PLACEBO

Discos mediocres y grandes directos

Es el ciclo vital de muchos artistas, de la gran mayoría, salvo leyendas, y es que en cuanto una carrera se alarga más allá de los diez años, es difícil que su creatividad nos dé una sorpresa o una alegría.

Las dos últimas entregas de Molko y los suyos son, cuando menos, y en algunos tracks siendo amables, obras menores, y quizás lo desesperanzador es que cuando no lo son, no aportan novedades

Pero el paso del tiempo también tiene sus pros, y es que hay que ver la diferencia que hay entre su directo en los comienzos y el actual, una máquina de precisión, con gran apoyo de tres músicos más, conservando además su tono intenso y dramático.

Eso sí, mr. Brian sigue teniendo esa manía de cambiar algunas melodías vocales de alguno de sus éxitos.

Era su retorno a USA seis años después, y lo hicieron en la plaza más importante en un local de aforo medio casi lleno, con una acústica casi perfecta.

Puesta en escena sobria y una primera parte centrada en “Loud like love”, con incursiones en el pasado como “For What It’s Worth”, “Twenty Years” y la vocal/melódicamente destrozada “Every You Every Me”.

Una pena, porque el directo de la banda fue espectacular, su personalidad quedó perfectamente reflejada a través de los monitores del escenario.

“Loud like love” y “Too Many Friends” ganan en directo y quedan bien integradas en un setlist, por otra parte, arriesgado.

Y es que habiendo pasado tanto tiempo desde su última visita se podría haber esperado un repertorio más popular, aunque sus feligreses salieron más que contentos.

Pero que los menos entendidos no desesperaran, en el final de la primera parte los británicos tuvieron un coro de más de 1500 personas, y es que “Song to Say Goodbye”, “Meds”, “Special K” ( momentazo del show) y “The Bitter End” dejaron a la clientela con una sonrisa en su cara, y en la de la banda, que aunque programado, salieron al bis puede que con un extra de convencimiento.

Parece que buscaban el riesgo, ya que terminar tras tal subidón versionando a Kate Bush, y con temas como “Post Blue” e “Infra-red”, y hacerlo con fuerza, pasión y éxito, está al alcance de pocos, sólo de grandes, y puede que Placebo no sean una leyenda, y que no nos vuelvan a sorprender, pero son grandes, y seguro nos lo harán pasar muy bien.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.