Un pequeño salto atrás en el tiempo para coger impulso desde el no menos histórico ‘Sticky Fingers‘ y saltar de lleno sobre las diez canciones de ‘Some Girls‘. Manteniendo el tipo rockero con ‘Shattered‘ para ir pasando a ritmos más relajados con ‘Just my Imagination‘ y ‘Some Girls‘, y volviendo a subir las revoluciones en ‘When the Whip Comes Down‘ y relajándose de nuevo en una versión bastante extendida de ‘Beast of Burden‘.

Una noria de emociones salpicada continuamente de riffs stonianos, poses y momentos para el lucimiento, alargando la mayoría de los temas y con la constante complicidad de la concurrencia. Momento para el baile desenfrenado con ‘Miss You‘, que convirtió la sala en una discoteca setentera antes de volver a prender la mecha del rock sucio con ‘Before They Make Me Run‘ y ‘Respectable‘. Un último respiro con ‘Faraway Eyes‘ antes de que ‘Lies‘ cerrase el repaso al álbum y se dejasen llevar a través de un puñado más de clásicos.

Se despidieron con una muy enérgica ‘Brown Sugar‘, pero no tardarían en volver para seguir soltando descargas guitarreras: ‘Star Star (Starfucker)‘ y un desenfrenado ‘Jumpin’ Jack Flash‘ servirían de broche final, aunque a la mayoría de los asistentes aún les sabía a poco y seguían con ganas de más marcha. Una pena, porque en el setlist del escenario tenían apuntadas un par de balas más en la recámara, pero nos quedamos sin saber si no quisieron o no les dejaron dispararlas. En cualquier caso, disfrutamos una noche inolvidable y un espectáculo memorable, en una de esas poco frecuentes alineaciones de los astros musicales que, cuando te pillan cerca, no te la debes perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.