ENTREVISTA A XOEL LÓPEZ

Fecha del evento: 300114
Redactor: victor martin

Xoel López está de vuelta. Tras casi cinco años en Buenos Aires, regresa a España y lo hace con El asaltante de estaciones bajo el brazo, una recopilación de textos y fotografías que ha editado Alejandro Díez (ex Flechazos y ex Cooper) para la colección Mis documentos de Ediciones Chelsea. Nos reunimos con él en uno de los templos hipster de Malasaña: el bar Pepe Botella, para hablar de su libro pero también de la reedición de Atlántico en vinilo, su inminente gira y la peliaguda situación económica e institucional del Depor. Esto fue lo que nos contó: 

 

Reeditas Atlántico en vinilo, publicas una recopilación de textos y artículos… parece que te has detenido a tomar aire después de una etapa de actividad frenética, ¿en qué momento estás ahora mismo?

 

La verdad es que yo creo que la propuesta de Alejandro de sacar el libro vino en el mejor momento. Se lo digo todo el rato. Si me lo hubiera propuesto hace un año y medio le le hubiera dicho que estoy a tope con el disco, que no puedo… pero me lo propuso justo un año después de sacar el disco, en ese momento en el que te puedes plantear hacer otras cosas. Yo soy fundamentalmente músico, saco discos y si hago algo como lo que sucedió aquí es porque tengo algo de margen para hacer otras cosas y, bueno… el vinilo fue algo que no tiene nada que ver conmigo. Yo, de hecho, llevo insistiendo desde el primer día en que saquemos el vinilo. Salió ahora, coincidió con el libro, pero fue algo casual. En realidad yo estoy pensando ya en el próximo disco.

¿Qué ha supuesto para ti volver a todos estos textos, seleccionarlos, quizás retocarlos…? Imagino que muchos de ellos no los leerías hace años.

 

No hemos retocado tanto. A veces, de hecho, viendo los textos del pasado, daban ganas de retocarlos, porque uno tiende a actualizar, tiende a pensar: coño, esto ahora lo haría así, pero fuimos muy fieles a los textos originales, hasta un punto que mucha gente no se imagina, es decir, realmente no retocamos, quisimos que todo fuera como era originalmente para que representara también un poco la realidad de ese momento, de cada etapa.

Supuso un reencuentro con el pasado, pero no me quiero quedar solo con el pasado: hay textos que llegan hasta la actualidad. Creo que lo que me dio fue sobre todo perspectiva de lo que había sido mi carrera y además en un momento muy especial y un momento además para hacer una recomposición de mi situación, de todo lo que había hecho hasta ahora, para poder continuar. Yo acabo de llegar de vivir casi cinco años en Buenos Aires y es un momento para hacer recuento y continuar, pero sobre todo eso, para continuar.

Ya que hemos venido aquí a hablar de tu libro, empecemos por el principio. El primer texto habla sobre artesanía, sobre la dedicación, el mimo, la intimidad, la soledad incluso del artesano… Me hizo reflexionar porque, en realidad, vienes del Laboratorio Ñ, la Caravana Americana, Lovely Luna… ¿Cómo ves tu proceso de creación ahora mismo, como algo más íntimo o estás más abierto a trabajar con gente…?

 

Yo creo que son cosas muy diferentes lo que tú planteas, creo que son complementarias. Una cosa es cómo trabajas tú tus emociones a través de tus canciones, que es el momento de grabación, que es un momento bastante íntimo y otra cosa es, digamos, momentos como, por ejemplo, los de la Caravana Americana, más explosivos, más hacia afuera, donde te juntas, haces un repertorio común, haces un concierto… tiene más que ver con el espectáculo y aprendes muchas cosas, pero de todas esas experiencias sacas luego… las sintetizas en los momentos íntimos. En el autobús de la Caravana Americana, cuando estábamos todos ahí tocando versiones, canciones, no estoy pensando en versos, esa es la verdad. Sin embargo, esas experiencias, cuando vas a plantearte la producción de tu disco, tienes recursos nuevos. Casi sin darte cuenta dices: coño, me acuerdo que no sé quién tocaba la percusión con este ritmo y me sorprendió, me llamó la atención y lo quiero usar. Es enriquecedor por ese lado, pero digamos que no pierdes la intimidad y el concepto de artesanía y de hacer las cosas con delicadeza y con mucho cariño.

XoelII

¿En qué momento se encuentran ahora todos estos proyectos, la Caravana, Lovely Luna…?

 

Yo nunca cierro puertas, siempre dejo todo abierto a lo que pueda venir. Lovely Luna es un proyecto que nunca se cerró, sin embargo solo tenemos tres discos y llevamos desde el año ’95, o sea, que realmente es un proyecto bastante poco habitual que no responde a, digamos, ningún canon y, bueno, creo que nos sentimos lo suficientemente libres como para que sea así y, por otro lado, la Caravana Americana debería tener el documental que yo llevo proponiendo desde hace tres años y que está casi terminado pero realmente no está todavía… y luego está el documental del Laboratorio Ñ que nunca salió, creo que por problemas legales con discográficas y demás… yo estaba un poco al margen. El laboratorio realmente es algo que encabezó más Iván Ferreiro, eso fue más mérito suyo. De hecho, él me llamó a mí para ir, él tenía más la idea de lo que podía ser. Sé que se hizo el documental, yo lo llegué a ver incluso, pero nunca salió…

Volviendo un poco a la elaboración del libros y a algunos de los textos que contiene: poemas descartados, pequeñas narraciones… ¿este libro te sirve quizás de acicate para lanzarte al mundo de la escritura, te ha picado el gusanillo? Imagino que escribirás tus cosillas, ¿es el inicio de algo o simplemente un encargo de tu editor?

 

Sí… realemente tienes que pensar que la idea de la recopilación  de textos surge de Álex y está dentro de un contexto que tiene que ver con otros músicos, con una idea conceptual que fue la colección de “Mis documentos”. Lo que me decía Álex cuando empezamos a hablar de esto era “tú ya tienes el libro escrito pero aún no lo sabes”. Él tuvo la idea de recopilar esa realidad pero yo no me planteaba una carrera como autor de libros. Él pudo recopilar todos esos textos, darles forma y terminar haciendo un libro pero yo no sé si me planteo hacer un libro como una novela o algo así… es más fácil que haga otra recopilación de textos dentro de diez años que que escriba una novela. Por otro lado…

¿Y poesía? En el libro incluyes letras de canciones que no terminaron funcionando, por la música o porque no los veías pero quizás pueden tener sentido de otra forma…

 

Sí, poesía puede ser. Es mucho más probable que termine haciendo un libro que tenga que ver con las letras de canciones. Canciones, a lo mejor, que no he musicado nunca y, sobre todo, también eso, alguna poesía, eso sí que lo veo más factible. Pero, también te digo, no me cierro ninguna puerta. A lo mejor dentro de cinco años me da por escribir un libro de relatos…

Dedicas mucho espacio en el libro a hablar de lo que te gusta, lo que no te gusta… como entiendo que son textos más o menos pasados, hablemos del presente: ¿qué suena, o qué no suena, ahora mismo en tu móvil o en tu portátil?

 

Mi portátil. El móvil… [risas] te voy a enseñar mi móvil… creo que en este caso conviene que… [se echa la mano al bolsillo y saca un pedazo de plástico azul que, efectivamente, recuerda a uno de esos móviles que se estilaban el milenio pasado]

Lo que digo en el libro es un buen reflejo, realmente puedo escuchar desde Gotye hasta Serrat, o los Who, o los Small Faces, o Caetano Veloso… esa es mi realidad. Busco la belleza, la sinceridad en las palabras y en las melodías, casi siempre busco canciones melódicas y, bueno, letras también que me hagan sentir mejor. Yo soy un melómano, sigo siendo un fan de la música y, aparte de hacer canciones, me encanta escuchar música de otra gente. Lo que pasa es que me vuelvo loco, porque me gustan tantas cosas que, realmente, a veces digo: voy a escuchar… y no sé por dónde empezar. A veces recurro a los discos viejos, lo que escuchaba hace veinte años, a veces trato de buscar algo nuevo, que no conozca…

¿Sigue latiendo tu corazoncito mod?

 

Sí. La verdad es que sí y de hecho, le comentaba a Álex antes que haber empezado en la música con la base de la música mod, creo que hizo que conociese un montón de estilos. Me atrevería a decir que el movimiento mod, dentro de los movimientos o de las escenas musicales es quizás uno de los movimientos más ricos a nivel musical que existen, porque incorpora… la gente desde fuera puede pensar que es una cosa muy cerrada, porque, bueno, quizás sí tiene sus límites, pero dentro de esos límites hay una gran cantidad de música que pasa por la música negra, el jazz el modern jazz, el pop de los sesenta, la psicodelia, la música jamaicana y, realmente, creo que es una base muy interesante para luego componer y dedicarte tú a la música. Yo, obviamente, luego escuché muchas más cosas, hice mi camino, pero claro que sigue latiendo ese corazoncito mod.

Otro de los textos recoge una especie de decálogo sobre algunas de las cosas que has aprendido en todos estos años. A mí hay una que me sorprendió especialmente, creo que es la segunda… el caso es que me quedé con ganas de una explicación más exhaustiva: afirmas que el dinero da la libertad.

 

[Risas] Ah, bueno… es que dicho así fuera de contexto… Yo me refería a que, a más presupuesto, mayor libertad artística. Es decir, yo tengo una idea de un cuarteto de cuerda pero, claro, el cuarteto de cuerda que mola, el que toca bien, cobra 250 euros por sesión… ¿cuánto tenemos? 100, para todo. Pues no hay cuarteto de cuerda. Ese es un ejemplo de cómo tu libertad artística está coartada. ¿Qué se pueden hacer cosas maravillosas con dos duros? También es verdad, pero cuanto más presupuesto tengas, más posibilidades… si piensas en pagar a la gente. No digo que de las limitaciones no surjan cosas maravillosas, incluso mejores, por qué no, pero, bueno, ya tienes que adaptarte, no vuelas libre. Realmente, en ese caso, estaba hablando de que había podido meter vientos, que era una cosa que quería haber hecho desde hacía tiempo y, realmente, me acuerdo que, hasta la fecha, pues no me lo podía plantear, porque no había presupuesto, y llegó un momento en el que dije: coño, ya hay algo más de presupuesto, me puedo plantear contratar a determinados músicos. Además, a mí me gusta también pagar, que la gente sienta que ha hecho su trabajo y ha cobrado por ello.

Tras la publicación de Atlántico, todos los medios de comunicación lo presentaban como una evolución, como un paso adelante…

 

Es un paso…

Todo el mundo habla de evolución, de paso adelante, de giro… como quieras llamarlo… y a mí está insistencia me hizo pensar lo contrario, me parece que también recuperas cosas del pasado, que ya están en Lovely Luna, por ejemplo. ¿Cómo lo ves tú?

 

Es curioso porque me estoy imaginando la respuesta con un dibujo, sería así: [dibuja un trazado sinuoso en el aire, con algo de espiral], algo así. Es así. Yo siempre digo que cuando evoluciono, o llámalo como quieras, yo no cierro puertas, no dejo lo de atrás, no es que diga “eso ya no me gusta, ya lo hice en su momento y ahora ya nada…”. De hecho, me di cuenta con el libro que me sentía muy identificado con mi pasado, que, realmente, sentía que había una armonía en ese sentido. No reniego en ningún momento. Y mis pasos hacia adelante siempre incluyen el camino recorrido y por eso, claro que parece que, por un lado, es nuevo y, por el otro, recuerda a cosas de hace diez años.

XoelIII

Dices en el libro que has aprendido a relativizar, que las críticas te afectan menos, pero me imagino que habrá tenido algún efecto en ti el hecho de que hayas perdido parte del público “Deluxe”, hayas ganado otro nuevo… Todo este proceso de cambiar de público, ¿lo has notado, te ha afectado de alguna manera, cómo lo has vivido?

 

Bueno, me ha pasado siempre. Realmente yo salí de los Covers a Elephan Band, de la Elephan Band al primer disco de Deluxe y del primer disco al tercero, y del tercero al último… siempre he perdido público y siempre he ganado público. Entonces, bueno, son cosas que yo no puedo controlar. Realmente, como no dependen de mí, yo, digamos, en lo único que soy inflexible es en la parte artística. Yo quiero hacer lo que yo siento, lo que suceda luego con eso no está en mis manos, no puedo pretender controlarlo, que la gente que me escuchaba me siga escuchando. Es algo que trato de no plantearme mucho. Si me lo planteo sería como un mero espectador, yo tengo que limitarme a… lo que me importa a mí es lo que está en el disco. Luego lo que suceda con el disco… Obviamente, si viene mucha gente a los conciertos mejor para mí, porque va a haber más comunión, más comunicación, que es lo que uno busca cuando hace canciones y al mismo tiempo me va a dejar seguir siendo un profesional de la música que eso, al fin y al cabo es importante pero trato de que no me influya a la hora de plantearme mis canciones nuevas…

Te fuiste de Madrid reventando en la Riviera y llegas a Buenos Aires: cincuenta, sesenta personas en el público, nadie se sabe tus canciones… ¿Qué tal le sentó eso a tu ego?

 

Bien, muy bien, porque, sí, realmente fue muy enriquecedor volver a eso y darse cuenta de que, al final, es valorar lo otro. Recordar que fue un trabajo de muchos años, que no vino de un día para otro por casualidad. Y darte cuenta de que, aunque haya cincuenta personas y no se sepan tus canciones, tú eres feliz en el escenario, que es lo importante. Es lo que te decía antes: yo seguí tocando por el mundo, me daba igual que hubiera treinta, diez o dos mil, yo seguí tocando y haciendo lo que más me gusta. Fue como confirmar que lo que me pasó siempre seguía sucediendo y sigo estando enamorado de mi trabajo. Me vaya bien o me vaya mal, creo que siempre haré canciones.

El libro termina con un texto dedicado a Juan Puchades, “El hombre de ninguna parte”, y, muy poco antes, está el pregón que diste en A Coruña. En qué quedamos, ¿coruñés o de ninguna parte?

Es curioso porque se establece ahí una contradicción importante. Álex hizo las pruebas de maquetación del libro con el título provisional de “El hombre de ninguna parte” y yo lo descarté como posibilidad porque me parecía que no me representaba del todo. Cuando escribí “El hombre de ninguna parte” fue cuando llegué a Buenos Aires, fue la primera canción que compuse en América y yo me sentía un poco hombre de ninguna parte en ese momento. Me sentía un poco desubicado. Dónde estoy, qué hago, voy de aquí para allá, nadie me conocía, era un poco un hombre sin rol y eso me dio mucha libertad también. ¿Qué pasó? Que con el tiempo me di cuenta que me estaba haciendo de más lugares a medida que iba conociendo nuevos lugares, sobre todo Buenos Aires y también empecé a reivindicar un poco más mi lugar de origen. Entonces me di cuenta de que yo no soy de ninguna parte. Tengo claro de dónde vengo y, en todo caso, a qué podría llegar a pertenecer, pero no soy de ninguna parte, soy de muchos lugares en todo caso. Entonces, bueno, soy un hombre de muchos lugares que nació y se crió en Coruña y eso, obviamente, como a todos, los primeros años de tu vida son los que te marcan para siempre. Soy un coruñés, un gallego, un español que, bueno, supongo que siempre trataré de viajar por el mundo lo máximo posible, pero sin perder mi identidad y, al mismo tiempo, incorporando cosas nuevas.

Empiezas ahora nueva gira, ¿qué expectativas tienes?

 

Quizás presentar alguna canción nueva, me planteo algo de eso pero, sobre todo, cerrar con esta gira de invierno, que es mi primera gira de invierno en cinco años, esta etapa y, mientras, seguir grabando el disco nuevo y quizás a finales de año ya tener algo ahí para presentar…

 

¿En qué línea van las nuevas canciones? ¿Atlántico?

 

No… más metaleras, en una onda más heavy… [risas] No. No lo sé. Yo creo que, más o menos, una evolución como siempre, con cierta coherencia con lo anterior, alguna cosa nueva. Hasta que esté terminado no sé muy bien realmente qué va a pasar…

¿También lo va a producir Juan de Dios Martín?

 

Pues lo estoy trabajando por mi cuenta, por ahora. Me apetecía cambiar un poco. Con Juande llevamos cuatro discos seguidos grabados… es mi amigo, nos vemos, hablamos constantemente y ya le dije que para este me apetecía trabajar de otra manera, por variar un poco… el siguiente a lo mejor ya lo grabo con él…

 

¿“De otra manera” significa que lo vas a producir tú o qué quieres probar con otro productor?

 

Por ahora lo estoy produciendo yo. La idea que tengo es empezar yo y luego ver si necesito que me echen una mano para el final del disco, para mejorar… por ahora no me lo he planteado seriamente.

 

Bueno y, antes de terminar, una última pregunta ¿Tiene solución el Depor?, ¿La marcha de Lendoiro es parte de ella?, ¿cuánto tiempo pronosticas que estaréis en el infierno de Segunda?

 

Yo creo que estaremos pivotando entre Primera y Segunda quizás unos cuantos años. Hace dos años nos tocó bajar, subimos, y todo el mundo se relajó como “bueno, ya estamos en primera” y te relajas y ¡pumba! Otra vez estás en segunda. Sin embargo ahora estamos primeros, parece que la cosa… dentro de que no estamos haciendo un fútbol maravilloso, seguimos de primeros en segunda y somos cabeza de ratón, que ya es bastante. Y yo creo que, bueno, económicamente la cosa no está para tener un gran equipo y mantenerse en Primera División como uno de los del medio para arriba. Yo creo que nos va a tocar unos años de sufrimiento. Al mismo tiempo, a la cantera le están dando cancha y creo que es fundamental. Pasó con el Sporting, pasó con el Celta… ahí está el futuro del Deportivo: en la cantera, y tenemos grandes jugadores y… nada, me encanta que me hagas esta pregunta porque así hablamos de otra cosa. Si quieres seguimos hablando de fútbol…

Tags:

0 Comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario si quieres.

Deja tu comentario





Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.