BIGELF PRIESTESS

Conciertazo de dos grupazos

Hay cosas que no acabo de entender, me explico. como es posible que un concierto con dos de las mejores bandas en la actualidad, tocando juntos en una sala de reducido aforo congregue a menos de 100 personasvale Que si es que era martes, que si la noche lluviosa y desapacible, que si la champions, que si hay muchos conciertos y hay que racionarlos por cuestion de pelas, o incluso la falta de promocion y de apoyo por algunos medios, que si la crisis..de cualquier forma es de agradecer que aun haya gente dispuesta a apostar por grandes bandas a pesar del descalabro economico que tuvo que suponer el evento en concreto. Comenzaron tempranito. Sobre las 8 de la tarde, PRIESTESS, joven banda canadiense, formados en 2003, y con un par de albunes a la venta, aprovecharon para presentarnos el ultimo Prior to the Fire, forjado a base de hard rock con tintes stoner, conservando una onda similar a grupos como Wolfmother,QOSA, o Mastodom, cuyas influencias abarcan desde Boston o ACDC, a Melvin y Kyuss, durante 50 minutos, que se nos quedaron algo cortos, demostraron su capacidad para hacerse hueco dentro del panorama musical al que pertencen, con temas como Run home, Talk to her, la rapidisima Im the night, color me black, Sideways, Lady killer, o la gran Lay down logrando crear una mezcla entre lo sutil y lo agresivo, dejando un excelente sabor, y el cuerpo con ganas de mas. Tras unos cambios en el escenario aparecieron BIGELF, banda de Los angeles que cuenta con Damon, teclista y cantante a la cabeza, y sobre esta, su chistera, de la cual se sacaron una memorable actuacion, dando un repaso por los cuatro albunes editados hasta el momento, con especial hincapie sobre el fantastico Cheat the gallows iniciando el viaje con el tema que abre el mismo Gravest show on earh, sucediendose grandes temas como Counting sheep, la purpeliana the evils of RnR, que fueron encadilando al personal a traves de impulsos generados por los celestiales placenteros sonidos del Hammond y el Mellotron a dos manos, a la vez que mantenia la linea vocal mister Fox, los densos ritmos Sabbathicos de la SG de Ace, junto a la precision de Duffy a las 4 cuerdas y la contundente pegada de Steve con las baquetas, creando hipnoticos ritmos, con composiciones complejas y armonias sofisticadas, que les confiern el don de atraer a aquel que les escucha, desembocando en un universo de sensaciones magicas. Recordaron su obra maestra con piezas como Madhater o Painkillers. Muy oscuras y cercanas a la profundidad psicodelica de Yes o Floyd. Todo un lujazo para los que asistimos a este pedazo de concierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.