FITO Y FITIPALDIS

El Rock y Roll tambien puede llegar a las masas

Hace ya unos cuantos anos, cuando la epoca dorada de Platero y Tu tocaba ya su fin y Extremoduro triunfaba entre los adolescentes, ambos grupos dieron un concierto en la mitica plaza del gas de Bilbao en plenas fiestas. Platero teloneaban a Extremo, pero dado el buen rollo entre los grupos, se fueron alternando. Asi, cuando teoricamente habia llegado la hora de los segundos, eran Platero los que estaban sobre el escenario. Desde el gentio mas ignorante se escucharon pitidos una y otra vez. Una autentica falta de respeto y una total falta de reconocimiento hacia la trayectoria de la banda de Fito y Uoho, y nada mas y nada menos que en su propia ciudad. Esa fue la imagen que me vino a la cabeza al ver a las 17.000 personas que abarrotaban el BEC para ver a Fito y Los Fitipaldis. Como cambian las cosas. Adolfo Cabrales, Fito, el chaval de Zabala que curraba en la Palanca, soplaba en Barrenka, tocaba la guitarra y que ya triunfo con su anterior grupo, ha conseguido algo dificilmente imaginable, que es comenzar de cero y en unos años volver a tener exito hasta llegar a llenar pabellones varios dias seguidos, como pocos lo hacen, sin dejar de ser fiel a su musica, a la calidad y al rock. El concierto comenzo a lo grande, con Antes de que cuente diez, el temazo principal de su homonimo ultimo disco. Continuo con Un buen castigo, Por la boca vive el pez, Viene y va o Me equivocaria otra vez, que mostraron que si de algo esta sobrado Fito es de canciones. Hay musicos que tienen otras virtudes como son la originalidad, la capacidad de actuar o el talento a la hora de tocar, pero que jamas haran una cancion redonda. En el caso de Fito, lo que esta claro es que tiene una especial habilidad para componer canciones que entran directamente hasta la cocina de nuestro cerebro. Ese tipo de canciones en las que da gusto y no cuesta aprenderse las letras, como se pudo ver en Catorce vidas son dos gatos, cantada por gran parte del publico a pesar de ser un tema nuevo. En los Fitipaldis destacaron Javier Alzola al saxo y el cotizado Carlos Raya a la guitarra, dos musicos de Champios League como minimo. Y es que Fito, al igual que Springsteen, se ha procurado rodear de lo mejorcito, y eso se nota sobre todo en los directos. Por otro lado, se pudo ver tambien a Lichis, cantante de los teloneros La Cabra Mecanica colaborando en Todo a cien. Los fraseos de guitarra al estilo del Rory Gallagher que tanto admira Fito dieron inicio a Whisky barato, una cancion que gana sobre las tablas. La banda se luce y continuan hasta llegar al final con las conocidas La casa por el tejado y la coreada Soldadito marinero. En los bises, hubo homenajes a Platero y Tu con la emotiva Al cantar, y por otra parte a las bandas que han influido a Fito como Status Quo, The Kinks o AC,DC en Que necesario es el rockroll. Asi, la noche termino con Acabo de llegar, una cancion que define a la perfeccion lo que son Fito y Fitipaldis y que bien podria servir como leccion numero uno en el manual de las buenas canciones, en el libro del profeta de la sencillez que volvio a conquistar su ciudad. Setlist. Antes de que cuente diez , Un buen castigo , Por la boca vive el pez , Viene y va , Me equivocaria otra vez , Como pollo sin cabeza , Me acorde de ti , Todo a cien , Catorce vidas son dos gatos , Quiero beber hasta perder el control , Todo a cien , Que me arrastre el viento , Whisky barato , Deltoya , Tarde o temprano , La casa por el tejado , Soldadito marinero , Bises. Al cantar , Abrazado a la tristeza , Corazon oxidado , Que necesario es el rockroll , Acabo de llegar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.