A PLACE TO BURY STRANGERS – THROBBING BELVIS

Bonitas melodias para el dia del fin del mundo

No es habitual que regalen tapones a la entrada de un concierto, por lo que cuando lo hacen, no suele ser baladi. Las dos bandas del cartel pueden presumir de hacer ruido de calidad y con sentido de la armonia. Parece que hay publico para este tipo de propuestas ya que algo mas de media entrada hubo en la Moby Dick, buena cifra teniendo en cuenta que era domingo. Abrieron la velada THROBBING BELVIS, una de las encarnaciones de The Belvis Monroe, un grupo madrileno que lleva dando que hablar en el ultimo año. Acompanado el cuarteto titular por el teclista de Rosvita, ofrecieron algo mas de media hora de actuacion, en la que se mezclo con buen gusto elementos de post-rock, stoner y psicodelia a partes iguales logrando crear unas atmosferas realmente lisergicas en varios momentos, potenciadas por una base ritmica demoledora y un buen dominio de la distorsion guitarrera. Un calentamiento perfecto. A PLACE TO BURY STRANGERS era una asignatura pendiente tras haberme perdido su actuacion en el Primavera Sound, y tenia ganas, ya que su disco en el que mezclan en la coctelera elementos de The Jesus Mary Chain y My Bloody Valentine y sobre todo los comentarios sobre sus conciertos tanto del volumen brutal como de la ejecucion musical animaban a un concierto intenso. La cosa se quedo a medio camino de las expectativas. El grupo tuvo que tocar con varios elementos prestados por los teloneros tras haberselos perdido en el aeropuerto, algo que pudo descuadrarles un poco y aunque el comienzo fue muy prometedor, con Gimme Acid y dos de sus grandes temas, Dont Think Lover y To Fix The Gas In Your Head, pero la cosa no termino de arrancar al cien por cien. Lo cierto es que tras cincuenta minutos y con un rotundo Ocean cerraron su primera visita a la capital, donde nos presentaron alguna cancion nueva y en la que el volumen impidio apreciar algunos de los matices de las canciones, pero que a pesar de estos detalles, nos quedamos con un resultado notable y con las ganas de seguir la evolucion del grupo. No todo pueden ser baladas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.