JOURNEY

Buena entrada para disfrutar de los de San Francisco

La banda de San Francisco Journey nos volvia a visitar tras el exito rotundo de su primer concierto en Espana en abril del año pasado. Si en esa primera actuacion Neal Schon guitarra, Ross Valory bajo, Jonathan Cain teclados y guitarra y Dean Castronovo bateria vinieron acompanados de la magnifica voz de Jeff Scott Soto, en el 2008 la banda ha decidido cambiar de front-man y han fichado a un cantante de origen filipino, Arnel Pineda, que es un calco a Steve Perry parece ser que la plataforma Youtube tiene la culpa del descubrimiento. Ese primer cambio ya se noto en la afluencia de publico. si en su primera visita los de San Francisco agotaron el papel Soto tiene mucho tiron entre el publico patrio, el domingo La Riviera registro simplemente una buena entrada. Pero seguramente los amantes de la banda disfrutaron mas de este concierto que del primero, por el simple motivo de que el nuevo cantante les pudo llevar mas al pasado que Soto. Si, sera un simple imitador, le faltan tablas todavia al chaval solo tuvo un error, al entrar pronto en Separate ways, siendo rectificado sin problemas por Cain, pero canta francamente bien y se defiende mas que dignamente igualando los dificiles registros de Steve Perry. Soto tiene su personalidad y estilo, Pineda no, pero para los fieles seguidores este concierto se acercaba mas al sonido real de la banda. En cuanto al desarrollo del concierto, Journey presentaba disco, Revelation, y las nuevas canciones se acoplaron perfectamente entre los hits de la banda. Separate ways, Wheels in the sky, Stone in love, Be good to yourself , Keep on runnin, Open arms, Faithfully, Lights, Dont Stop Believing, Anyway You Want It Lovin Touchin Squeezin.poco mas se puede decir del catalogo de joyas del AOR que nos regalaron, con un sonido casi perfecto desde la primera cancion, sin un acople ni distorsion, y con un Neal Schon que cada vez tiene mas papeletas para convertirse en el guitarra definitivo del rock melodico con permiso de Tom Scholz. Que manera de frasear, de crear armonias, creando un sonido limpio y cristalino sin ser aburrido ni monotono. Una velada que dejo gran sabor de boca en un servidor, y con la sensacion de que el espiritu de los 80 habia sobrevolado la ribera del Manzanares sin que nos dieramos cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.