THE ANSWER

exito total en la vuelta de The Answer a Madrid

El nuevo milenio nos trajo un grupo inmensamente extraordinario. The Answer formados en el año 2000, oriundos de Newcastle y Downpatrick, condado de Down, en el norte de Irlanda, y con un monton de matasellos en sus pasaportes, despues de haberse recorrido gran parte del planeta abriendo los conciertos de AC,DC en su gira Black Ice, en grandes recintos y estadios, venian necesitando el encuentro mas cercano con su publico a traves de salas de aforo mas reducido, como ya ocurrio en su primera visita hace unos años a la sala El Sol. Esta vez fue la centrica Joy el lugar elegido para ofrecernos otro de sus maravillosos conciertos, con motivo de mostrarnos un abanico mas amplio de los temas de su genial ultimo trabajo Everyday demons. Tan solo pasaban tres minutos de las ocho y media de la tarde cuando irrumpieron en escena los respondon con uno de sus ultimos singles Tonight, sencillamente genial, seguida de Demon eyes a ritmo de boogie contagioso, y Come follow me que hacia corear a toda la sala. Apabullante fue el comienzo que fueron aderezando a base de hard-rock con clase. Walking mat, todo un temazo como Too far gone, otro de los singles On and on, o la energia que desprende Evil man daban muestra de ello, y si ademas les anades unos toques de blues y psicodelia como demostraron en Cry out, Why d you change your mind o Comfort zone, y a todo esto le agregan el canote de Dead of the night, o la pegadiza Never too late, incluida en el videojuego Guitar world hero guitar, junto a composiciones tan acertadas como la sublime Under the sky, te das cuenta que tienen los ingredientes de la receta perfecta para realizar un estupendo concierto de autentico rock clasico con raices, al estilo de la vieja escuela, tecnicamente elaborado, con una seccion ritmica contundente a cargo de Micky con el bajo y James tras la bateria, mientras Paul se encarga de las armonias de las seis cuerdas y Cormac hace lo propio con las armonias vocales, llegando en muchos momentos a recordar a Chris Robinson de los Black Crowes, incluso en la estetica e inevitablemente a unos primigenios Led Zeppelin. Sobrados de fuerza se reservaron para los bises finales algo mas de cana con Highwater or hell, y Cormac con sus movimientos espasmodicos creando buena conexion e incitando al personal al pecado, o la formidable Preachin, con slide al comienzo, in crescendo hasta desembocar en un delirio colectivo con Mr. Neeson en la pista cantando entre la concurrencia Apoteosico Despues del show cuentan que recalaron en un templo cercano hasta altas horas.pero esa es otra historia. Lo que mas nos interesa ya lo habiamos vivido, y de su futuro, ellos parecen tener la respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.