BLACK REBEL MOTORCYCLE CLUB

B.R.M.C. Estan por encima del bien y del mal

Cualquier seguidor de B.R.M.C. que se precie, sabe perfectamente que la banda basa su ideario musical en una especie de esquizofrenia, que permite concebir canciones desde puntos de vista muy diferentes. Asi, podemos hablar de dos estructuras formales bien diferenciadas dentro del catalogo de los californianos. En primer lugar tendriamos las que conformarian la Inercia Blackrebeliana. estas, son aquellas que, desde su inicio, establecen una inercia ritmica regular, provocando una endiablada sensacion en el espectador que la escucha. La reaccion del oyente sera que no podra dejar de moverse. La inercia manda, actua sobre el espectador, no necesita implicacion del mismo, la inercia obliga. Pondre un ejemplo de cada uno de los discos de B.R.M.C. para demostrar que esta forma se repite constantemente, Whatever happened to my rock nroll, Six barrel shotgun, Aint no easy way aun siendo acustica, podria valer, Berlin y Conscience Killer. Por supuesto, todas las canciones citadas fueron tocadas en el concierto del otro dia. Por otro lado, no es menos cierto que, tanto Peter Hayes como Robert Levon Been, sienten una gran atraccion por los desarrollos instrumentales, dada la admiracion hacia grupos como Jesus and Mary chain o My bloody Valentine. Aqui encontrariamos el Desarrollo como forma musical. Pero no es este un desarrollo sin sentido dejemos los desarrollos excentricos e innecesarios para el post-rock pues los californianos lo conciben desde el mismo inicio, anticipando una atmosfera sonora oscura, cuya aportacion esencial sera la de engrandecer el estadio sonico, sumergiendo al espectador en una especie de extasis admirativo. El hueso de la cancion pide, necesita, ese desarrollo. Esto tiene mas merito aun, si tenemos en cuenta que B.R.M.C. son tres personas, no more, no less. A lo largo de su discografia, tambien han utilizado siempre este recurso, pero, curiosamente, ha sido en Beat the devils tatoo, su ultimo trabajo, donde han dado rienda suelta a esta tipologia. Shadows Keeper o Half– State” son dos claros ejemplos.

En medio de estas dos tipologías podemos encontrar sinergias varias: “Bad blood”, “War Machine” (Con la que empezaron el concierto) o “Red eyes and tears”.

También, por supuesto, destacar lo que consideraríamos la “tercera vía blackrebeliana”, formada por temas eminentemente acústicos; “Beat the devil´s tatoo”, “Mercy” (maravillosa cara b), “Fine way to loose” (Hayes tras la pista de Hank Williams) o la ya citada “Ain´t no easy way”.

B.R.M.C., para que negarlo, son de las mejores bandas en activo. Su estilo, tanto vocal como compositivo es totalmente reconocible. No juegan a llenar estadios (como la mayoría de sus coetáneos) si no a ser ellos mismos. ¿Cómo si no se explica que empiecen con “War machine”? No tocan “Love burns” por que no hace falta. Uno no va a ver a B.R.M.C. para oír “Love burns”, va a ver a la banda, va a sabiendas de que le ponen tanta pasión a lo que hacen que te envuelven hagan lo que hagan.

Es este mundo, el musical, un mundo gobernado por la autocomplacencia. Todas las bandas se creen muy buenas, todas las bandas reinventan la música, etc… No hay humildad, no hay reconocimiento por la obra pasada, por el legado que realmente hace que una banda logre determinar su mapa sonoro. B.R.M.C. por ello, también son humildad.

Que vayan por donde quieran, yo iré con ellos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.