ENTREVISTA A BITTER MAMBO

Nuevo grupo, nuevas ideas

Hola, amigos. En primer lugar, nos gustaría que explicarais para quien no os conozca, a qué suena BITTER MAMBO y qué puede aportar al panorama musical.

Bueno, es algo accesible tanto para el oído rockero como para el popero, como quizás para el punkrockero. Para todos ellos también tiene cosas novedosas, esperamos.

Todos venís de diferentes proyectos (desde DEF CON DOS hasta SALIDA NULA). ¿Cómo se gesta este nuevo proyecto?

Bueno, Santi Ken y yo (Coco) nos conocimos en The Locos. Luego del verano de 2008 nos empezamos a juntar a hacer maquetas, sin ceñirnos demasiado a un guión y dio la suerte que nos salió algo que nos gusta, que nos resulta personal y especial.

El disco suena muy fresco, aunque los componentes no sois precisamente recién llegados a esto. ¿Refleja esto la ilusión por el nuevo grupo?

Insisto, salió así. Creo que con los años lo mejor que nos ha pasado es el haber desarrollado una cierta devoción por la canción. Buscamos que la canción se imponga. Si eso sucede, si la canción tiene lo que tiene que tener, ella solita se acomoda a la estética que luego uno le quiera dar.

La mezcla de bases casi punk con melodías al borde del pop es algo a lo que empezamos a acostumbrarnos. ¿Se acaban las fronteras entre estilos musicales?

Entiendo que sí. Nosotros no venimos del punk, salvo Ken. Personalmente escucho punk recién hace pocos años, me salté muchos clásicos, soy un hereje total. Escucho hardcore melódico moderno, de este hiperproducido, tocado como los dioses y super arreglado (A Wilhelm Scream, los últimos discos de Propagandhi, Killswitch Engage, Unearth, etc.). Pero siempre fui beatlero. Santi viene de una escuela más hard-rock. Dommer tiene todo un background de música negra.

¿A qué se debe el título, “Días de Luz”?

Simplemente se acabó cierto período realmente oscuro que hubo en las vidas de los 3 (Santi, Ken y yo, y de unos cuantos más) y ahora han venido los días de luz, de crear, de subir el listón, de crecer.

¿Qué importancia le concedéis a vuestras letras en el proceso compositivo?

El único proceso compositivo que conocemos, creo que es la persistencia y la atención al detalle. Con la experiencia se gana en oficio, pero la iluminación mística me temo que no existe. No es soplar y hacer botellas. Una buena canción debe ser fruto de un proceso de selección bastante exquisito entre muchísimos intentos, para asegurarnos de que es lo mejor que podemos dar.

¿Ha sido muy complicado llegar a sacar al mercado este disco?

Lo hemos hecho nosotros con nuestro sello SCK Records. No por vocación sino porque no quedó otra. Tiramos la caña por aquí y por allá, no sonó la flauta, ¿qué íbamos a hacer? ¿Esperar la varita mágica? La verdad es que complicado es (aún estamos in extremis gestionando una distribución física modesta para el disco). Pero tampoco apetece esperar a ver qué lugar ocupa tu banda en la estrategia de los demás, no podíamos supeditar nuestro desarrollo al hecho de que hubiera alguien interesado (claramente en invertir dinero).

Hablando del disco, habéis contado con un productor como Daniel Alcocer, que ha estado al frente de discos de DOVER, SUGARLESS o PIGNOISE. ¿En qué medida ha contribuido al sonido final?

El trabajo de Dani fue fundamental. Definió una estética sonora que nos encanta. Nos enseñó cantidad e hizo crecer nuestra autoestima como músicos también. Si lo escuchas con atención (quizás a la segunda o tercera escucha) el disco te empieza a regalar los detalles y texturas muy trabajados que Dani conceptualizó increíblemente. Tiene unidad estética, tiene punch. Es el tipo de disco que nos gusta escuchar, esa es nuestra medida a la hora de hablar de Dani. A mi personalmente no me pasa casi con ningún disco que haya grabado.

Suponemos que a partir de ahora empiezan los conciertos de presentación. ¿Cómo está la cosa?

Bueno, la agenda no está muy densa de momento. El martes 19 de enero sale “Días de luz”. En simultáneo se estrena el videoclip del primer corte (que se llama “Días de luz”, como el disco). El 25 de febrero nos presentamos oficialmente y a todo trapo en la sala La Boite de Madrid. El 19 de febrero también abrimos la vuelta de O’Funk’illo en Madrid, en la Sala Heineken.

Por último, ¿Tiene BITTER MAMBO vocación de perdurar o la cosa se quedará en este disco?

El “coge el dinero y corre” no nos va. Pensamos más en una carrera de fondo, que de eso se trata, de mantener la sustancia artística viva. Con “Días de luz” hemos tenido todos el proceso creativo de nuestras vidas, nos hemos redescubierto y reinventado. Funcionamos muy bien juntos, no tenemos que andar negociando entre nosotros, cada uno tiene su rol, hay simbiosis y vamos todos para el mismo lado, porque lo sentimos. Y cuando cualquiera de nosotros dice “mi grupo” se refiere a Bitter Mambo.

Os deseamos toda la suerte del mundo. Un saludo.

Muchísimas gracias por la entrevista. Nos vemos donde haya luz… 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.