SHANNON WRIGHT – SCOTT MATTHEW – TOSTADAS

Noche de musica intimista en que Scott Matthew brillo, mientras que Shannon Wright cumplio

El pasado viernes 2 de octubre Shannon Wright iba a haber inaugurado la sala de aforo medio Ramdall con un concierto en que la teloneaba el duo madrileno Tostadas. Sin embargo, a ultima hora su actuacion se traslado a la sala La Boite, donde tambien le toco compartir escenario con Scott Matthew y su grupo. Si bien todos estos artistas tienen en comun la elaboracion de una musica en que la bateria brilla por su ausencia, sus estilos distan mucho entre si, por lo que nos ofrecieron un espectaculo bastante completo. Las puertas de la sala La Boite se abrieron en torno a las nueve y media y apenas un cuarto de hora despues Maria y Carlos, integrantes del duo Tostadas, comenzaron a tocarnos sus temas mientras la sala se iba llenando poco a poco de un publico que les siguio con cierto interes. Ella tocaba los teclados y el la guitarra electrica para acercarnos sus temas instrumentales que me hacian pensar en musica para bandas sonoras. Iluminados tenuemente por las luces de la sala, nos tocaron cuatro o cinco canciones, todas ellas bastante atmosfericas, en las que ella se encargaba del fondo, mientras el daba forma a unas melodias bastante agradables, que los asistentes acogimos tibiamente. Scott Matthew fue el siguiente en subirse al escenario, en torno a las diez y media, acompanado por una teclista, un cellista y un bajista. Este artista australiano radicado en Nueva York, que canta y toca la guitarra acustica y el ukelele, venia a presentarnos los temas de su album There is an Ocean that Divides. Conocido por su contribucion en diversas bandas sonoras, como la de la pelicula Shortbus, hace un pop intimista al que imprime gran intensidad gracias a su interpretacion vocal. Es curioso el contraste entre su personalidad y la musica que hace. Se nos mostro como un tipo muy enrollado, que no dejaba de bromear con sus companeros y el publico, creando buen ambiente desde el principio. Sin embargo, su musica es eminentemente melancolica, no solo por su forma de interpretarla, sino tambien por las letras de sus canciones, donde imperan el desamor y el abandono. No habia escuchado su musica hasta el viernes pasado y definitivamente es de esos que gana en directo, logrando cautivarme desde el primer momento. Centrandose sobre todo en los temas de su ultimo album, nos interpreto Ornaments, que habia pedido alguien del publico, Wolverine, German, White Horse o For Dick, que probablemente fuera una de las mas destacadas. Scott Matthew, que afirmo durante su actuacion que eramos un publico ideal, nos toco dos bises pese a que la gente de La Boite le decia que ya era hora de acabar. Prometio hacer lo posible por volver a Madrid para darnos un concierto algo mas largo. No hay duda alguna de que si fuera asi, repetiria. Shannon Wright subio al escenario a las doce de la noche, media hora despues de lo previsto. Esta cantautora de Jacksonville, Florida, venia sola para presentarnos nada menos que su octavo disco, Honeybee Girls. Antigua integrante del grupo de rock Crowsdell, inicio su carrera en solitario alla por el 98. Hace un folk-rock algo introspectivo, que nos interpretaba cantando al tiempo que alternaba la guitarra electrica y el teclado. Al contrario que Scott Matthew, apenas nos dirigio la palabra y daba la sensancion de que tocaba para ella misma, poniendose a veces como en trance para presentarnos sus temas no faltos de cierta intensidad. De entre ellos destacaria Defy this love, interpretado con el teclado, o Black Rain y Fences of Pales, que nos toco con la guitarra. Con el noveno tema del setlist acabo tirandose por el suelo, tras lo cual desaparecio sin decir adios. Su actuacion apenas habia durado 35 minutos, dejandose dos temas en el tintero. Solo se me ocurrio pensar que su actitud se debia al hecho de que muchos de los asistentes habian ido abandonando la sala poco a poco tras la actuacion de Scott Matthew, pues cuando me di la vuelta para salir, el local ya estaba medio vacio. Sin embargo, no me parecio motivo suficiente para acortar su actuacion, pues la gente que quedaba acogia sus temas con bastante entusiasmo, e incluso alguno echo en falta que no tocara Avalanche pese a aparecer en el setlist. En definitiva, una noche con sus mas y sus menos, pero en la que definitivamente destaco Scott Matthew, gracias al cual no nos fuimos con un amargo sabor de boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.