ALIAS – Some kind of lullaby

Delicatessen de versiones

Lo primero que me ha decidido a escucharme este disco con mucha atención, ha sido leerme la historia de cómo fue concebido. Carlos Macías, componente del grupo Maggot Brain, sintió la necesidad de elaborar una lista de canciones que le gustaría cantar, a sus recién nacidos mellizos Eric y Dylan. Así que se decidió a buscar amigos músicos que le ayudaran en este proyecto y así surgió este disco de versiones muy especiales, pensadas para que fueran escuchadas por sus hijos.

Es este un trabajo muy cuidado, hecho con el corazón y cargado de sentimientos. Un disco para sentarse relajadamente a escuchar, con las luces tenues, y abrir la mente y el corazón a cada una de las notas que salen de él. En “Some kind of lullaby”, vamos a encontrar unas canciones ideales para poner a cualquier niño o chaval, para que aprendan a querer, respetar y sentir la música, de la manera tan especial como muchos la sentimos. Pero al mismo tiempo es un trabajo abierto a cualquier amante de la buena música, sea de la edad que sea.

Una producción cuidada al milímetro y una interpretación de los temas, realmente genial y muy sentida. En el disco vamos a encontrar versiones muy particulares de Bruce Spinsgteen, Sam Cooke, Tom Waits, Neil Young, Roolling Stones, Fleetwood Mac, Marvin gaye, JJ Cale…Hasta un total de doce grandes canciones, cantadas por Carlos Macías e innumerables colaboraciones en cada una de ellas. Temas tranquilos, con mucho feeling y sobre todo hechas con mucho sentimiento y coherencia. Un disco cargado de emociones personales, pero que son transmitidas a cualquier oyente.

Un gran trabajo en el que cada músico ha aportado mucho talento. Vamos a encontrar violines, armónicas, teclados, flautas, acordeones y un buen número de voces. Es un disco creado desde lo más profundo del alma, y que llega directo al corazón y a los sentidos.

Es espectacular y pone la carne de gallina, escuchar en una intro al último de los cortes, a un niño muy pequeño (en concreto su hija Jara), cantar el estribillo del “Satisfaction” de los Rolling. Con discos así, se hace amar la música desde niños, y se les enseña otra faceta de la cultura.

Sabiendo de antemano el motivo de este gran disco de Carlos Macías y Alias, se saborea de una manera mágica. Resaltar que en la portada del disco sale una foto de la mencionada Jara, la hija mayor de Carlos, y en la contraportada una de sus dos mellizos Eric y Dylan. Os invito a degustar este exquisito plato de delicatesen, con sabor a buena música y regusto a amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.