DUFFY

Mucho talento en el escenario

Llegaba a Madrid la mas reciente sensacion britanica de esa nueva ola soul que afortunadamente parecen estar practicando jovenes promesas con suerte desigual a ambos lados del Atlantico al rebufo del exito internacional de Amy Winehouse. Voces como las de Eli Paperboy Reed, Ryan Shaw o quien nos ocupa, estan devolviendo sentimiento a una escena musical abotargada, y eso siempre es de agradecer. Lastima que mucha gente se acercara a ver a Duffy empujada mas por su exhaustiva promocion y tiron comercial de politono que por su verdadera valia, de ahi que parte del publico no fueran habituales de conciertos y eso se notara en su comportamiento. Pero bueno, borregos hay en todas partes. A lo que vamos. La galesa Duffy se presenta como antitesis de su presunta contrincante, segun la prensa, en esto del neo-soul. En otros tiempos la Winehouse seria el peligroso salvajismo de la Stax y Duffy la dulzura melodica de Motown. En ella no hay destellos de diva ni excesos, es sencilla, casi timida, y explota esa delicadeza con minimalismo absoluto y un toque retro verdaderamente atractivo. Sale a escena arropada unicamente con su fabulosa voz y entrega casi a capella una interpretacion de Syrup Honey que consigue de primeras erizar el vello del respetable. A partir de ahi la respalda la banda, correcta y sin lucimiento, quiza demasiado poco consistente en algunos momentos. La protagonista absoluta es la joven rubia, que exprime intensamente el caracter confesional de sus canciones, entre las que un servidor tiene una pequena debilidad, ese Warwick Avenue que sono a gloria. Con un solo disco bajo el brazo, esperabamos un show corto basado en las canciones de ese Rockferry, y asi fue, aunque con alguna que otra sorpresa de resenar, como esa cara-b Tomorrow, y sus continuos esfuerzos por hablar en espanol y dirigirse al publico de manera simpatica y espontanea. Su gran hit, Mercy, puso a todo el mundo a bailar, Serious tino el aire de sensualidad, y Distant Dreamer es ya un clasico en potencia. Lastima de la poca pegada de la banda eran necesarios coros pregrabados y lo corto del set. Esperemos que pronto se consagre fuera del circuito pop y demuestre que tiene talento para ser grande en otros ambientes menos artificiales que los de esa noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.