PARADE KLAUS y KINSKI

Programa doble murciano para abordar el nuevo curso

La fortaleza de la soledad esta en el artico, no les puedo dar mas detalles, la seguridad es importante. El caso es que cuando el kriptoniano Kal-El, a.k.a. Superman, naturalmente agobiado por los miles de voces, que digo, de gritos que reclaman su auxilio y ayuda, necesita aislarse del genero humano acude a su refugio entre los hielos. Alli coge esa llave de varias toneladas y abre el porton que, como definio Richard Donner, da acceso a ese mundo de cristales repletos de informacion y recuerdos, impregnado de silencio y de esa eterna presencia de su padre y ahora consejero Jor-El, en definitiva entrando a un espacio en blanco donde poder encontrarse consigo mismo, lejos del mundanal y terraqueo bullicio. La fortaleza de la soledad es tambien el ultimo disco de Parade, el musico con menos comparaciones que existe en este pais. Paradojicamente las referencias que tiene cada nuevo trabajo del murciano son un torrente imparable, mejor, una ola de antimateria. de Vainica Doble a Philip K. Dick, de Charles Xavier a Brian Wilson, de Gilbert OSullivan a los SSS, de Paul Williams a George Herriman, de Franco Battiato a Stephen Hawking y de Jack Kirby a Louis Philippe. Uno desearia en su idiotez una casa discografica solamente para el, donde no tenga que compartir escena ni escenario con nadie, aislado en esa fortaleza, de nuevo, de la soledad. Algo asi era Spicnic, un punto de reunion para ese otrismo y donde Parade encajaba a la perfeccion, la historia duro y quedan 5 discos como prueba y unos Fantasmas del paraiso por medio. Con esta Fortaleza de la soledad se inicia la relacion discografica con Jabalina y el trabajo, como era de esperar, no defrauda, el mejor disco nacional del año sin tener que escuchar ninguno mas, creanme. Si, yo venia a hablarles de un concierto, pero me ciegan los affetti, vamos a ello, para esta ocasion Parade se presento en formato cuarteto con 2 teclados y guitarra practicamente inaudible y los coros de Eva Plaza. El total gana, siempre teniendo en cuenta que la musica de Galvan no esta especialmente pensada para los directos, ya que tiene ese algo maravilloso de los grupos de laboratorio. El repertorio de la noche alterno temas del nuevo disco que tiene que ser de nuevo su mejor trabajo como Stephen Hawking, Proyecto genoma o Astronomo melancolico junto a temas de toda su ya luenga discografia, desde La tristeza de ser electron, Construye a tus amigos que abrio la noche, Robot 10, Mi erizo y yo, Nino zombi, Nikel cromo, Estacion espacial, Cuando beso a la cosa del pantano, Flora Rostrobruno, Autopistas elevadas y El ultimo hombre vivo, mas o menos, en orden cronologico. A ellas se sumaron versiones de Franco Battiato La estacion de los amores, del emergente duo logrones Espanto Profesora de primaria, aquella rareza nipona aparecida en un recopilatorio hace una decada ya y Carne, huesos y tu, de Dinarama. Un repertorio variado, rico, con momentos de actividad y momentos de intimidad. Musica para ser oida, alli, separado de todo lo humano controlando el cosmos. El segundo turno de la noche murciana jabalinesca fue para KlausKinski el combo de pop shoegaze y nombre mejorable que estaria acaparando las portadas de la prensa musical, si es que existiera. En cualquier caso las buenas criticas recibidas en el EP3 y esto que digo es teoricamente bueno, lo juro les han colocado en la vanguardia del Indie patrio. Los ecos de Le Mans, Sarah records, Saint Etienne y mil referencias que todos ustedes se han hartado de oir y probablemente han visto una y mil veces en la ultima decada. No quiero desmontar su proyecto, digno y con una indudable gracia y cierto tiron popular, pero hay piezas que no acaban en conectar bien. Cuando el grupo se desprende de las ataduras, del anorak y de las excesivas referencias, la ganancia es evidente. Las letras son buenas y la variedad instrumental enriquece las canciones, si bien los devaneos de solos de guitarra a lo Sonic Youth convendria contenerlos un poco. Aun con todo ello, es un grupo con magnificas canciones como Rocanrolear, Nunca estas a la altura, Flashback al reves o Lo que no cura mata. Las versiones pasaron por Buddy Holly por el filtro Beatle Words of love, la discotequera El ritmo de la noche esto ya lo he visto y el Harvest Moon de un Neil Young aparentemente lejano en lo estilistico pero cercano en el corazon. Un buen final para la noche, si despues hubieramos podido ponernos a contar estrellas y ponerles nombre habria sido total.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.