DESODIO

Disfrutando con los amigos un sabado cualquiera

Unas copas, unos amigos y un poquito de rock & roll, que decían los Burning. La fórmula, por todos conocida y tan sencilla como antigua, nunca falla: en cualquier lugar donde se junten estos elementos la diversión está asegurada. Y no hace falta irse a ver a grandes artistas consagrados que a veces te decepcionan y te hacen lamentar la pasta que injustificadamente has pagado, o que simplemente te hacen pensar que sus deslumbrantes montajes accesorios se han tragado a la música, que debería ser lo principal.

El rock de verdad, el que toda la vida será auténtico, es el que se hace en los garitos del barrio, el que se cuece en los locales de ensayo, el que tocan tus colegas porque la música es lo más importante de su vida aunque no se la ganen gracias ella (más bien al revés, muchas veces requiere esfuerzos que no se harían por ninguna otra causa). Por eso nos lo pasamos tan bien y salimos tan contentos de este concierto, porque nos reunimos un puñado de amigos que ya difícilmente coincidimos todos a la vez pero que, gracias a la música, de vez en cuando tenemos la oportunidad de juntarnos alrededor de la banda de nuestros colegas, de la que todos de alguna manera nos sentimos parte.

Desodio son, como tantos otros, un grupo ya veterano (más de diez años que han contemplado cambios de formación y hasta de nombre) pero poco conocidos más allá del círculo de los que somos cercanos a ellos, a pesar haber tocado en clásicos de la noche madrileña como Silikona, Al’Lab Oratorio o La Leyenda, entre otros, y de haber hecho algunas escapadas fuera – incluso en Canarias han disfrutado de su personal rock callejero. Y como también es normal, muchos músicos han ido desfilando por ese local de Boadilla, sobre todo baterías (desgraciadamente, hace poco que el último nos dejó para siempre – no te olvidamos, Javi). Ahora mismo Quique (guitarra) y Fernando (bajo), los dos que han mantenido el grupo durante todo este tiempo, están acompañados desde hace tiempo por Jose a la voz y han recuperado para la batería a (otro) Javi; entre los cuatro mantienen vivo ese sentimiento que se llama Desodio, con canciones que hablan de emociones y debilidades, que denuncian injusticias y desigualdades, sobre un fondo sonoro que sigue la senda de los que llevan haciendo eso mismo toda la vida, desde Leño o Barricada, pasando por Extremoduro y Los Suaves, hasta Superskunk o Def Con Dos, por irnos a extremos en el tiempo y en las formas – aunque en el fondo sean todas distintas caras de una misma moneda – que permitan hacerse una idea de por donde van las diversas influencias que han ido conformando el sonido de la banda.

A pesar de un escenario y un sonido que no eran los mejores y de algún otro pequeño inconveniente habitual en estos casos, a los que músicos y público estamos ya más que acostumbrados, la velada resultó sencillamente lo que debía ser: una noche de rock and roll en que todos disfrutamos de lo que siempre nos ha unido: los amigos y la música. Así de simple, como siempre han sido las cosas más importantes. Y es que ya lo decían los Platero: no hemos inventado nada – tampoco es nuestra intención…

SETLIST: Rock del IVIMA / Nónimo / Señor Gobierno / Zafarrancho / Sexo, Drogas y Rock & Roll / El Chico del Metro / Vicios / Rompiendo Alas / Diferente o Semejante / Funky Rock / Humanidad Demente / Whisky en la Jarra (Whiskey in the Jar) / La Bestia te Vigila // Vidas Paralelas

www.myspace.com/desodio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.