MICHAEL BUBLE

¡Qué vivan los clásicos!

Voy a comenzar con una conclusión, el espectáculo que proporciona este señor le gusta a cualquiera que le guste la música, si se deja el postureo guardado en casa. Soy consciente de que el perfil de lector que esté leyendo esto en principio no le interesaría ver a Michael Buble pero lo que ofrece es tan bueno y efectivo que dudo que alguien no lo disfrutara y estoy convencido que nadie lo odiaría.

También es obvio que en esta publicación tienen cabida todo tipo de músicas, pero el rollo crooner choca tanto como el anuncio de Raphael en el Sonorama, así que muchachos ruego ser mentes abiertas. Todos en algún momento hemos emulado a Frank Sinatra, hemos tarareado a Gene Kelly en sus películas y hoy en día, Robbie Williams triunfa pajarita en cuello….

Para calentar el ambiente estuvieron Naturally 7, grupo vocal de increíble habilidad, si desviabas la vista del escenario parecía que había una banda completa de instrumentistas y todo sonaba a partir de sus bocas, curioso cuanto menos… Con un  buen puñado de versiones muy conocidas entretuvieron con gusto al respetable.

El montaje es estupendo, el palacio de transformo en una sala del Bellagio u cualquier otro hotel de Las Vegas, escenario bajo, el protagonista enfundado en smoking,  sección musical digna casi de Big Band, y mucha profesionalidad.

El tío es una estrella, es simpático y tiene hasta sus momentos de “standar comedy”, con una verborrea en español con incluso momentos de humor ácido y mala leche.

Y el mérito que tiene Buble es que ha sabido llevar todo eso a la actualidad, aunque quizás en sus pocas composiciones propias se deja llevar a un estilo balada pop que no tiene nivel ni pega con el resto del setlist, sabe llevar a su cancionero temas menos habituales en este estilo pero más populares. Pero este es efectivo, el comienzo es demoledor, es el que espera ver el seguidor de Sinatra, con ese estilo, ese swing: “Fever ,Haven’t Met You Yet”, “Try a Little Tenderness”, “You Make Me Feel So Young”, “Moondance”, “Come Dance with Me”,” Feeling Good”………. Todos, y sobre todo los más veteranos de patio de butacas estaban encantados. Pero el público era de los más variados que he visto en mi vida, y para sus fans más jóvenes, aparte de reírse mucho de Justin Bieber, también tuvo repertorio, versiones más populares e incluso actuales, desde Beatles a los siempre presentes autores de “Get Lucky”…….

Y de ahí se lanzó a un escenario central y como anunció previamente, montó una fiesta, la gente se levantó de sus asientos y se fueron a ver de cerca al artista mientras saltaban y bailaban al ritmo de temas como  “Who’s Loving You”, “I Want You Back”, “To Love Somebody”, “All You Need Is Love”.

El final fue vuelta al clasicismo, a la elegancia, incluso a la improvisación cuando acepto la petición del público y el su maravillosa banda interpretaron “Me and Mrs. Jones”,  y a la emoción, sobre todo cuando se despidió con la última estrofa de “ A Song for You” sin banda, sin micrófono, sin planificación, a pleno pulmón…….Impresionante.

Casi dos horas de algo que sólo habíamos vivido algunos en las películas, un ambiente, una sensación, una música que es universal, que gusta a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.