ENTREVISTA FIB HEINEKEN 2009 1

Amplio repaso al pasado y presente del festival

Llega el verano y como cada año en estas fechas, eso significa que se acerca el FIB HEINEKEN. Su jefe de prensa, ERNESTO GONZÁLEZ le concedió una extensa entrevista a JACKSTER en las oficinas del festival, para hacer un repaso general, tanto a la historia pasada y reciente del evento musical que cumple este año su decimoquinto aniversario, como al presente del mismo desgranando el cartel de esta edición. Aquí os ofrecemos la primera parte de la misma. Esperamos que os guste.

Este año es el XV aniversario del FIB Heineken y habéis preparado un documental del que hemos podido ver un trailer. Cuéntanos un poco más sobre este proyecto.

El concepto del documental es muy sencillo. Era un momento adecuado para poner un poco de orden en toda la historia con la participación de los protagonistas principales de la organización, así como de una persona “anónima”, un FIBER, que hubiera asistido a la primera y última edición del festival y que contara con un mínimo de diez asistencias. Para encontrar a esta persona, buscamos colaboración en el foro de Exiliados y en seguida se llegó al acuerdo de que la persona indicada era Miguel Sancho (Miguelink), a quien entrevistamos en la sala Heineken en la final del Proyecto Demo.
El trailer se planteó precisamente como una concatenación de nombres, pero salió a posteriori. Cada uno de los que aparecemos estamos hablando de una cosa distinta. En mi caso, parece que ha causado revuelo que citara en concreto a Grupo Salvaje, que para mi es obviamente una experiencia muy importante, (ndr: Ernesto es el cantante de dicho grupo) y Love. Cuando la gente vea el documental, se verá por qué estoy hablando de Love.

A parte del documental, ¿se afronta de alguna manera diferente la decimoquinta edición o eso de las fechas es algo más simbólico para la gente? ¿La organización también intenta poner más carne en el asador?

Siempre hay que intentar poner un plus, sobre todo porque hay una expectativa que cumplir con la gente, que siempre tiene depositadas esperanzas en que se haga el cartel de la historia, en la edición décima, decimoquinta, etcétera. Después de la edición de 2004 salimos un poco escaldados, porque hicimos todo lo posible por confeccionar el mejor cartel posible. Hubo grupos que muchos fibers esperaban y que no pudieron estar, y se optó por un “plan b”, que era un homenaje a la historia del rock, y que tampoco resultó nada fácil. Una vez que los jefes estuvieron convencidos de la idea, traer a Brian Wilson, por ejemplo, fue muy complicado. De hecho, traerle no solamente nos costó un caché importante sino que además hubo que montar un gran operativo de vuelos, orquesta… La banda traía un doble repertorio: el Smile y el Grandes Éxitos, y cuando llegaron al FIB y vieron el cotarro, dijeron: Grandes Éxitos, creo que con buen criterio. Yo habría estado encantado de ver el Smile y de hecho cuando nos pasaron planes de escenario lo que se preparó era el Smile y al final optaron por lo otro. No es que este año andemos con más cautela que entonces, pero la contratación se dio bien en cuanto a nombres supuestamente interesantes para los asistentes al FIB y se ha confeccionado de una manera más rápida. ¿Que no está a gusto de todos? Pues como todos los años.

Al hilo del comentario sobre 2004, ahora resulta que todo el mundo cuando echa la vista atrás parece una buena edición, igual en el mismo 2004 no lo pareció. Todos los años cuando termina el festival valoráis de inmediato la edición, pero a mi me gustaría saber un año después, cuál es la valoración de la edición del 2008, tanto del festival como del Saturday Night Fiber y si la idea de desdoblar el FIB en Madrid o en otro lugar, sigue siendo una idea de futuro, o ha quedado aparcada indefinidamente, visto que este año no lo realizáis.

La idea venía de atrás, algo que ya habíamos comentado en años anteriores en entrevistas y que se materializó el año pasado. No fue algo que surgiera como una respuesta al planteamiento tan agresivo de acaparar mercado de Sinnamon, sino como una necesidad de diversificar negocio. El año pasado nos sirvió para varias cosas. Con respecto a Saturday Night Fiber, nos dimos cuenta de que a lo mejor Madrid no es la mejor opción, ya que después de haber descartado otros emplazamientos en la península, aunque la convocatoria no estuvo mal, no fue lo que se esperaba. Pero déjame que te matice que tampoco sabemos como habría salido de poder hacerlo en el recinto que queríamos. Nuestra idea siempre ha sido utilizar la Casa de Campo, pero a la hora de ponernos a negociar y mirar las opciones, nos encontramos con un muro administrativo descomunal de una absoluta impenetrabilidad. Al resultar imposible y no querer repetir el mismo emplazamiento del año pasado, decidimos que en la edición del 2009 no íbamos a hacer el desdoblamiento, porque no había recinto ni ayuda institucional. En el momento de tomar esta decisión no sabíamos que Sinnamon no iba a hacer el Summercase. Soy consciente de lo que parece desde fuera, que Saturday Night Fever fue sólo una contraprogramación al Summercase y que nosotros nos hemos echado atrás este año por no tener competencia, pero si llegamos a contar desde el principio con el recinto que queríamos y con la ayuda institucional, el SNF o el FIB Madrid se habría realizado.
Con respecto al FIB Heineken 2008, yo sigo pensando lo mismo que pensaba el año pasado. Así como en 2004 sabíamos que teníamos un cartelazo impresionante, en 2008 pienso que también teníamos un gran cartel y mi valoración es muy positiva. Alguna cosa podría haber cambiado. Yo preferiría haber visto a The White Stripes en vez de a The Raconteurs, por ejemplo, pero, sin ser estos un grupo que a mí me guste en exceso, hicieron un conciertazo. ¿My Bloody Valentine? Ahora hay que quitarle importancia a su presencia ya que tocan en otro festival y seguro que será mucho mejor su concierto allí, pero era la primera vez que visitaban nuestro país ¿Gnarls Barkley? Si no les había traído nadie antes es porque no se podía pagar lo que pedían y esto que digo no es una fantasmada. No es que nosotros pudiéramos pagarlo mejor que otros, pero decidimos apostar por ellos y mira, la respuesta de la gente fue en este caso un poco tibia. Y de Leonard Cohen, ¿qué te voy a contar? Sé que hubo quejas con respecto a los solapes de actuaciones de los artistas dentro del festival, pero hay que entender que los horarios dependen de muchos factores y que aunque intentamos afinar siempre de la mejor manera posible para que los artistas no se estorben, el año pasado acabó resultando una lástima que Spiritualized coincidiera con My Bloody Valentine, o que Death Cab For Cutie lo hicieran con Cohen. A nivel personal, el año pasado vi los dos mejores conciertos del FIB de mi vida: Leonard Cohen y My Bloody Valentine, por ese orden.

Vamos a hablar del presente. En el año de la crisis habéis agotado todo el papel. ¿Tanto se ha consolidado la marca FIB? ¿La venta del FIB como una experiencia más allá de lo musical es la clave de este éxito? ¿Los cuatro cabezas de cartel que se anunciaron al principio son tan grandes (en términos comerciales) que aunque hayan pasado recientemente por varias ciudades de nuestro país son capaces de llenar por si solos?

Hay varias reflexiones que hacer ante estas preguntas. Por un lado, están en crisis algunos sectores de nuestra economía, otros no. Lo malo es que el reflejo que están transmitiendo los medios de comunicación es que es un panorama desolador y que afecta a todos los estamentos de nuestra economía e insisto y creo que, por suerte, esto no es así. Así como la construcción o el mundo del automóvil han caído de golpe, arrastrando a miles de parados que colgaban de ambos sectores, el ocio y la cultura no están en crisis. Nosotros vamos muy bien, pero creo que a los otros no les va a ir nada mal. Este año ha sido muy bueno para SOS y Primavera y lo será para el Sonar. Ahora bien, esto también tendría que ser una llamada y un toque de atención hacia los que controlan los planes de desarrollo profesionales, subvenciones y demás, que no son otros que las instituciones. Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y el mismo Gobierno de la Nación, deberían estar tomando nota para ver dónde invertir parte de los recursos públicos.
En cuanto a los cabezas de cartel y las nuevas generaciones… Oasis y Franz Ferdinand creo que están orientados para todos los públicos, pero si es cierto que The Killers y Kings of Leon atraen a un asistente más joven. ¿Influye? Es posible, pero creo que no estamos en un año de renovación generacional o al menos no somos conscientes de ello ahora mismo. El FIB siempre ha funcionado con un grado de recomendación muy alto y eso sigue funcionando de una manera muy importante. Es posible que los hermanos mayores le digan a los pequeños “tienes que ir al FIB” y que la media de edad haya bajado, pero no era nuestra intención. De hecho, la campaña de prensa de este año era un guiño al mercado español y lo hemos conseguido porque aunque todos crean que va a haber más extranjeros que nunca, no va a ser así. Sigue estando el porcentaje desequilibrado, pero menos. Si el año pasado había una relación 65-35, este año se acercará al 55-45 y no se logrará la equidad porque en este país no hay tradición de comprar las entradas por anticipado y se ha reaccionado tarde, cuando muchas de las modalidades de entrada estaban agotadas.

¿Vuestro presupuesto este año ha variado con respecto al pasado en términos de aportación pública y privada?

En cuanto a los principales patrocinadores, como Heineken y Vodafone, ambos han renovado intenciones y el acuerdo sigue como estaba, y es más, con Heineken estamos negociando para renovar por tres años más, pero si hemos notado algo en las marcas que se estaban haciendo cargo de espacios más baratos de patrocinar como el caso de la Pista Pop, que a día de hoy no tiene sponsor. Desde el punto de vista institucional, de momento no. Otra cosa será cuando tengan que pagar (siempre lo hacen a posteriori). Nos mantenemos en unos números similares a los del año pasado.

Una de las grandes quejas históricas de la gente es que el precio es muy caro (180 euros) y que no se traen tantos grandes grupos como otros festivales, sobre todo extranjeros. ¿Cómo se reparte el presupuesto entre contratación y producción?

Andamos cerca del cincuenta por ciento para cada apartado. Nosotros contamos con un handicap muy importante, que muchas veces parece olvidarse. No tenemos un recinto externo preparado a tal efecto para el festival. Toda la producción del FIB la tenemos que hacer nosotros cada año, desde el allanado de terreno, el vallado, etc. Aunque se viene hablando desde hace muchísimo tiempo de un recinto fijo de conciertos, que en un momento concreto pasó a formar parte de un plan más ambicioso auspiciado bajo el nombre de Ciudad de la Música, este tema se encuentra en dique seco y no sabemos nada nuevo, pero lo que si tenemos presente es que cada año tenemos los mismos gastos. El FIB podría dedicar algo más de dinero a contratación de bandas cuando no se lo tenga que gastar en producción, pero al final siempre hay años mejores y otros peores… Cuando hay una gran serie media, caña a los cabezas de cartel. Cuando hay cabezas de cartel muy vendedores, caña porque faltan nombres que den empaque al cartel. Cuando hay pocos españoles, quejas de que hay pocos españoles, y si hay muchos y buenos, y este año están casi todos los buenos (a excepción de Cuchillo y dos más) caña por lo contrario. No están para rellenar el cartel y muchas veces la gente habla sin el conocimiento de lo que cobran estos grupos. Al final es que valorar o medir, dentro de los gustos, es muy complicado.

Organizativamente, el jueves este año es un día más de festival. Desaparece el Fibstart, y estarán operativos todos los escenarios. ¿Es una decisión derivada de tener a Oasis como cabeza de cartel o es el futuro?

Si te pones a echar números, cuesta casi lo mismo abrir el recinto para un escenario que para tres. Estábamos viendo que cada año venía más gente desde el jueves, por lo que era absurdo no tratarlo como un día propio. Esa es la razón. Fibstart ya ha ido pasando por varios cambios, ha ido perdiendo su origen y ha desembocado en este punto lógico.

Una de las cosas que más me recuerda la gente, tras comentarlo en la entrevista que tuvimos el año pasado, fue el asunto del segundo escenario al aire libre. Me gustaría saber por qué no se pudo hacer y si lo verán nuestros ojos este año.

El problema el año pasado fue finalmente económico. El año pasado íbamos justos y aunque el FIB estaba saliendo bien, en el SNF los caches eran importantes y las ventas aunque no fueron malas, nos causaron una descompensación de gastos. Esta medida requiere un gasto importante y no se pudo realizar, pero no por falta de ganas iniciales. Esa mejora si se puede abordar este año, pero aún no está decidido que el escenario fiberfib.com sea al aire libre. Prefiero pecar de cauto antes de que me puedan tachar de mentiroso.

¿El público asistente este año llegará a las cincuenta mil personas? Lo pregunto para saber que nos podemos esperar de novedad en cuanto a espacios y acondicionamiento para tantas personas.

Este año estaremos en los cuarenta y cinco mil asistentes por día más los acreditados. En cuanto a infraestructuras, hemos ampliado la zona de acampada Campfib de cien mil a ciento cincuenta mil metros cuadrados, lo que supone un cincuenta por ciento más. El Benicamp antes conocido como Bonet absorberá otros cincuenta mil metros cuadrados, por lo que estamos hablando de un total de doscientos mil metros cuadrados de zona de acampada. Ahora estamos con el acondicionamiento de estas zonas que te aseguro que se lleva una buena cantidad de dinero. El recinto anda en torno a ciento treinta mil metros cuadrados y ha sufrido una ampliación de ocho mil. Además hay una reordenación general que va orientada a que la gente tenga que esperar el mínimo de colas posible. Las zonas de comida se han implementado con mejor equipamiento y habrá más variedad de comida, y sobre todo nos estamos esforzando para que la gente esté cómoda en el recinto, que pueda relajarse (hay más zonas de descanso), y también pueda entrar o salir del mismo y acceder a las zonas de acampada de una manera rápida y segura. Es posible, pero no seguro al cien por cien, que el escenario Verde se eche un poco para atrás y que haya una redistribución de las gradas.

Os emplazamos a la segunda parte de la entrevista, en la que se hablará de nombres propios y también sobre la política de comunicación del festival con su público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.