IV FIESTA SOLO-ROCK

Desparrame rockero en la fiesta de solo-rock

Ya van unos cuantos años de web, la verdad. Acumulamos miles de conciertos, discos, entrevistas… Todo eso, gracias a quienes pusieron en marcha el proyecto y quienes nos hemos ido sumando poco a poco, así que era la hora de un autohomenaje.

Y dónde mejor que en el GRUTA 77, un sitio donde siempre nos tratan bien y donde hemos asistido a centenares de conciertos de altísimo nivel. Así que para allá nos fuimos con ganas de encontrar a la gente de la página y de ver un espectáculo de rock and roll.

El tradicional horario rockero hizo que empezara el asunto a eso de las 12 de la noche, cuando unos voluntariosos ROJO OMEGA plantaron en el escenario su sólido directo, con ese rock que abarca tendencias variadas, pero que suena fresco como un polo. Se quejaron de que había poco movimiento entre el respetable y probablemente tenían razón, pero es que la gente andaba calentando todavía. Lo siento por ellos, porque entregaron al respetable un buen show que, a pesar de parecer que a la peña no conmovía, produjo muy buen sabor de boca.

A continuación, los amigos YAKUZAS se comieron el escenario: divertidos, macarruzos, provocadores y con un subidón de calidad (hacía un par de años que no los veía) que arrasaron poniendo el Gruta patas arriba. Ese rock básico y sucio mezclado con la indudable personalidad de Romerman, que regaló camisetas de solo-rock entre el público y estuvo, sencillamente, inmenso.

Cerraban el tema PORCO BRAVO, que son unos tipos de otro planeta que han venido por aquí a hacer rock del que resulta peligroso, para ellos y para el público. Unos tipos que lanzan nada más empezar una cabeza de jabalí para que nos entretengamos jugando, que no paran de moverse, que se grapan un periódico en el pecho (madre mía, qué dolor), se colocan bengalas en los instrumentos o en la huchita… Musicalmente son una tromba, pero el espectáculo hizo que muchos de los presentes estuviésemos sencillamente flipando, con la boca abierta, al observar la colección de burradas que se les ocurren.

En fin, que lo pasamos como puercos en un charco, rodeados de colegas de la web y de amigos de otros lares, escuchando buen rock and roll y en una de las salas más comprometidas con la música de esta ciudad, que sería más triste si no sonase el rock de vez en cuando a todo volumen.

GALERÍA DE FOTOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.