ENTREVISTA A SUSAN SANTOS

No U Turn y mucho mas

Redactor: David Collados

Fotografías: Chema Pérez (Concierto Café Central Madrid 03-03-19)

Con motivo de la salida de su quinto disco, “No U Turn”, y aprovechando uno de los conciertos de su gira de presentación en Madrid, nos reunimos con Susan Santos, guitarrista y vocalista, para que nos cuente cosas del disco y de ella en general. 

Aunque en directo sigues dando mucha caña y los temas del nuevo disco suenan muy potentes en vivo, cosa que ya he podido comprobar en persona ¿es posible que en general este “No U Turn” tenga temas más calmados, quizá algo más lentos de ritmo en conjunto que discos anteriores, o es solo una percepción mía? ¿Es un sonido algo más madurado y templado?

Más lento, no creo. De hecho creo que este es el disco que más Groove tiene, que mejor camina de entrada. En parte porque lo hemos tocado a la vez, igual que el anterior. Está grabado con los músicos a la vez. Fue componer los temas, hacer un ensayo y a tocar. Pero esta vez sí que nos ha pillado a la banda en caliente, porque veníamos de una gira por Holanda. Y aunque no estábamos tocando estos temas, sí que….Ya sabes cuando llevas quince días tocando con las mismas personas, ahí hay una empatía especial que hace que todas las cosas fluyan hacia el mismo sitio.

Y madurez, pues espero que sí. Porque es como todo. Todos maduramos, crecemos, hablamos y componemos diferente. Y tocamos diferente. Si tocáramos como el primer día que empiezas a tocar, me retiro (Risas). 

En la presentación del disco en Madrid en la sala Boite, cuando presentaste la canción “Freedom”, dijiste que era la primera que compusiste para este nuevo álbum y que era una canción muy especial para ti. (Por cierto le puse especial atención al escuchar después el disco y es una de mis favoritas)¿Qué te transmite y quieres transmitir con ella?

Es el único tema, al menos parte, aunque no completo, que pude componer en casa. Porque el resto han sido compuestos en gira. Este fue el único que compuse el riff, y por la sensación que me daba espacial en el tiempo, me llevaba a hablar de eso. Y más con los tiempos que corren, que todos nos pensamos que somos libres, pero no es así. Todos estamos siempre atados a mil cosas. Y era como una necesidad de decir: “Me siento libre”. Que básicamente no es como “debemos ser libres”. No. Era que ahora mismo y en este momento, me siento libre. Y cuando tienes esa sensación, haces y decides realmente lo que quieres.

Te pilló “el momento”, ¿no?

¡¡¡El momento!!! (Risas) 

Pareces que tienes una gran velocidad compositiva viendo el ritmo que llevas sacando discos. ¿Todos los temas que salen en este nuevo álbum son los que compusiste para él, o se han quedado canciones fuera?

Sí se han quedado temas. Incluso temas que al final no pensaba meter en el disco, han entrado porque molaban. Bueno, y temas a última hora. “Blind Woman”, lo compuse el día antes de entrar a grabar. Grabábamos un lunes y el domingo antes, mientras cambiaba cuerdas a la guitarra y chequeaba letras, me puse a hacer un riff y me salió la letra y todo de tirón. Y mandé una nota de voz a los chicos y a Juan de Dios: “Oye chicos, que tengo un tema nuevo” Me contestaron: “Pero tía si ya está todo cerrado, ¿cómo que tema nuevo?” Lo grabé en casa un poquito mejor calidad, se lo mandé y me dijeron: “¡Esto hay que grabarlo!” (Risas).

¿Está teniendo mucho peso este nuevo trabajo en tus repertorios de directo?

Básicamente estamos tocando el disco al completo. Sí es cierto que en festivales, hay temas más íntimos como pueda ser “DryRiver”, que quizá los elimine, para meter un “reper” más rockero. Pero estamos tocando todos y la verdad es que me lo paso bien tocándolos. Igual que hay discos que pienso que a lo mejor algún tema no mola tocarlo en directo, no me gusta en directo pero me encanta en estudio, con éste me gustan todos para los directos. Hay gente que me dice que si este disco es el que tiene más producción. Al contrario. Somos nosotros tocando. No hay nada añadido, más que un colchoncito de piano, alguna percusión, pero somos los chicos y yo, mis guitarras, mis bajos…Básicamente somos nosotros tres sin engaños.

Sí te quería preguntar un poco más adelante sobre eso. En los discos suele ser habitual que haya muchas colaboraciones y se aderecen las canciones con otra instrumentación, Hammond, percusiones y coros. Pero esto quizá es luego más difícil de llevar al directo, aunque personalmente creo que tu combo habitual de Power trío funciona perfectamente en directo, ¿no?

Por eso te decía, que justamente este disco tiene menos cosas que anteriores, No tiene mucho más. Alguna guitarrita o algo de fondo, pero no hay instrumentos que entren que digas que hacen luego falta para los directos. En estudio me gusta añadir algunas cositas de fondo, más en plan guitarras o percusión que teclados, por ejemplo. No soy muy fan de meter muchos teclados en las canciones, solo algo suelto. Aunque en otros discos haya más, quizá por eso me mola más este disco. Quizá es que soy más rockera (Risas).

Para la gente que no lo tenga tan a mano, ¿dónde se puede adquirir este nuevo disco, aparte de en tus conciertos?

En la página web hay un enlace donde se puede comprar y lo mandamos a cualquier parte. Y luego en todas las plataformas digitales también está disponible a la venta. 

Suele ser habitual el cambio de formación de un disco a otro. Pero ahora llevas un tiempo más estable parece con David y Mario al bajo y batería. ¿Te gusta más lo de ir cambiando de músicos o a qué se ha debido tanto cambio en tu banda?

Se dio una circunstancia en anteriores discos, en los que todos los que tocaban eran amigos, pero por giras propias y cosas así, algunos estaban en giras internacionales muy potentes de artistas nacionales y no podían atenderme tanto. Y por esa razón tenía que cambiar. Yo también en el momento en que empecé a tener más conciertos y giras dentro y fuera de España, empecé a necesitar gente fija conmigo sin duda. Entonces, tanto Mario como David, que eran habituales conmigo en sustituciones, pues me cuadraba mucho como tocaban, y también sabía que les apetecía. Era importante que les apeteciera a ellos tomar el papel de titular. Y así ha sido tan fácil. Y después ya vino el disco y se han subido al tren. Pero ha sido todo básicamente por eso.

Parece que se está estableciendo una relación muy habitual entre Juan de Dios y tú con el que repites mezcla y producción y mete de nuevo Hammond en varios temas. ¿Hay buen entendimiento entre ambos y estás satisfecha con los resultados? ¿Cómo surge esa relación, porque me imagino que él vive en Estados Unidos?

¿Sabes lo curioso? Es que antes incluso de sacar “Electric Love”, él y yo ya nos conocíamos y éramos amigos. De hecho recuerdo un concierto antes de sacar el tercer disco, en el que se me rompió una cuerda él me la cambió. Había muy buena onda. Y siempre decíamos que teníamos que hacer algo juntos, pero luego él se marchó a Los Ángeles. Se nos quedó esa cosa de hacer algo juntos. Y sabes que cuando alguien te produce un disco, hay veces que esa persona intenta que todo suene como a él le gusta. Y no. Yo tengo claro como quiero que suene y quiero que eso se transmita. Y cuando empecé a grabar con Juan “Skin & Bones”, enseguida supo captar fielmente lo que yo quería, y tiene muy buena onda en el estudio. Con este nuevo disco encima, hay aún más amistad y le hizo mucha ilusión que le llamara también para este nuevo trabajo. Así que ha sido maravilloso. Juan ya conocía a David, porque él grabó “Goin´ Down Shouth”, pero a Mario no lo conocía. Pero fue como que en un día y medio en el estudio, fue todo muy fluido.

¿Habéis estado allí para la grabación, entonces?

No, no. Hemos grabado aquí en Madrid, y se ha mezclado allí.

Ah, ¿pero sí han tenido entonces ellos oportunidad de conocerse?

Sí, sí, claro, claro. Fue super fácil el trabajo, porque Juan ya tiene muy claro lo que yo quiero, y te podrás imaginar que era muy fácil. Cuando te llevas bien con alguien y es todo divertido, todo fluye. Al final era como…Es lo que hablo muchas veces con él. Cuando quieres grabar un disco, él te dice “Tú toca, y yo sacaré el sonido”. No tiene más misterio. Esa es la realidad, pero la pena es que con todas las nuevas tecnologías, quizá a veces los músicos nos rayamos en querer algo que luego no es. Tiene que sonar parecido, aunque no sea igual, al directo. Yo en un concierto me puedo tirar tres minutos de solo y nadie me va a decir nada. En un disco, lo mismo lo escuchan y piensan que soy una pesada. Salvo que sea un disco en directo. Pero debería de ser así. Que haya ese margen de que la música fluya. 

En tus discos, no sólo se reflejan muchas influencias americanas en la música, sino también en la parte visual (portadas, fotos, estética, etc…), ¿verdad? Porque la portada de “No U Turn” podría estar hecha en Castilla – La Mancha por ejemplo, pero es muy americana.

Sí. Es cierto que escucho música de todo tipo, pero para mi proyecto sí que me gusta mucho ese concepto y creo que es el que más se acerca. Al principio sí me decían cosas sobre el blues. Que si con el tiempo he hecho más blues.  Pero nunca he hecho blues en sentido estricto ni en mis comienzos. Si escuchas el primer disco, yo me escucho como una chavala (risas), pero es muy raro escuchar en ningún disco un blues de doce compases.

 En apenas cuatro o cinco años, te has hecho un nombre importante a tener en cuenta en nuestra escena, y muchos más medios y seguidores están pendientes de tu actualidad musical. ¿Pensabas hace cinco años por ejemplo que esto iba a ser posible, y te ha costado mucho?

Pues la verdad es que nunca lo he pensado, pero sí es cierto que si tengo que hacer un balance, me ha costado más encontrar mi sitio en España que encontrarlo fuera de aquí. Sí es cierto que he estado un tiempo tocando en Europa, y he notado muy buenos resultados en festivales y en salas. Sobre todo los dos últimos años que son los que más he girado fuera. Y están viniendo incluso cosas que se escapan a mis manos, y he tenido que dejarlo en manos de otras personas para que los lleven.

Eso es muy bueno (risas)

Parece que a raíz de esto, te están haciendo más caso o tomando más en serio los medios especializados de Rock en este país. ¿Es correcto?

Yo creo que sí. Yo creo que aquí tenemos siempre el punto de etiquetar. Necesitamos decir, que esta persona hace blues y ya para nosotros el concreto es blues y parece que ya solo hace eso. Que todos los temas van a ser blues. Pero no. Yo de todo el tiempo que salgo fuera, me doy cuenta de que lo que yo hago está muy dentro del concepto blues y rock. Pero aquí parece que te ponen la etiqueta de blues y no corresponde exactamente con el blues. Igual que hay gente que se etiqueta de “indie”, pero es rock, y de una u otra manera y hay unas barreras ahí. 

Estás teniendo cada vez más reconocimiento fuera de nuestras fronteras y recibiendo muchos galardones incluso. ¿Qué diferencias notas entre el trato de prensa y público aquí o en el extranjero? ¿Algún concierto en cualquier país recuerdas que fuera especialmente bueno por la acogida del público?

Hombre, tocar en Madrid es como mi sitio. Ya llevo unos cuantos años aquí y para mi tocar aquí es como tocar en mi casa. Siempre tengo ese punto guay de tocar aquí. Pero sí es cierto que fuera, aunque sigue siendo música minoritaria y no es música de radio fórmula, noto que hay muchos más seguidores. Recuerdo muchos sitios super bonito. Como hace poco en Amsterdam o Londres, ver una cola de gente tremenda para entrar a mi concierto, que yo casi no podía ni salir de la sala. Eso fue el año pasado. Y para mi es brutal. Y es gente muy entregada. Como te digo, sigue siendo música minoritaria, por gente que habla conmigo. Que sabes que la radio fórmula es una mayoría y que manda. Aquí es más fácil encontrar gente mayor que consuma esta música, y allí ves a mucha gente joven y mola ver que siguen escuchando esto. Yo creo que aquí les está costando renovarse.

 ¿Cuál sería para ti en estos momentos el cartel soñado en el que te gustaría estar o con qué bandas o solistas compartir escenario?

¡¡¡Guau!!!(Se le enciende la mirada) Me lo has puesto fácil (risas). Hay muchos. Pero sin duda por el rollo fetiche, ¿sabes esa banda que cuando tienes un día malo, te la pones y ya te da buen rollo? ZZ Top!!! No podía ser otra.Bueno hay muchos artistas con los que me encantaría tocar. Algunos incluso ya no están vivos. Pero de los que están vivos, ZZ Top sería la banda que diría: “¡¡¡Buah!!!”

¿Qué música escucha Susan en sus momentos de ocio? ¿Cuáles son tus referencias a la hora de inspirarte y hay alguna banda actual joven que te haya gustado especialmente?

La verdad es que suelo escuchar un poco de todo. Cuando estaba haciendo las canciones de este disco, me preguntaba mucha gente qué estaba escuchando. Entre otras cosas recientemente, no lo había escuchado tan a fuego como ahora, a Tom Petty. Porque me leí hace poco una biografía suya que siempre me gusta empaparme de los artistas. Pero por ejemplo cuando compuse el disco, me estaba leyendo una biografía de Astor Piazzolla. Por curiosidad musical escucho de todo. En los tres últimos años he estado estudiando armonía. Me gusta un poco de todo. Una cosa  es lo que tú hagas en tu proyecto, pero si te gusta la música, tienes al final inquietudes y todo lo que esté hecho con alma y con corazón, merece la pena escucharlo.

Imagino que eso al final se nota en tus propias composiciones, porque tocas todos los palos y tienes influencias de diferentes estilos.

Sí, claro. Además por diferentes trabajos que he hecho anteriormente, se notará. Imagínate que cuando estaba en teatro, de repente tienes que tocar un tango  o una habanera. Es trabajo. A día de hoy por suerte, llevo unos cuantos años, en los que ya puedo hacer un poco lo que quiero y lo que más me gusta (risas). Y espero que dure mucho.

¿Te sientes más a gusto con el Texas Blues, o el blues más clásico tipo BB King?

Sin duda el Texas Blues. Se acentúa más el Shuffle de allí que el de Chicago. El de Chicago nunca me llamó la atención. Cuestión de gustos, ya sabes.

Una pregunta que me gusta hacer a todos los grupos y músicos. ¿Cómo ves ahora mismo el panorama musical en el Rock y el Blues?

A ver complicado es siempre. Pero si no lo intentas, siempre te vas a quedar con esa cosa. Yo eso lo tengo muy claro, porque en el momento en que yo decidí venirme a Madrid, estábamos en plena crisis y mucha gente me dijo que estaba loca. Incluso amigos y músicos que tocaban conmigo. Era una época en que había pocas giras en general. Y bueno, aquí estoy. Si quieres algo, tienes que apostar a tope por ello. Y creo también que se está diversificando más. Creo que hay un mogollón de bandas que molan, y no en un solo estilo, sino en todos. Creo que tenemos una gran suerte, cuando festivales grandes exhiben ésto. Recuerdo cuando yo estaba en Badajoz, que era más difícil encontrar más variedad de estilo. Si quieres hacer una banda de algún estilo y encuentras mogollón de músicos que tocan genial que te puedan acompañar. Y es cierto que en ciudades pequeñas es más difícil. Aquí el abanico creo que es bastante bueno y amplio.

Para ir rematando un poco, ¿qué le dirías a las personas que aún no conocen a Susan Santos, para que se animen a venir a tus conciertos y escuchar tu música?

En directo siempre hay un plus que no está en los discos. El tema siempre es el que es, peros siempre van a pasar cosas diferentes. Tú que ya has venido a varios de mis conciertos

Sí, doy fe. Doy fe (risas).

Sabes que me gusta que pasen cosas, improvisación, y eso es lo bonito, porque haces que cada noche sea diferente. Hace que te digas, que has venido a este concierto, pero no tiene nada que ver con el del otro día ni con el anterior. Te puede gustar más o menos pero eso es lo que mola. Y que haya música. Porque la música se mueve, no es estática. No estamos haciendo el post de la radio fórmula, sino la música que depende de nuestras emociones. Depende de cómo veas al público ir para un sitio o para otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.