SEAL

La noche en la que el soul y la musica disco se dieron la mano

El primer concierto de SEAL en Espana, tras dieciocho años de carrera musical, colgo el cartel de Sold Out. Esto quiere decir a las claras, que habia muchas ganas de ver el cantante britanico y hay que decir que no decepciono en absoluto. En la gira en la que ha presentado a lo largo del globo su sexto disco de estudio, Soul y en la que se hace acompanar por hasta siete musicos lo que quedo claro es que, el marido de la supermodelo Heidi Klum, tiene una voz envolvente y poderosa. El arranque fue de los que quitan el hipo, Human Being y Killer, casi sin tiempo ni a sentarse en el asiento. A partir de ahi, llego la parte mas aburrida, en la que nos presento buena parte de los clasicos del soul de los que se ha apropiado, y decimos aburrida, porque todas ellas, aunque grandes canciones, no ganan enteros en la interpretacion del londinense. Es decir, cumplio con las expectativas, pero Its A Mans Mans World sigue perteneciendo a James Brown, I Cant Stand The Rain suena mucho mejor en la voz de Tina Turner y A Change Is Gonna Come es un gran tema, pero cuando se escucha de la mano de Sam Cooke. Aun asi, la gente parecio encantada de poder cantar temas conocidos por todos. Gracias a Dios, esta parte inevitable en el repertorio de la gira, dio paso a un generoso repaso a toda su carrera, que fue cuando logro los mayores aplausos y levantar a la gente de sus sillas para ponerse a bailar sin ningun miramiento. Y es que Whirlpool, la preciosa Kiss From A Rose y el rescate antes de los bises de Future Love Paradise y sobre todo Crazy, le acercaron mas a las pistas de baile en las que se dio a conocer, que a la musica para adultos en la que se ha afincado en los ultimos tiempos. Estaba claro que tras tanto tiempo de espera, no se iba a despedir sin mas, con lo que tras un medley de varios de sus temas mientras tomaban aire los musicos, siguio ofreciendo musica para mover el esqueleto, funcion primordial de temas como Amazing y Bring It On. Pero una vez presentada su banda, quedaba un ultimo detalle en forma de People Get Ready en la que el espiritu de Curtis Mayfiled se poso sobre una calurosa noche de verano en la capital, para desearnos buenas noches. Y asi, tras una hora y cuarenta y cinco minutos y con una placentera sensacion de tranquilidad, recogimos los bartulos y volvimos a casa. Un concierto bonito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.