FESTIVAL ESTRELLA LEVANTE SOS 4.8

Apertura del año festivalero con magnificos conciertos y un lleno hasta la bandera

Un año mas, nos dimos cita en la primera cita festivalera del ano, esa que se coge con especiales ganas por ser el primer oasis en el desierto invernal, el pistoletazo de salida al resto de festivales pero, aun mas, por tener un cartel realmente interesante. Tanto es asi, que se colgo el anuncio de no hay billetes, registrandose mas de 35.000 personas cada dia en el recinto, lo que pone al festival ya por derecho propio a la altura de grandes nombres como el del FIB HEINEKEN o el PRIMAVERA SOUND SAN MIGUEL. Este año los platos fuertes eran FRANZ FERDINAND y MADNESS junto con ORBITAL y FATBOY SLIM en el apartado mas electronico aunque, como es habitual, varios nombres algo menores contribuyeron con esplendidos conciertos a que la presente edicion del Festival Estrella Levante SOS 4.8 fuese un autentico exito, como os detallamos a continuacion. Comenzamos nuestra andadura con los espanoles The Sunday Drivers, encargados de abrir el escenario Estrella Levante a una hora algo tempranera las 19.45 para un grupo que ya ha demostrado tener una considerable legion de fans en el territorio patrio. Y asi fue, la gente disfruto, salto y coreo de lo lindo a lo largo de la media hora de concierto mas que con algun nombre posterior. Como nota negativa, la multitud de cartones de estos de cajas de embalar escritos con mensajes de dudoso gusto e interes artistico que mucha de la gente alli congregada mantuvo en lo alto todo el concierto, dificultando asi enormemente el visionado del mismo. No seremos nosotros los que coartemos la libertad de expresion surgida de alguna de las actividades del festival, pero carteles mostrando expresiones como pitufo, te voy a poner el culo como la bandera de Japon y demas lindezas estan fuera de lugar, en nuestra opinion, cuando hay sobre el escenario un grupo que es capaz de desgranar temas como My Plan, Everything Reminds Me Of You o Do It. En cualquier caso, un concierto de notable alto para abrir boca. Tras ellos, pasamos de puntillas por JOE CREPuSCULO definitivamente no es lo nuestro asi como por THE HORRORS de vuelta en el escenario grande, esa nueva sensacion britanica queriendo rememorar los pasos de Joy Division pero que evidentemente dista años luz de los mismos, asi que optamos por tomar el necesario avituallamiento mientras escuchabamos la atormentada voz del cantante Faris Badwan desde un lugar algo mas apartado. Eso si, a continuacion venian TINDERSTICKS en el Auditorio, concierto y recinto imprescindibles ambos en nuestro particular horario. Y a buena fe que no decepcionaron Los de Stuart Staples ofrecieron el concierto mas intimo y preciosista de todo el fin de semana, con la delicadeza y la grandeza habitual en ellos. Momentos como Keep You Beautiful o Sometimes It Hurts hicieron que el Auditorio rompiese a aplaudir, disfrutando del que probablemente fue el mejor concierto de toda la jornada titulo honorifico por el que lucharian con el concierto ofrecido algo mas tarde por HOT CHIP. Pero, sin descanso casi ni para respirar, y eligiendo perdernos a J y sus PLANETAS sobre el escenario grande, tuvimos que salir corriendo para asistir a la revolucion de CRYSTAL CASTLES, electronica pura a una hora algo temprana en este caso, pero que no evito que se congregasen frente al escenario Jagermeister mareas de jovenes dispuestos a saltar como autenticos posesos a las primeras de cambio, y mas aun con hits como Alice Practice. Definitivamente, apuntan maneras. Tras ellos, los platos fuertes llegaban. Primero, FRANZ FERDINAND reunio en la explanada del recinto a mas gente que ningun otro grupo a lo largo del fin de semana, de forma que hubo momentos incluso agobiantes. Los escoceses hicieron lo que ya les hemos visto hacer una y mil veces, manejar como pocos a los fans, y darles al mismo tiempo todo lo que buscan de ellos. La dosis justa de populismo aunque solo pronuncio bien Murcia una vez, para luego dar paso al Marcia hecho ya famoso por el cantante de Keane en la edicion anterior, los hits esperados Take Me Out o Do You Want To y las ganas de fiesta hicieron las delicias del publico, aunque a titulo particular nos dejaron cierta sensacion de estar algo estancados en su propio formato. Eso, junto con un sonido manifiestamente bajo y es que a la altura de la torre de sonido pareciamos estar ante un rumor algo lejano de lo que parecia un concierto deslucieron algo el show. Suponemos que la organizacion buscaba evitar que se acoplase el sonido con el del escenario Jagermeister pero, en cualquier caso, un grupo como Franz Ferdinand no se puede disfrutar a tope con ese bajo nivel de decibelios. Una lastima. Y para cerrar dicho escenario, HOT CHIP y sus pintillas ya famosas por sus videoclips nos ofrecieron una fiesta de lo mas agradable. Presentaban su nuevo album, One Life Stand, cuyos cortes no defraudaron en absoluto aunque fueron sus clasicos Over Over y Ready For The Floor los que desataron el bailoteo mas alegre y desenfrenado entre el personal desprovistos ya de los tipicos asistentes menos interesados en la musica y mas en hacer acto de presencia social en el evento del año de la region, que si abarrotaron el concierto precedente. Con este buen regusto y las ganas de mas fiesta, no pudimos evitar darnos una vuelta a ver que nos podia ofrecer DJ AMABLE, en cuyo repertorio no faltaron clasicos como Such Great Heights y algun otro, pero optamos por una retirada a un tiempo prudencial para llegar en plena forma al sabado. Tras un viernes de lo mas interesante, el sabado se presento con un sol de justicia que animo a mas de uno a pesar de las interesantes exposiciones y coloquios matutinos organizados por el festival a darse una vuelta por alguna de las playas mas cercanas, aunque luego dio paso a un chaparron de aupa a media tarde, que dejo sus huellas por todo el recinto en forma de pequenos charcos aqui y alla, aunque por suerte se quedo solo en eso, y no consiguio aguarnos la fiesta. Empezamos nuestro periplo nuevamente en el escenario Estrella Levante para ver a NADA SURF y, como ocurriera en la jornada anterior con THE SUNDAY DRIVERS, ofrecieron un concierto y reunieron a un numero de seguidores que deberia haberles colocado con toda justicia en una posicion mas elevada en el cartel. Aun asi, y a pesar de unos problemas tecnicos que hicieron que el concierto se retrasase media hora y lo que es peor, que el retraso fuera paulatinamente exponencial en los siguientes cambios de grupo, exprimieron al maximo el tiempo del que dispusieron, comenzando con See These Bones para luego dar paso a clasicos antiguos y cortes nuevos de su album de versiones como Enjoy The Silence de Depeche Mode, Love Goes On de The Go-Betweens o Evolucion de los espanoles Mercromina. Concierto redondo y que concluyo por todo lo alto con Blankest Year y el publico gritando Oh Fuck It al unisono. Nunca defraudan. Debido al retraso en el escenario grande, llegamos casi al final del concierto de WE ARE STANDARD, aunque pudimos llegar a escuchar su himno On The Floor antes de regresar al escenario Estrella Levante para ver que eran capaces de ofrecer MISTERY JETS. Aupados tras su album debut en 2006 Making Dens y relegados al habitual ostracismo tras un primer album de renombre, Blaine Harrison y sus secuaces hicieron todo lo que pudieron y no fue poco para demostrarnos que dicho ostracismo es injusto. Temas como Half In Love With Elizabeth o Young Love resonaron en el escenario convenciendonos de que son algo mas que un hype de usar y tirar. Tras ellos, THE MAGIC NUMBERS dieron muestras a nuestro pesar justo de lo contrario. Mas les valdria a los numeros magicos algo que ver con LOST haberse quedado en su primer y homonimo album, con cortes como Forever Young, que siguen sonando a las mil maravillas. Pero el resto de su produccion, asi como los nuevos temas de su album a punto de publicarse, dejan mucho que desear, y en vez de constituir momentos preciosistas como los que consiguieron TINDERSTICKS en el auditorio, supusieron una decepcionante bajada de revoluciones en el ritmo del dia. Veremos si las escuchas con el disco en mano nos hacen ser mas indulgentes Tras esta pequena decepcion, nos
acer
camos a ver algo de DORIAN, aunque en cuanto oimos el hit Cualquier otra parte, optamos por meternos de nuevo las ganas de fiesta en el cuerpo escuchando a DJ HOMEBOY en el SOS CLUB. Como FRANZ FERDINAND el dia previo, HOMEBOY ofrece siempre lo que sus seguidores buscan, dosis justas de clasicos no puede faltar Blue Monday mezclados cortes mas acelerados para provocar el salto de todo aquel con un poco de sangre en las venas. Ya lo hemos visto otras veces, pero sigue funcionando. Y con esas llegamos al punto algido del dia, MADNESS. Para aquel que no los haya visto en directo, quizas sean un punto nostalgico en el cartel mas que un grupo digno de ir a ver con ansias en directo, pero los que hemos podido disfrutar de ellos en otras ocasiones sabiamos de lo que son capaces sobre un escenario. Y es que no solo hay que destacar el comienzo con One Step Beyond o el final con Our House y It Must Be Love que en si mismos son muy destacables, todo el mundo bailando y coreando sin parar, sino que tienen la maestria de conseguir mantener el buen rollo, la alegria y las ganas de bailar durante la actuacion entera. Puede ser que vivan del pasado, pero en este caso dicha frase no desmerece lo mas minimo. Lo mejor de todo el festival sin duda alguna. Casi desfondados tras 70 minutos sin parar de movernos, nos arrastramos hasta CHRIS CUNNINGHAM, aunque tenemos que reconocer que ni su desagradable propuesta es nuestro estilo, ni estabamos en un momento que nos pidiese algo asi, asi que no tardamos en irnos a disfrutar de algo mas accesible como ORBITAL, con sus ya consabidas gafas de luces y temas electronicos menos duros de escuchar. Sin embargo, teniendo en cuenta la hora y medio de retraso ya acumulada en el escenario grande, y teniendo en mente un mas que doloroso viaje de vuelta en coche al dia siguiente, decidimos sacrificar a FATBOY SLIM cuentan que acabo cerca de las 7.00 am con la gente dandolo todo y plegar velas cerca de las 4.30 de la manana. En resumen, un festival de sobresaliente, que hemos visto nacer y crecer sin parar desde sus comienzos dos años atras por lo que no podemos mas que felcitarnos y felicitar a la organizacion, y unos cuantos conciertos que quedaran entre los mas destacados del año. Como puntos menores a mejorar, en proximas ediciones habra que ser mas previsores en cuanto a la afluencia de publico, pues el sabado las comunicaciones via movil eran imposibles por el colapso de las lineas y, por otra parte, y siendo una opinion muy personal, estaria bien que para proximos años se aumentase algo no de forma desorbitada por supuesto el precio del abono, cosa que se podria utilizar para firmar a grupos aun mas grandes si cabe y que de paso frenaria quizas de hacer el desembolso en la entrada a algunos cuantos fashion victims de turno. Esta claro que en un festival hay muchos festivaleros que acaban acabamos borrachos, pero durante el concierto de FRANZ FERDINAND tuvimos la impresion de que, al reves, habia alli reunidos muchos borrachos que, colateralmente, habian terminado en un festival. Aun asi, y mas alla de los pequenos puntos negros, el SOS se consolida como un festival de referencia en el panorama musical patrio, justo ahora que el FIB se muestra de capa caida tras la invasion britanicael FIB ha muerto, larga vida al SOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.