ASTE NAGUSIA 2009

Raphael destaca entre una amplia oferta

Entre otras cosas, las fiestas de Bilbao son conocidas por la cantidad y gran variedad de conciertos programados, abarcando desde la musica mas canera hasta la mas tradicional, siendo todos ellos gratuitos. Al programa oficial se suman, por otra parte, los conciertos organizados tanto por las comparsas en las txosnas como por las diferentes salas y bares, que como es el caso del Kafe Antzokia, se han mojado un año mas y nos han presentado un cartel de lujo para los 9 dias que dura la semana grande o Aste Nagusia bilbaina. El sabado comenzo la fiesta con el txupinazo desde el Teatro Arriaga. Alegria, desenfreno, kalimotxo y buen tiempo, que mas se puede pedir. Esa noche la eleccion era facil, The Cherry Boppers iban a tocar con un bluesman de categoria y renombre como Javier Vargas. Su cancion Black Lolita es buen ejemplo de lo que nos ofrecen estos chicos en directo. baile, ritmo y energia a raudales. En fin, uno de esos grupos que hacen musica de calidad y sin fronteras, con el valor anadido de contar con un gran directo. Para colmo, la compania de Javier Vargas no hizo mas que sumar esencia y sentimiento con su guitarra, un autentico lujazo. Lo dicho, totalmente recomendables. El lunes tocaba Kauta en las txosnas. Recientemente, han incluido una de sus canciones en un recopilatorio internacional patrocinado por una reconocida marca de zapatillas. Y no es de casualidad. Estos chicos, a pesar de su juventud, son de lo mejorcito que se puede escuchar en euskera, y ya estan, por meritos propios, en primera division, comenzando a ser valorados en su justa medida. El trio, liderado por el talentoso Mikel Moreno a la guitarra y voz, nos ofrecio un concierto breve pero muy intenso. La velocidad, siempre presente en sus canciones, hizo captar la atencion a un publico diferente al habitual, ya que estaban tocando en pleno recinto festivo. No faltaron temazos como Helmugak, Nostalgia o Zein Berri. Unos cracks. El martes pudimos ver la vuelta de unos clasicos como Zarama, junto a otro grupo no menos mitico en el panorama euskaldun como es Akelarre. Sin duda, son dos grupos pioneros en hacer rock en uno de los idiomas mas antiguos de Europa. A pesar de la veterania, o gracias a ello, mostraron su solvencia en directo y no defraudaron a sus seguidores. Uno de los conciertos mas esperados era el de Raphael. El sirimiri, la clasica lluvia fina de Bilbao, hizo acto de presencia y parecia que nos iba a amargar la noche. No fue asi, la gente tenia ganas de marcha y de ver en accion al cantante de Linares, que en esta gira celebra sus 50 años de carrera, que se dicen pronto. Nada mas salir, vimos a un hombre por el que sin duda han pasado los anos, pero que aguanta el canon de luz como un grande, siempre sonriente. Su voz, en cambio, se mantiene intacta, a pesar de lo que lo ha tocado vivir. Nos ofrecio un gran espectaculo, en el que hubo lugar para cantar a duo con las voces grabadas de artistas fallecidas como Rocio Durcal y Rocio Jurado, como para hacer un gran repaso a su carrera durante dos horas y media, sin perder intensidad en ningun momento, ya que, a pesar de la lluvia, no se movio nadie de su lugar. Los momentos mas emotivos llegaron con sus temas mas emblematicos como Yo soy aquel o Que sabe nadie. Demostro ser un artista de los pies a la cabeza, un cantante a la altura de su personaje, un genio que nos dio lo mejor de si. El viernes, dia grande, Miguel Rios volvia a Bilbao, rememorando un multitudinario concierto que ofrecio a principios de los 80 en plenas fiestas. Con el escenario decorado con paneles de trafico, el granadino reunio a miles de personas en Botica Vieja, que comenzaron a disfrutar desde el inicio con Bienvenidos, todo un clasico. Habia que elegir quedarse viendo a Miguel Rios o acercarse a la zona de fiesta al concierto de Fangoria. Gano la segunda opcion, y pudimos ver al grupo de Alaska y Nacho Canut al lado del Guggenheim, en una explanada abarrotada de gente. Tanto el sonido como la iluminacion fueron deficientes, pero el buen hacer de la veterana Olvido Gara y las ganas de fiesta del publico consiguieron que el concierto fuese divertido y ameno, un excelente remate musical para la Aste Nagusia. El año que viene, mas y mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.