ENTREVISTA A LEIZE

Decimoprimer disco de Leize
…por David Collados

Con motivo de la salida del nuevo disco de Leize, “Deriva”, tuve el gustazo de entrevistar a su cantante y guitarrista Félix Lasa para darnos detalles del nuevo trabajo y el estado actual de la banda. Y más que una entrevista, fue una charla entre amigos, distendida y divertida. 

De título “Deriva”, como single “Mi lugar” y la portada de ese single una brújula. Pero me imagino que a estas alturas de película Leize ya tiene muy clara cual es su ruta, su sitio y su dirección, ¿verdad?

Sí. Bueno a ver como lo digo. Deriva es una palabra en la que hemos intentado decir el concepto general del disco. “Mi lugar” tiene su sentido dentro del concepto, ahora cuando me explique, y la brújula también. La aguja además de la brújula está indicando al norte un poco a la izquierda.

El concepto de “Deriva” es que nosotros como personas dentro de la sociedad, vamos con mucha prisa, todos los días y con muchas cosas que hacer. A todos nos pasa que en las 24 horas del día no nos da tiempo a todo lo que queremos hacer. Es increíble pero para todos casi, tendríamos que tener días de 60 horas. Pero al final del día te das cuenta que hacer, hacer…Realmente que has hecho, aparte de circular, andar, volar…Yo además que vengo del País Vasco, cada vez que vengo a Madrid me quedo flipado con vosotros. Es una presión, unas prisas y un estrés que tenéis aquí, brutal. Igual vosotros estáis metidos en la vorágine, y lo vives, lo sientes, lo sufres. Pero no os dais cuenta de ello. Ostras!! Estáis todos locos, macho (Risas).

Entonces hilando un poco con la conversación, ¿realmente tu vida va donde tú quieres que vaya? ¿Tu coche va donde tú querías que fuera? ¿La conduces tú? ¿La conduce otro? ¿Va en la dirección o velocidad que tú quieres que vaya? Es complicado. Aparte que el sistema está concebido en esta maravillosa democracia que es el menos malo de los sistemas y bla, bla, bla, todos los recortes y toda esta atadura que nosotros tenemos en la rotonda del día a día de consumir y producir para darle gasolina a este sistema que al final te obliga, ¿realmente es lo que tu necesitas en tu vida y es en lo que crees que necesitas para ser feliz, o para darle carburante a tu vida real? ¿O es una vida dirigida por no se quién? Entonces el concepto de “Deriva” va por ahí, pero mirado desde el lado más personal. Porque nosotros estamos metidos en esta vorágine de consumo, pero al final tú tienes una relación personal con el que sea, pero ¿tienes el tiempo suficiente para mantenerla? ¿Para hacer lo que te apetece con la persona con la que vives que estás 24 horas con otra persona ella o con él, o con la familia o los amigos? Entonces claro, tú estás circulando pero ¿cuando la última vez que le has dicho a alguien “oye te necesito”? Ahora no. Ahora todo se descarga, para todo hay algún tutorial o un gabinete de expertos que ha decidido  tal o cual. Y te das cuenta de que estás en manos de alguien y ver si estás dispuesto a ello.

Así que el concepto de “Deriva” es la deriva personal dentro del sistema impuesto. ¿Tú qué estás haciendo para dejarte llevar en ello? Eso es lo que yo quiero transmitir. Por eso recomiendo oir el disco entero y oírlo en el orden en el que están puestas las canciones para que el texto se entienda mejor y al final de escucharlo, te haga pensar. Vamos cualquiera puede descargarse las canciones y oírlas en modo aleatorio en Spotify o donde quiera. Pero creo que así va a perder un poco lo que queremos decir con el tema.

Por ejemplo, “Mi lugar” dando el paso de la deriva hacia el mundo musical…Yo no he sido nunca partidario de poner el término rock´n´roll en las canciones. Porque ha sido siempre muy maltratado y desgastado entre comillas, en el sentido más rancio de la movida. Muy sexista, muy orientado a la droga, y el desfase, cuando el rock es mucho más visceral, es más de protesta, de denuncia y demás. En este momento en el que hay tanto sonido disparado dentro del Metal sobre todo, y en la radio fórmula, tanto reggaeton, me apetecía reivindicar el lugar del rock que es un movimiento cultural y que creo que se está perdiendo. Entonces dentro de esa deriva musical del rock dentro de todo eso que escuchamos cualquier cosa, pues es un sin sentido. Yo creo que el rock, el jazz, el reggaeton y cualquier estilo, tienen su espacio, pero no debe machacar al otro. Por ahí la brújula y “Mi lugar”

Hablando ya de las colaboraciones en el disco, ya le planteé a Jorge Salán en su momento que algún día le tocaría hacer alguna colaboración.

Sí, te iba a preguntar más adelante por ello, que de hecho ya ha colaborado con vosotros en algún directo, y ¿cómo surgió ese contacto con él, que a primera vista pueda parecer que su sonido se sale un poco del sonido habitual de Leize, lo mismo que Alberto Marín que también colabora en el disco y son dos guitarristas, que parece que no pegan con Leize, pero que encajan muy bien.

Sí. Son amigos y además compañeros de viaje. Como Jorge anda dando vueltas por todo el mundo, tuvimos la oportunidad de en el 30 aniversario de “Devorando las calles” que pudiera participar en el directo. Le llamé por teléfono, me dijo que sí, le mandé el set list y le dije que eligiera la que quisiera. Eligió el “Acosándome” y salió a tocarla, y genial. Y cuando acabó de tocar, le dije: “Eh!! Que el año que viene voy a grabar un disco. Te va a tocar colaborar” (Risas). Así que le llamé y le pilló en Finlandia tocando con Joe Lynn Turner. Y me dijo que la siguiente semana volvía a Madrid y lo grababa es su estudio. Y claro, como es un cabrón (risas), me mandó dos pistas y me dijo que eligiera la que quisiera. Y a caa cual mejor, y dije “Ahora sí que la hemos liado!!” (risas). Al final elegí la que está en el disco que me parecía que encajaba más. El Rock es así. Sencillo. Tiene que ser todo más sencillo de lo que lo hacemos a veces.

Y con Alberto igual. A Alberto le conozco de hace muchos años, le dije que si le apetecía y como él también se apunta a todo, le pasé el “No me da la gana” que la parte final me parecía ideal para que él metiera un solo bestial como ha hecho. Iba a ser un tema más corto, pero como le ha metido mucha zurra (risas) pues así lo hemos dejado y esperemos que si andan ambos por aquí en la fecha que toquemos en Madrid, puedan estar los dos para pasar una buena noche de rock y entre amigos.

¿Hay alguna colaboración más, o alguien que hubieseis querido que colaborara y que por el motivo que sea no haya podido estar en el disco?

No, porque una vez que contactamos con ellos y me dijeron que sí, no tenía demasiado sentido en el onceavo disco, tener veinticinco mil colaboraciones. Lo que sí teníamos claro es que no queríamos ninguna colaboración cantando. Sí de color de guitarras y sobre todo porque son amigos. Pero ya está. 

El disco ha salido a la venta el día 1 de febrero. Supongo que aún es muy pronto para hablar de ventas del nuevo disco, pero sí podremos hablar de las impresiones de la gente, ya que habéis subido algunos temas en Youtube y redes sociales. ¿Qué os comenta el público?

Muy bien. Queríamos sorprender con el primer tema “Castigo” que es más agresivo de tempo y también hilado con la temática que hemos hablado antes, y la gente se sorprende y dicen “Ostras, me he equivocado de disco” (risas). Pero ya una vez que empiezo a cantar y a dar la forma…Digamos que es un disco al principio más duro de empezar a oírlo. Hemos intentado que el sonido sea más abierto. La dinámica de la batería ha cambiado mucho. Hemos intentado que cada instrumento tenga su espacio, que en vez de ser todo tan comprimido y tan embarullado entre comillas, abrirlo un poquito para que se oiga cada instrumento limpio. Y yo creo que eso sorprende. No tiene tanta reverb como antes y no hay nada de batería disparada tampoco. Ibi además de ser un tío sensacional, es un batería magnífico. Viene de Barricada. Patxi no pudo estar porque decidió abandonar.

Te iba a preguntar por esto también. ¿Qué ha añadido y aportado Mikel?

No, Mikel no ha estado en la grabación. Hemos contactado con él justo después de la grabación, pero prefería yo que cogiera antes el poso y el peso del grupo que forzarle con la grabación, así que los hice yo los temas todas las guitarras en estudio.

¿Por qué Patxi tampoco ha estado en la grabación?

No, no ha participado ni en la grabación ni en la composición, ni nada. Hice yo las guitarras, estos dos animales que metieron los solos (refiriéndose a Salán y Marín), y ahora Mikel está a saco con esto, ya tenemos el repertorio preparado, el ensayo vuelve a ser una locura, porque disfrutamos. Es difícil de explicar (hace una pausa con un brillo especial en los ojos). Después de tantos años, volver a tener esa chispa solo de ir al ensayo, es una gozada. Estamos como niños allí saltando todos. Mikel es muy joven, tiene 31 años creo, alguno de los temas está hecho antes de que naciera é, que tela marinera (risas). Es brutal vivirlo y sentirlo. Él esta sintiendolo muy especialmente. Jo es que la vida es muy corta y el mundo es muy grande pero a la vez muy pequeño. Su padre es amigo nuestro de toda la vida. Y cuando nosotros volvimos en 2.006, el roadie que llevábamos montando y desmontando toda nuestra cacharrería era Esteban que es su padre. Y cuando salió lo de Patxi, pensando en quien  podría ser y quien no, coincidí con Mikel en un concierto de Jorge Salán en Vitoria. 

Parece que se cierra todo el círculo, ¿no? (Risas)

Sí. Por eso te digo. Según te lo estaba contando he recordado esto, jajaja. Así que selo comenté y me dijo que sí. Que le mandara los temas. Le dije que se lo pensara y él: “Que sí, que sí”. Le di unos días para pensarlo y dijo que sí. Tiene algunos compromisos con otras bandas en las que estaba, pero ahora está al cien por cien con nosotros y ya veréis. Es una máquina de tocar. Y en lo personal está muy loco como nosotros que es fundamental (risas). Tocando recuerda un poco a Jorge. Tiene esa mano que tienen solo algunos, que les suena todo. Les viene de serie.

En esta ocasión habéis masterizado en Suecia. ¿Ha sido esta vuestra primera experiencia fuera de España para este tipo de trabajos? ¿Cómo ha ido?

En el “Cuando te muerden” no. Porque este lo hicimos todo en el estudio de Arkaitz (Sound Source). En éste mandamos una prueba a masterizar a Francia y no nos gustó. Así que le dijimos a Arkaitz que se tomara el tiempo que necesitara y lo hiciera él mismo. Y esta vez sí hemos mandado una prueba a Los Ángeles, otra a Finlandia y otra a Suecia. Y el de Suecia es el que más nos gustó. Les mandamos unos apuntes de graves y enseguida nos lo corrigieron y ya está. Si no nos hubieran convencido, lo habría vuelto a hacer el mismo estudio. Pero ellos mismos nos dijeron que era mejor ver una visión externa, que aquí a veces nos cerramos en banda dándole vueltas. Y así nos daban una visión desde fuera que nos ha venido muy bien. Los mismos técnicos nos dijeron de hacerlo en Suecia. Nos dimos una semana para oir los resultados y nos convencieron. 

Hemos hablado un poco al principio del sonido variante de Deriva. Al escuchar el disco, he encontrado los dos sellos más personales de la banda, (además prácticamente al 50%) como son letras y ritmos rabiosos, como por ejemplo en el tema que arranca, “Castigo” o “No me da la gana”, y otros temas mucho más melódicos y con letras más emotivas y pegadizas como en “Llévame contigo” o “Mi lugar”.

Sí, han salido impares y me han dado el par (risas). No se te decir exactamente. Hay algunas canciones que se han quedado en el tintero. De hecho creo que algún día cuando volvamos al estudio, éstos me van a pegar directamente, (risas) porque justo la semana antes de entrar a grabar, les dije que había que regrabar una canción. Ya teníamos hechas las demás. Porque creo que el “Todo es diferente” le da otro sentido al disco. Y lo oyeron y dijeron, pues sí. Y metimos el tema. Quiero decir que yo voy haciendo canciones constantemente. Luego ya irán en un disco o no. Pero les vamos dando forma, y cuando damos la idea de grabar el disco, intentamos hacerlo de una manera o no. Pero lo del 50% no lo se la verdad.

Bueno esa ha sido mi impresión al escuchar el disco. Que casualmente hay como cinco temas más cañeros y rabiosos, y cinco más pegadizos y melódicos.

Lo que sí vas a notar un poco en los diez temas, es que yo he intentado cantar, dentro del rango de voz que tengo, en lo más amplio. Y unas se han intentado de manera más agresiva, otras de manera más dulce, otras más entonadas, para darles a cada una su tratamiento dentro de la canción. Eso sí que vas a notar y no se si son cinco y cinco, pero hay algunas que están cantadas con mucha mala hostia. Algunas están cantadas muy punkys. Intencionado no ha sido. Como estas son las canciones que han quedado ahí, cada una ha sido cantada como lo pide el tema.

Con once discos ya y tantos himnos imprescindibles de la banda, ¿se os empieza a hacer muy complicado preparar los repertorios de los directos? ¿Qué peso ocupará en los próximos directos este nuevo trabajo?

No se te decir. Sí tenemos claro que al presentar Deriva, entiendo que seis o siete temas del nuevo, tienen que ir. Tenemos los diez preparados y luego en cada sitio, tocaremos según veamos. Claro el problema es que si entran siete, tienen que salir siete. Y hay hostias por todos los lados (risas). Y encima Mikel que acaba de entrar e Ibi que lleva tres años con nosotros pero como dice, su primer disco con Leize es éste. Yo ahora estoy empezando con Leize a hacer lo que quiero hacer. Así que ahora con Mikel que es nuevo, e Ibi casi, casi, queremos empezar a hacer temas que hace mucho que no tocábamos, a ver como suenan con los que estamos, para darle otro aire al set. Así que si recuperamos temas, y metemos seis o siete nuevos, y no puedes dejar de tocar los quince o  dieciseis que hay que tocar sí o sí, porque sino me pegan (risas), pues intentaremos buscar un equilibrio en todo. Igual algún día preguntamos: “¿Cuál queréis que toquemos?” Y unos dirán una y otros dirán otra y al final haremos lo que nos salga (risas). Es un bendito problema. Yo a veces de hecho delego y les digo a los demás que hagan ellos el set list y no quiero saber nada. No hay quince o dieciseis que sabemos seguro. Pero además ahora en la dinámica en la que vamos a los ensayos…Hacía que no tocábamos el “Dar el salto” una barbaridad. El otro día la ensayamos y nos preguntamos: “¿Y ésta por qué nunca la hemos tocado?” Pero claro, ¿y cuál quitas? Nos decimos: “Pues vamos a quitar el “Beso frío”. Y uno salta. “¡¡¡Esa no!!!”. Y “Devorando” no lo puedes quitar, “Buscando” no lo puedes quitar, “A tu lado” no lo puedes quitar, “Mueves” no lo puedes quitar… Es una locura, pero es un bendito problema. Así que lo ideal es tener ahí 35 o 40. A veces nos ha ocurrido. Es una discusión. Que en pleno directo yo digo: “Vamos a tocar ésta y ésta no” y otro: “¿Y por qué? Esa no, esa otra mejor” (risas) Y discutimos ahí arriba y empiezo a tocar y a tomar por culo (risas). Esta locura la podemos hacer porque nos llevamos muy bien y en el fondo somos cuatro amigos que nos subimos ahí a tocar. Y eso sale por el altavoz también.

Sí. Y eso se contagia al público.

Claro. Además un día lo harás mejor, y otro día peor. Pero en ese momento no hay más. Lo estás dando todo y eso es fundamental. Y una persona cuando lo da todo, no le puedes pedir más. En nuestro caso el compromiso es brutal. Con Ibi por ejemplo, parece que llevo tocando toda la vida. Y con Toño llevo casi 45 años juntos. Y Mikel llevo dos días pero está integrado como el que más. Y el técnico del estudio que nos ha grabado el disco, dice que a los directos no va otro técnico que no sea él (risas). Al fin y al cabo entablas una relación especial. Lo que decíamos al principio. Al final la vida son pequeños momentos. Lo que pasa es que lo complicamos de una manera terrible. Es una locura. 

¿Tenéis muchas fechas ya confirmadas para presentar este nuevo trabajo?

Ahora mismo tenemos un marzo y abril que dan miedo. Empezamos el 9 de marzo y tenemos viernes/sábado, viernes/sábado, viernes/sábado, viernes/sábado…. Y luego tenemos el rollo de los festivales. Pero tampoco podemos entrar en la vorágine de tocar y tocar, porque nuestro equilibrio como banda y por eso hemos durado tanto y seguiremos durando tanto, es cuidar un poquito el entorno. No podemos tirarnos a la piscina y dejarlo todo e irnos. Cuando volvimos dijimos que familia, trabajo y grupo. En ese orden y el de abajo no puede tocar al de arriba. Haremos todo lo que podamos y llegaremos a todos los sitios que podamos. Las familias saben que para que nosotros estemos bien y seamos felices esto es lo que nos gusta hacer. El trabajo afortunadamente los cuatro tenemos un trabajo de la hostia que nos da pie a tener esta dinámica y margen suficiente para amoldarnos a lo que el grupo necesita. Sin caer en la locura de dejarlo todo y subir a esa nube. Tuvimos la oportunidad en el “Buscando, mirando” de dejarlo todo y dedicarnos únicamente a la música, pero esas decisiones difíciles de la vida que algunas veces tomas, creo que fue acertada en el tiempo. De hecho creo que hoy día estamos aquí, por esa decisión acertada que tomamos en su día. Muchos grupos tomaron otra, por desgracia ya no están y a algunos le fue bien y tampoco está. Pero bueno, la vida es así.

Parece que desde que decidisteis volver allá por el año  1.996 estáis más prolíficos y activos que nunca, ¿no? Sin para de sacar discos, de dar conciertos… De hecho si no me equivoco, desde que volvisteis habéis sacado el mismo número de discos que llevabais antes de la separación. ¿Os hacía falta ese parón para coger más fuerzas?

Sí. Lo del parón, Toño y Patxi lo tuvieron que dejar. Creo que ellos estuvieron fuera trece años y yo fuera nueve. Haciendo cosas por separado y colaboraciones con otra gente. Pero fue por necesidad. Yo después de hacer el “Todo por el suelo” y grabar el doble directo “Esto es lo que hay”, lo que tocábamos era una auténtica barbaridad y justo después de grabar el directo, iba a nacer mi hija. Y me dije que tenía que parar, porque sino me iba a perder el crecimiento de mi hija y esto es un sinsentido. Se va todo mi proyecto familiar y personal a tomar por culo. Y muy a nuestro pesar, lo tuvimos que dejar nueve años. En ese momento vino el boom de los festivales. Siempre voy a contracorriente no se como lo hago (risas). Somos todos de Zarautz que es un pueblo muy pequeño, y después de nueve o diez años, nos reunimos todos en un parque con los críos y tal y decidimos volver. Pero solo para ensayar ¿eh? Para tocar un poco los instrumentos y tal. Pero la gente se enteró. Claro cuando nosotros lo dejamos, no existía internet, pero cuando volvimos sí. Se creó un foro, montaron un cristo de copón y cuando nos dimos cuenta, terminamos tocando en Tudela y se montó una puta barbaridad fletando autobuses de todas España y todo. Grabamos el “Solo para ti” (pone cara de asombro y pausa)

Y uno tras otro, ¿no? (risas)

Claro realmente queríamos grabar otro disco en estudio, pero de repente, gira del 30º aniversario. Se cumple el 30º aniversario de “Devorando las calles”, pues gira de conmemoración. Cuando volvimos la gente había perdido las maquetas y nos pedían que volviéramos a sacarlas. Así que las reeditamos, pero en plan con el sonido maquetero de los años ochenta, tal cual. No íbamos a entrar en un estudio a grabar eso, porque para eso grabábamos otro disco. Así que las reeditamos tal cual estaban. Metimos el “Demasiado tiempo” y alguna canciones nuevas. Y hemos ido haciendo las cosas a nuestro ritmo y ahora ya hemos entrado un poco en la vorágine de “Cuando te muerden”, ahora “Deriva” y la intención es en el próximo año sacar otro disco de estudio. Tenemos también idea de grabar un vídeo en directo. Porque me apetece más grabarlo un directo, que hacer un videoclip. Yo no me veo ahora subiéndome en una roca, con todos los respetos, cantando “Castigo”. No me apetece ni me lo pide el cuerpo.  Así que me apetece más ahora hacer otro disco con Mikel y hacer un DVD en directo o algo así. Yo creo que otros tres o cuatro discos habrá. Mientras el cuerpo aguante. Sí que tenemos una suerte bendita. Y es que tenemos una gente alrededor que cuando esto no carbure, al segundo siguiente me lo van a decir. Importantísimo y obligado. Lo pido desde ahora. Cuando no estemos a la altura, no estaremos y no pasa nada. La vida es un ciclo y cuando no das, no das. Y hay que saber dejar paso. Mientras sigamos como estamos ahora que yo creo que la voz me aguanta dos horas y media bien y me cuido un poco, bien. Sino es un desatino. Si sales a tocar y a la hora ya no eres capaz de dar lo mejor de ti y la gente ha pagado una entrada por ir a verte, es una falta de respeto total. Nos intentamos cuidar lo suficiente para que las dos horas de actuación sean todo el rato con la lengua fuera, nosotros los primeros (risas). Pero que el público que esté allí vea una actuación viva. Mientras el cuerpo aguante, nosotros estaremos allí y habrá discos nuevos, dos, tres, cuatro o los que sean.

¿Qué le gusta más a Leize, tocar en un gran festival o en salas más pequeñas?

Salas pequeñas (rotundo y rapidísimo). Sin dudarlo. No hay nada como un concierto con tu gente. Por muy festival que sea. Hombre es muy bonito, porque tocas en un festival que hay un montón de gente. Pero si eres sincero contigo mismo, hay que hacerlo y hay que disfrutarlo porque es otra cosa, pero realmente no eres tú en ese momento. No es tu banda. O seas eres tú y tu banda pero no es tu realidad del día a día. Es muy bonito y hay que hacerlo, pero yo soy más de estar con nuestra gente, tocando para la gente que a va a verte a ti. Tú estás con tu gente y disfrutas de tu gente. La vez anterior que tocamos en Madrid en la sala Nazca, actuaciones así, me puedes poner el festival que quieras, que yo elijo ese otro concierto. Es otra historia más acorde a la realidad de tu banda. Claro, ¿qué ocurre también con un festival? Tú puedes ir a un festival muy grande y sí, estás en el cartel muy bien y tal. Pero como no estés en tu sitio real dentro del festival, te puede hacer mucho daño también. Si te ponen a tocar, por decir un ejemplo, a las ocho y media en el Rock Fest detrás de Anthrax y justo de Testament, como no vayas al mismo nivel de sarificio, no es lo mismo. Y para ir a ese nivel de artificio cuesta una pasta que tienes que pagar. Y no estás al mismo nivel y te puede hacer mucho daño. Hay que ser consciente a la hora de ir a un festival, a qué festival vas y dónde tocas. Yo vengo siendo consecuente con mi propio discurso en esto. Si vas a un festival nacional, pues no hay ningún problema. Pero cuando son festivales internacionales y te viene una promotora ofertándote un pack de bandas americanas, que te traen por un precio asequible diez bandazas, que luego los tienen girando por Europa y se lo pueden permitirse ese precio, pues con eso no puedes competir. La realidad es esa, aunque otros lo quieran vender de otra manera. 

Una pregunta que me gusta hacerle a todos los grupos. ¿Cómo veis el panorama musical rockero a día de hoy y qué consejo le daríais a una banda joven que esté empezando ahora?

Consejos es complicado. En todo caso les daría una sugerencia. Por suerte tenemos muchas bandas nuevas con las que nos toca compartir escenario y demás. Yo les sugeriría que no tengan tanta prisa. Que hay que tirar de ensayo. Porque el nivel de hoy técnicamente es bestial. Todos tienen un bolígrafo del copón y una letra de redondilla del copón. Y un papel de la hostia. Pero a ver qué escribimos.Gente que toca bien hay un montón por suerte. Pero necesitamos gente que tenga calidad suficiente como para crear. Y eso es lo que hecho yo un poco de menos. Y claro esto nos lleva a que si no creamos, copiamos. Y si copiamos, nos parecemos. Y si nos parecemos, pues al final….Me explico, ¿no?

Totalmente!!!

Una pregunta más personal para ti, Félix. ¿Qué tipo de música escuchas actualmente en tu casa? ¿Hay alguna banda que hayas descubierto recientemente que te haya gustado especialmente?

No es una banda joven, pero hay un grupo que no es muy conocido por aquí, la mayoría son de Bilbao y se llaman Quaoar. Es un grupazo del copón. Seguramente si fueran de Seattle, aquí les tendrían todos en un altar. ¿Ves? Gente así me sorprenden porque tienen una calidad bestial. Yo conozco un poco a gente de allí, como Governors que son grupos que suenan una barbaridad. Pero Quaoar tienen algo más.

Nos despedimos con un abrazo muy cordial y fuera de micrófono, le pregunto por si tienen ya fecha para Madrid y me dice que el día 30 de marzo estarán tocando en la sala Changó.

1 pensamiento sobre “ENTREVISTA A LEIZE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.