KELLEY STOLTZ

Olas de psicodelia dulce y talento ricamente encauzado

Madrid, 20N, un escenario para que aun se le encojan a uno un poco los menudillos, sin embargo, no, un tipo con las capacidades de Kelley Stoltz consigue desplazarnos a traves de paralelos y meridianos a su San Francisco y casi hacernos sentir el olor salado de la bahia de Sausalito. Mr. Stoltz, pese a un incuestionable talento y al hecho de que saque sus discos con Subpop, nada menos, es un tipo desconocido por el gran bueno y por el pequeno publico iberico, su ultimo disco To dreamers, que esta presentando, y lo estratosferico de sus conciertos definen el error mayusculo en el que estamos inmersos. Hasta 6 musicos en el minusculo escenario de la Wurli desplegaron talento, buen gusto y referencias de primer nivel. Dadas las limitaciones manifiestas de la sala, el sonido fue magnifico, limpio y no cayo en el trueno, 2 excelentes guitarras una a cargo del australiano Eddy Current, bajo, bateria, teclados a 10 centimetros del suelo, saxo, xilofono, clarina y lo que hiciera falta. Hablar de referentes es limitar la agudeza musical de Kelley, aunque no es posible dejar de ver en un retrovisor intercontinental a Brian Wilson, Andy Partridge o Ray Davies, pero no solo es eso, lo versatil de su propuesta tiene a veces ecos de nueva ola, postpunk suave disco tributo al Crocodiles de Echo and the Bunnymen incluido o, incluso, de glam rock a lo Bowie. Con una destacable discografia, que no fue dejada de lado, los esfuerzos se centraron en la muestra de su ultimo trabajo, del mismo pudimos degustar joyitas con la contundencia de Rock and roll with me, la melodiosa por lo Kinky I dont get that, la vibrante y coreada Fire Escape o ese me-mo-ra-ble acierto de version del idolo freakbeat Big Boy Pete, Baby I got news for you, con un directo con peligro de alto voltaje. Estuvo magnifico en los momentos mas electricos y arrebatador en los devaneos mas psicodelicos, manejandose con soltura en todas las zonas del campo, versionando a Link Wray con toda la banda y con saxo o cerrando la noche a solas con su guitarra en una version desnuda y hermosa del Grass de XTC. Que ese aire desorientado, esa mirada esquiva y esos pelos descolocados no distraigan a nadie, estamos ante uno de los musicos mas memorables de este siglo. Al tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.