STACEY EARLE & MARK STUART – JASON RINGENBERG

Ambiente intimo para una velada de sentimientos a flor de piel

A pesar de haber pasado por nuestra ciudad en mas de una ocasion, y haber escuchado los elogios de mis companeros de andanzas rockeras hacia el duo formado por Stacey Earle y Mark Stuart, nunca hasta la fecha aqui resenada me habia animado a acercarme a escuchar a la pareja en directo, quiza por desconocimiento, quiza porque en los momentos decisivos mi estado de animo se habia decidido en ultimo termino por un show mas guitarrero frente a la intima calidez que desprenden los protagonistas de este articulo. Pero despues del pepinazo escupido la noche anterior por The Wildhearts, fielmente relatado para esta casa por nuestro querido y electrico Dr. Brown, encontre el momento justo para darle una oportunidad al placido matrimonio. Y todavia estoy dando gracias al cielo por haber tomado tan acertada decision. No voy a negar que la presencia del one and only Jason Ringenberg fue tambien un factor decisivo. Amo a este tipo. Despues de una explosiva aparicion junto a los propios Wildhearts el dia previo, el fue el encargado de abrir la noche. Con austera sinceridad sobre el escenario, inseparable sombrero de cowboy y acustica al hombro, quien liderara los seminales Scorchers hizo gala de su carisma, llevando a cabo un show que fue mas un ejercicio de stand up comedy que otra cosa. Desparramo cercania y sentido del humor, sin seguir ningun patron ni setlist, atendiendo a las peticiones del publico, a quien hizo reir en mas de una ocasion con sus ocurrencias, y, por si fuera poco, dejo caer adaptaciones de clasicos de su mitica banda como Harvest Moon, Last Time Around o ese Absolutely Sweet Marie en el que se hizo acompanar del propio Mark Stuart, colando entre medias algunas de las composiciones infantiles de su alter-ego Farmer Jason, personaje sobre el que se monto una divertida pelicula. Un grande por derecho propio, sin artificio ni trampa ni carton. Y si lo del Sr. Ringenberg pudo considerarse casi como un monologo de comedia, a sus colegas Earle y Stuart solo puede definirseles como contadores de historias. Storytellers como dicen los americanos, precisamente para referirse a conciertos desnudos y puros como el que presenciamos esa noche. Fue sonar la primera nota, el timbre de la voz de Stacey, la entrada de Mark en los coros, y yo estaba en una nube. Y adivino que el resto de la sala estaba conmigo, miraba hacia los lados y los veia alli, levitando. Que maravilla, que pulcritud, que belleza. Si el amor que se profesan es capaz de dar estos frutos, rezo al santisimo porque sigan enamorados muchos años. Esa complicidad esta presente en cada cancion, estremeciendo a cada uno de nosotros, infelices oyentes. Presentando su reciente doble en directo Must Be Live, repasaron ampliamente su cancionero, dejandose acompanar por el bueno de Jason tambien en algunos cortes, y arrancandose cada uno tambien en solitario para presentar sus composiciones solistas, apartado en el que me veo obligado a hacer una merecida referencia al senor Stuart por su talento interpretativo, su capacidad para hipnotizar con la guitarra, y esa voz. En definitiva, una noche magica. A partir de ahora, a no perderselos en futuras visitas. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.