RY COODER Y NICK LOWE

Bonita actuacion de dos musicos de culto

La presencia de dos grandes nombres del rock con mayusculas, como son Ry Cooder y Nick Lowe, en una actuacion conjunta presagiaban una de las grandes veladas del año en la capital. El Palacio de Congresos del Campo de las Naciones presento media entrada para ser generosos, y es que los precios para el concierto, en epoca de crisis, no eran lo que se dice muy economicos. Para abrir el apetito actuo Juliette Commagere, una de las nuevas musas de culto de la escena musical estadounidense, y apenas conocida por estos lares. Juliette presento su obra mas reciente, donde demostro el poder de su voz para poder pasar de Tori Amos a Lucinda Williams como si nada hubiera pasado, pero con un cancionero todavia limitado. Veremos lo que la depara el futuro. El plato fuerte empezaba con una decepcion. la ausencia del gran acordeonista Flaco Jimenez, debido a problemas de salud, en la actuacion de Cooder y Lowe, ayyyyyy, que le vamos a hacer. Ry Cooder y Nick Lowe, acompanados del hijo de Ry, Joachim Cooder, a la bateria, salieron para deleitarnos con la pureza de la musica rock, cada uno en su vertiente mas natural. Lowe, musico y productor de culto y uno de los padres de la New Wave y del punk, canto temas clasicos de su carrera como Fool who knows, You gotta pay, Half a boy half a man donde bromeo que fue su gran exito un par de semanas en Belgica o Whats so funny bout peace, love understanding popularizada por Elvis Costello. Cooder fue menos condescendiente con su publico en cuanto a hits, pero no faltaron temas como Vigilante man, Chinito, Chinito donde se unieron a las voces hasta el final del concierto Juliette Commagere y su teclista Alex Lilly, Jesus on the mainline, Little sister y la ironica How can a poor man stand such times and live para el bis final. Mientras que Lowe tendio a su vertiente mas rockanrollera, Cooder ejercio de padre de la musica fronteriza y del sabor del polvo del desierto americano, combinando perfectamente con su slide tex-mex, gospel, musica cubana, ranchera y rock and roll. Pese a que los musicos se los pasaron bien encima del escenario, falto algo mas de calidez en su interpretacion, sobre todo por parte de Cooder, demasiado metido en su papel de musico de culto que, ojo, lo es estamos hablando de uno de los mejores guitarristas de la historia. Pero a veces, simplemente sea por el precio, pedimos algo mas que hora y treinta y cinco encima del escenario, algo mas de, llamemoslo, pasion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.