AIRBOURNE + BLACK SPIDERS + CORRODED

Diversión a raudales

En SOLO-ROCK hemos seguido la carrera de Airbourne desde que les conocimos, en lo que ya parece lejano Kobetasonik 2008 (apenas hace un lustro), presentando su primer larga duración, ‘Runnin’ Wild’. Después en 2010 rindieron cuenta con diversas visitas a nuestro país con su segundo disco bajo el brazo, ‘No Guts. No Glory’, con una gira en salas en primavera, una memorable actuación en el Azkena Rock Festival de aquel año, y un último paso por salas de mayores aforos en diciembre. Desde entonces poco se sabía de los australianos hasta que en mayo editaron ‘Black Dog Barking’, tercer disco en el que ahondan en el estilo de rock que conocen y dominan. Tras verles en su paso este verano en el Roskilde Festival, había ganas de reencontrarse con ellos en las pequeñas distancias.

 

 

En una fría tarde otoñal, nos dirigimos a La Riviera, sala a la que se trasladó su actuación desde la inicialmente prevista sala But, para ver lo que los O’Keeffe nos venían a mostrar. Fuimos pronto porque había anunciado un triple cartel, pero entre la cola de recogida de acreditaciones más la cola de entrada a la propia sala, apenas pudimos ver los últimos dos temas de los suecos CORRODED. No podemos opinar con ese pequeño margen, pero no sonaban mal y la gente sí que pareció estar pasándoselo bien con ellos.

 

 

A quienes sí que disfrutamos en plenitud fue a los ingleses, BLACK SPIDERS. La banda de Sheffield vino a presentar los temas de los dos discos de estudio que llevan editados y hemos de decir que tienen actitud sobre el escenario y sobre todo, canciones para defender con soltura. Lo que en principio podía parecer un fastidio (todos sabemos que hay veces en los que estos packs triples no están justificados) se convirtió en todo un descubrimiento para un servidor. Dieron energía al público, interactuaron provocando la respuesta del mismo y salieron victoriosos del envite. Una mezcla de rock clásico con elementos de stoner rock muy potentes y que incluso nos dejó con ganas de más, ya que acabaron por todo lo alto con un “What Good’s a Rock Without a Roll?” arrollador.

 

 

Setlist BLACK SPIDERS: KISS Tried to Kill Me/Stay Down/Stick It to the Man/Trouble/Balls/Just Like a Woman/Teenage Knife Gang/What Good’s a Rock Without a Roll?

 

 

En esas condiciones, ya solo cabía esperar a la aparición de los australianos AIRBOURNE, que se consumó pasados cinco minutos de las diez de la noche. Tras la introducción por altavoces con la música de “Terminator II”, la menuda figura descamisada y con los pantalones rotos por las rodillas de Joel O’Keeffe compareció para decirnos que estuviéramos “Ready To Rock”, de la misma manera que arranca su última referencia de estudio. Y desde ese momento no paró quieto ni un solo instante. Apenas íbamos por la tercera canción, “Girls In Black” cuando ya se estaba dando una vuelta a caballito por toda la sala (y no fue la única), entregada sin remisión a la fuerza y energía del grupo. David Roads (guitarra) y Justin Street (bajo) no cejaron de intercambiar sus puestos sobre el escenario y detrás de ellos, Ryan O’Keeffe mantenía el ritmo de la actuación con su poderoso bombo.

 

Resultó curioso ver que seguían apostando por los temas de ‘Runnin’ Wild’ como base del concierto (seis de los doce temas que tocaron fueron de dicho disco), pero no cabe duda que sigue siendo el más fresco e inspirado de los tres que tienen en su haber. Su hard rock con reminiscencias muy claras a sus compatriotas AC/DC es tremendamente entretenido, con temas directos como “Too Much, Too Young, Too Fast” o “Diamond In The Rough”, que cuando te quieres dar cuenta se han acabado. Sabedores de ello, en ciertos momentos alargan los temas para jugar con el público o incluyen trozos de otras canciones reconocibles (como ocurre con el gran final con “Runnin’ Wild”, donde intercalan partes del “Paranoid”, “Live And Let Die” o “Dog Eat Dog”) o directamente se dan al jolgorio colectivo tocando el “oe, oe, oe, oe” en medio de “Stand Up For Rock ‘N’ Roll”.

 

Como cabía esperar, hubo rotura de latas de cerveza en la cabeza de Joel durante la última canción, y de un concierto de doce canciones, a priori corto, sacamos ochenta y cinco minutos de diversión, entretenimiento y de olvidarnos de los pesares de la vida gracias a un grupo que no ha descubierto la pólvora, pero que sabe usarla a la perfección. Esperemos que no pasen tres años para volver a saltar, gritar y sudar al ritmo de estos jóvenes “canguros”, que nos tienen encandilados.

 

 

Setlist AIRBOURNE: Ready to Rock/Too Much, Too Young, Too Fast/Girls In Black/ Diamond in the Rough/Back in the Game/Black Dog Barking/Cheap Wine & Cheaper Women/No Way But the Hard Way/Stand Up for Rock ‘N’ Roll//(bis )Live It Up/Raise the Flag/Runnin’ Wild

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.