RETRIBUTION GOSPEL CHOIR – ROSVITA – EL PARAMO

La otra cara de Alan Sparkhow desata toda su fuerza en Madrid

Cartel un tanto extrano el de la pasada noche en Caracol. Por un lado teniamos a los cabezas de la noche, RETRIBUTION GOSPEL CHOIR, el proyecto paralelo de Alan Sparkhow de LOW y acompanandoles dos bandas locales, la experimentacion de ROSVITA y la fuerza desmesurada de EL PARAMO. Tras un pequeno retraso y aun con muy poco publico, EL PARAMO nos dejo una buena dosis de rock progresivo algo mas que contundente, en la linea de ISIS, JESU o BORIS. Quizas algo previsibles pero con una potencia controlada en todo momento y con una compenetracion sorprendente, muy recomendables. Tras ellos ROSVITA, todo un torbellino sonoro que nos dejo boquiabiertos. A la espera de un nuevo trabajo, Rosvita 2003 y Podria Ser 2006 fueron el eje de su actuacion que a golpe de bateria, bajo y un teclado marciano consiguieron un sonido mas que escaso en nuestro pais quizas EL COLUMPIO ASESINO son los unicos. RETRIBUTION GOSPEL CHOIR fueron otro tema a parte. La clase de Alan a las seis cuerdas es algo practicamente desconocido para todos los fans de LOW pese a las ambientaciones que logra en sus directos junto a Mimi y a Steve, que en esta ocasion tambien forma banda de RGC junto a la colaboracion del bateria Eric Pollard. Para que nos entendamos, RGC son como una version de los temas de LOW con un bateria y con un ritmo frenetico en las canciones y aunque la comparacion sea absurda tan solo podriamos asociar la voz de Alan realmente se notan algunos puntos en comun. De momento con tan solo un trabajo en el mercado, Retribution Gospel Choir 2008 y una anterior visita por el Tanned Tin 2008, la expectacion creada no fue suficiente, pese a los fans de LOW en nuestro pais bien es cierto que el Azkena Rock pusiese su grano de arena para la falta de publico. Si con LOW podemos ver una de las caras de Alan en la que nos muestras sus tormentos, temores y miedos amen de una gran ternura en la interpretacion de sus piezas, con RGC vemos una transformacion unica, en la que saca un demonio oculto. Las notas de su guitarra le electrocutan haciendo que sus pies se retuerzan en cada agudo, en cada riff y en cada distorsion hasta llevarle a un extasis total. Y no solo con Alan juega el hombre de rojo, sino que Steve tambien muestra su clase sobre el escenario, con menos parafernalia que Alan, pero con una potencia unica que comparte con el bateria de la banda. Hubo momentos en los que el ataque de los tres miembros de la banda era tal, que parecian triplicarse sobre las tablas, atacando con una fuerza como nunca antes se habia visto al bueno de Alan, directos al corazon. Con la peticion del bis y la correspondiente recompensa termino un concierto grande, muy grande que esperamos poder volver a ver pronto. Asi da gusto bajar al infierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.