TERRITORIOS SEVILLA 2008

Mezcla de culturas en Sevilla

Este año celebraba el Territorios Sevilla su undecima edicion con un nutrido cartel, repartido en tres espacios principales a lo largo de toda una quincena. El encargado de abrir esta temporada de musica al aire libre fue el brasileno Gilberto Gil, con una actuacion enmarcada en la Fundacion Tres Culturas, enclave que, durante la Expo 92 fuese el Pabellon Hassan II, sede oficial de Marruecos. Con un predispuesto auditorio plagado de brasilenos, el tambien ministro de cultura fue desgranando una suerte de panoramica por el folklore de su pais y, como si de un embajador musical se tratase, explicaba las raices de cada uno de los estilos. de la samba tradicional a la samba-rock, la bosanova o el xote. Si bien empezo el concierto acompanado unicamente por su guitarra, despues de despachar con ironia el When Im 64 de los Beatles, hizo aparicion en el escenario su hijo Ben para repasar el repertorio de su intimo disco, Luminoso. Tambien sonaron temas nuevos, como el divertido Despedida de solteira, cuya letra recordaba directamente a algunos de los textos de nuestro Javier Krahe mas hilarante. No faltaron sus celebres hits, como el coreado Aquele abraco o su readaptacion del clasico de Marley No woman no cry, que cerraba la noche con una bailonga demostracion de lo bien que se conserva a sus 66 años. Justo una semana despues, y bajo una amenaza de lluvia que no llego a materializarse, ese minimalista escenario se abarrotaba de sillas e instrumentos para recibir a la Matthew Herbert Big Band, que venia a presentar su aun inedito nuevo disco tras cinco años de paron. El prolifico britanico, autentico genio de la electronica mas ingeniera, da rienda suelta a su inquietudes jazzisticas y souleras con esta formacion en la que sus peculiares ruidos y sampleados sobre la marcha se superponen a una base de piano, vientos y la rotunda voz de una cantante negra que, con su flor en el pelo, era inevitable que recordase a Billie Holiday. Herbert dejo bien claro que es un escultor de sonidos superdotado, un creador inquieto y desbocado cuya performance puede fascinar o repeler por igual a fans de la electronica y del jazz. Al que esto escribe, le ocurrio lo primero. Sin embargo, otro de los fuertes del Territorios es el de los conciertos en el Centro Andaluz de Arte Contemporaneo, con una puesta en escena mas cercana a los tradicionales festivales veraniegos varios escenarios simultaneos y peregrinaje continuo de gente entre uno y otro solo que en uno de los marcos mas fascinantes que pueda haber en Sevilla, el de los Jardines de la Cartuja. El viernes 30 de Mayo, que tenia como cabeza de cartel mas visible al neoyorkino Rufus Wainwright, la afluencia de publico era mas que notable. Abrian la noche los asturianos Lucas 15, banda comandada por el ex-Manta Ray Nacho Vegas y por Xel Pereda. El proyecto, que se presenta como una supuesta revision de cancionero folklorico asturiano, en la practica carece de cualquier intencion de trascender los originales. Esto que, entendido como falta de pretensiones, podria ser una virtud, en este caso se desinfla y queda solo como otro item coleccionable para fans de Vega. Mientras estos aun terminaban su actuacion, la gente comenzaba a concentrarse en la puerta de la Capilla del Monasterio, espacio interior con veto a las bebidas y aforo limitado. Alli, los britanicos Stateless, con un sonido que no les acompano lo mas minimo, descargaron su pop de guitarras y bases programadas en una actuacion irregular. Mejor estuvo la alemana Aparatt Band, nombre que asume Aparatt para presentarse en una formacion de trio bateria, guitarra y teclas con un sonido mas tendente al pop de lo que nos tienen acostumbrados. La estrella de la noche estaba a punto de subirse al escenario y los mismos alemanes lo anunciaron a su publico. Rufus Wainwright se presentaba solo, en un formato mas intimo de lo que correspondia a un escenario como ese. Alternando las teclas del piano con la guitarra, dejo un recorrido por su discografia que incluyo, casi al final y como no podia ser de otra manera, su clasica version del Hallelujah. Aunque voz y presencia no le faltan, a un servidor no le acaba de convencer. Su directo acaba resultando un tanto aburrido y monotono, incrementado esto quizas por un contexto tan poco propicio con un continuo e incomodo rumor del publico, su cancionero, un tanto standard, no alcanza la altura del de otros companeros queer de generacion como puedan ser Antony o Baby Dee. Por su parte, y como cierre de la noche, Miss Kittin, embutida al vacio en un vestido dorado, desgrano su intensa sesion de electronica bajo una fina capa de lluvia y el britanico Richard Hawley hizo una correcta aparicion de crooner rockero que, si bien no despunto especialmente, servia como agradable broche al escenario principal. Y llego todo un clasico de los festivales de musica en Sevilla, no sin cierta evolucion desde que empezara alla por 1998, como se pone de manifiesto en el cartel de este año. En su XI edicion, uno de los dias mas fuertes lo compuso el sabado 7 de julio, con las actuaciones de Caribou, Yo la tengo y The New York dolls. Comenzaron, extremadamente puntuales, Caribou, que aun siguen girando con su disco de 2007 Andorra. Subieron al escenario con una composicion peculiar en su banda, asi como de disposicion de escenario. Dos baterias se mostraban al frente, una ocupada permanentemente y la otra montada a ratos por uno de los guitarristas de la banda. Los momentos en que sonaban las dos baterias fueron los mas contundentes del acto. Sonaron durante la actuacion canciones como Sandy, After hours, Eli o Melody day. La segunda parte de la jornada la protagonizaron los de Hoboken, Yo la tengo. Hay que destacar que, a pesar de ofrecer un concierto energetico, la calidad del sonido no acompano lo suficiente, sobre todo en los momentos en que se utilizaban sintetizadores que absorbian las notas de la bateria. Aun asi, se vivieron momentos grandiosos con los retorcidos acordes y posturas de su guitarrista y vocalista principal, Ira Kaplan. El set que ofrecieron no es uno al que nos tengan muy acostumbrados, incluyendo tanto canciones de su ultimo disco Pass the hatchet, I think Im goodkind, Mr. Tough, como algunas muy esperadas por sus fans Stockholm syndromme, From a motel 6, Flying lessons, Nuclear war y hasta la esperadisima Sugarcube. En general, un buen concierto tanto por el paso de Yo la tengo por Sevilla como por el repertorio ofrecido. Para finalizar la noche, las munecas de NY, que poco tienen ya de munecas, asaltaron a la audiencia con muchisimos vatios y un repaso por todos sus clasicos. Ni que decir tiene que el punk y el glam que mostraban en los 70 han quedado atras, pero fueron no obstante la unica de las bandas que realizaron un bis. Sonaron Looking for a kiss, Were all in love, Puss n boots, Plenty of music, Volcano, Private world, Gimme love, Punishing world, Dance like a monkey, Trash, Jetboy, incluida la version de Janis Joplin, Piece of my heart. Para finalizar, como no, Personality crisis. En definitiva, un interesante cartel para una ciudad con escasas actividades de este estilo musical. Esperemos que el Territorios por otra parte, impecablemente organizado siga creciendo como se merece, para poder escribir sobre proximas ediciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.