FINNTROLL + TÝR + SKÁLMÖLD

Los trolls se hicieron carne

Sería por la claridad de la luna y el tiempo primaveral pero la Sala Caracol de Madrid el pasado domingo se llenó de Trolls. Finntroll estaba de gira y pasaba por nuestro país para darnos una buena dosis de esa mezcla, que tan bien se les da, de metal con raíces del folclore finlandés.

Skálmöld©KristinaEspinaAparicio

Trajeron refuerzos, los cuales fueron muy bien recibidos por el abundante público que estaba en la sala.  Primero sería el turno de Skálmöld. Los islandeses salieron a tropel, como la extensa banda que son, dando visos de lo que sería la tónica del concierto. No tienen un repertorio variado en exceso. Como pudimos escuchar en su corto set list de unas ocho canciones, donde encajaban una corte tras corte mezclando la música más tradicional con potentes guturales. Canciones similares entre sí, pero enérgicas. La gente aclamó a la banda pidiendo una canción más (lo hicieron en la lengua de Shakespeare, aunque parezca mentira), pero no les tocaba ser los protagonistas.

No fueron menos los TÝR, grupo de ‘viking metal’, que lleva ya unos cuantos añitos y que podrían haber venido perfectamente como cabezas de cartel. Y es que su estilo épico denota maestría, esencial para los amantes del género, en cortes como con el que iniciaron ‘Hold the Heathen Hammer High’, en realidad con cualquiera de los que se escucharon esa noche. Con un paradito Heri Joensen liderando la terna fueron cayendo temas como ‘Mare of My Nigth’ y  ‘Blood of Heroes’ de su nuevo disco, ‘Valkyrja’,  editado este mismo año. La más coreada, sin duda, ‘Tróndur i gotu’, y es que TÝR tenía mucho fan dentro de la sala. Pero quizás la que más impresionó fue ‘Sinklars Visa’ por los magníficos coros hechos tanto por los guitarras como por el bajista. A estos cortes le seguirían ‘Wings of Time’ y ‘Shadow of the Swastica’, con la que darían por terminada una actuación que, a buen seguro, a muchos no dejó indiferente.

TÝR©KristinaEspinaAparicio

Por fin, con varios grados de más en la sala de lo que nos hubiese gustado a todos, los elfos/trolls se hicieron carne. Los Finntroll salieron al escenario ataviados con sus orejas puntiagudas, todos menos el batería Samuy Ruotsalainene al que le debía molestar el atuendo con tanto sudor. Iniciaron con algo de su repertorio más novedoso. ‘Blodsvept’ sería la elegida y con ella la sala se entregó a Mathias Lillmas y sus chicos. No obstante sólo era el comienzo de una larga noche de sonidos épicos que se sucedieron sin apenas descanso. ‘Solsagan’, ‘Mordminnen’, ‘Ett fork förbannat’, ‘Drap’….. a cada cual más y mejor, como se escuchaba a gritos en la sala. Los asistentes no sólo estaban gratamente satisfechos de como se iba desarrollando la velada, sino que cada vez que Lillmas les jaleaba se venían más arriba. Lo cierto es que repasaron con ganas lo más destacado de su discografía. Circle pit y aclamaciones al dios Baco (pero de la cerveza,  hubo un poco de todo eso y algo más, en el pequeño preludio entre canción y canción Lillmas hacía alguna que otra broma al personal.  Hasta quince cortes se escucharon en la sala Caracol, donde no faltó ‘Under Bergets Rot’ y ‘Nedgang’, con los que nos trasladaban a mundos muy propios de J.R.R. Tokien, antes de regresar para finalizar con ‘Nattfödd’ y ‘Trollhammaren’.

Su arriesgada mezcla de folck-metal que mezcla variantes del ska, sumados a la caracterización de la banda, consigue que sus conciertos se conviertan en un espectáculo. Te guste o no el género, a buen seguro, un concierto suyo no te dejará indiferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.