ILEGALES – MARIO SAN MIGUEL y EL EJÉRCITO DEL AMOR

Intercambio de papeles entre dos grupos muy distintos

Hay que aplaudir iniciativas como Alternativas en concierto que permiten a los grupos nuevos compartir cartel con otros que ya son figuras importantes de la musica nacional. Es un detallazo que quienes ya tienen un nombre abran conciertos para otra gente que esta empezando a darse a conocer al gran publico. Pero para que esto sea realmente efectivo hay que tener cuidado a la hora de componer los carteles, ya que al menos debe haber una cierta sintonia musical entre las bandas reunidas porque de lo contrario el efecto puede llegar a ser hasta el contrario al deseado. En este caso, sobre las tablas de El Sol se juntaron dos grupos cuyas semejanzas no iban mas alla de su comun origen norteno cantabros y asturianos, primos hermanos porque, musicalmente, afinidad habia mas bien poca. Frente a la irreverente lirica del rock crudo y afilado de Ilegales, se nos presento una propuesta mas colorida y festiva, con mensaje positivo, por parte de Mario San Miguel y El Ejercito del Amor, y no es que no puedan combinarse las dos opciones en un mismo evento, pero el publico que acude a una sala como El Sol a ver a Ilegales no espera encontrarse acompanandoles algo tan diferente en cuanto a sonido. De hecho, la mayoria de los presentes ni siquiera esperaban que fuesen Jorge y compania los que abriesen el show y muchos entraron con el concierto ya empezado. En su papel de teloneros, Ilegales subieron rapidamente la temperatura del local, dejando un nivel muy dificil de superar. Y es que abajo todo el mundo se sabe los temas enteros y responde desde el comienzo, y ahi arriba el dominio de Jorge a las seis cuerdas y su carisma son incuestionables mientras la base ritmica te golpea directamente, y a veces parecen una apisonadora que no fuera a detenerse jamas. Limitados ademas de tiempo, parecian concentrar los esfuerzos y la mala leche, y les costaba despedirse del escenario aunque Jorge asegurase, entre improvisados y delirantes villancicos, que nunca le ha gustado ni chupar camara ni chupar nada. Diez canciones se nos hacen y se les hacen muy poco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.