JAIME URRUTIA – BURNING

Cierre castizo de Los Veranos de la Villa

Muy temprano comenzo la ultima programacion en el emblematico recinto tras 32 noches continuas de conciertos. Con un doble programa de lujo terminan los conciertos en el mitico escenario madrileno. Esperamos que este no sea el cierre definitivo del clasico escenario anual, por que debido a las obras de rehabilitacion en el centro cultural, se puede impedir que se repita y lo mas probable es que se cambie de ubicacion. Pero lagrimas aparte, que mejor manera de cerrar la puerta que un doble de lujo de rock castizo. La velada comenzo con un Jaime Urrutia quien ya se encuentra en la mitad de la gira que lo llevara por otras ciudades del pais. El ex miembro de Gabinete Caligari, de muy buen rollo aparecio acompanado tambien junto a otro ex integrante del grupo Francis Garcia saxo, coros, entregando un concierto mezclado de sus exitos en solitario como de los de la mitica banda de la Movida Madrilena, haciendonos retroceder en el tiempo a aquellos lejanos años ochenta, repasando clasicos como Donde estas, Suite nupcial, que barbaridad, la fuerza de la costumbre y asi hasta pasar una hora puntual en que termino a lo grande con el himno Al calor del amor en un bar. Luego Urrutia le cedio el turno a los maestros Burning con quienes alguna vez toco hace lejanas tres decadas, de donde solo queda Johnny Cifuentes cantante, teclados, acompanados de los integrantes Cacho Casal, Eduardo Pinilla y Carlos Guardado que iluminan con su entrega y garra la potencia de este grupo legendario. Johnny no pudo ocultar su emocion esta noche, a pesar de su pose de duro y chulo, cuando el publico coreaba las canciones del grupo, la gran mayoria extraidas del disco en directo Desnudos en el Joy 2006 como Madrid, Nena, Esto es un atraco y Que hace una chica como tu en un lugar como este que levanto de sus asientos a un maduro publico y disfruto a rabiar con ellos de principio a fin. El bis igual fue igual de magico y especial con Mueve tus caderas, acompanados de Jaime Urrutia y todos moviendose al ritmo de Lets spend the night together de los Rolling Stones, ante un publico que no deseaba que esta gran fiesta terminara. Lagrimas comenzaban a caer. Caia el telon y muchos nos lleno la emocion ante esta doble despedida en el emblematico e historico recinto del Conde Duque. En resumen, una jordana memorable y muy nostalgica para todos nosotros. Despedida memorable del recinto. Esperamos que no la definitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.