BILL CALLAHAN + CIRCUIT DES YEUX

La elegante parsimonia del maestro Callahan

Bill Callahan es uno de mis artistas contemporáneos favoritos. Tanto en la primera parte de su carrera bajo el nombre de (Smog) como desde hace unos años bajo su nombre propio, su música es de las que te llega al alma. Aún recuerdo un precioso concierto en el Moby Dick, en la que fue su última visita como (Smog) junto a una jovencísima Joanna Newsom a los teclados, o las más recientes actuaciones en Valladolid o la sala Arena. Su reciente ‘Dream River’ era la excusa de una gira que en la capital recayó en el Teatro Nuevo Apolo, un entorno perfecto para disfrutar de los matices de su música.

 

No conecté con la propuesta de Haley Fohr, conocida como CIRCUIT DES YEUX. Música minimalista en la que voz y guitarra eran protagonistas alternos dependiendo de la canción. Y es raro porque su estilo musical no me es desagradable, pero es posible que siendo un lunes no fuera lo que esperara escuchar en esos momentos.

 

Todo lo contrario que lo que ocurrió con BILL CALLAHAN. Fue subirse al escenario el de Maryland junto a sus tres compañeros y transformar por completo lo que había sido hasta ese momento “otro día más”. Su aparente tranquilidad, su manera de mantenerse sin moverse apenas de su posición frente al micrófono y su voz, esa voz, nos hipnotizó de principio a fin. No es la música más alegre del mundo, pero tampoco la más aburrida. ‘Dream River’ fue el esqueleto elegido que articuló su actuación. De hecho sonaron siete de sus ocho canciones, algunas de ellas alargadas en directo como no se podría imaginar escuchándolas en sus versiones de estudio, con tiempo para que sus músicos también se lucieran y para que nosotros nos quedáramos con la boca abierta sin otra cosa que hacer que aplaudir cuando concluía cada tema.

 

Fue un concierto largo, rozando las dos horas, sin descansos, sin intermedios y sin bises (a pesar de que se le solicitó con insistencia), pero aún y con esas, apenas sonaron trece canciones. Pero lo cierto es que tampoco importó. Interpretaciones como las de “America!”, la versión de Percy Mayfield, “Please Send Me Someone To Love” o la abrasadora “Dress Sexy At My Funeral” del nunca suficientemente ponderado ‘Dongs Of Sevotion’ son de las que justifican de lleno la asistencia a un concierto. Y mientras levitábamos en nuestras butacas, el impasible Callahan siguió a la suyo: la guitarra y ocasionalmente la harmónica mientras que con su voz nos podría haber convencido de que el Sol gira alrededor de la Tierra. ¿Quién habría osado contradecirle? Hasta la próxima, maestro.

 

Setlist BILL CALLAHAN: The Sing/Javelin Unlanding/Small Plane/Too Many Birds/America!/One Fine Morning/Ride My Arrow/Drover/Seagull/Spring/Please Send Me Someone to Love (Percy Mayfield cover)/Dress Sexy at My Funeral/Winter Road

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.