FESTIVAL BLACK IS BACK 2014

La música negra vuelve a invadir Madrid

El Festival Black is Back, el único de la Comunidad de Madrid basado en la música soul y de raíces negras junto a “Madrid es Negro”, parece que se consolida y, teniendo en cuenta el público asistente, es más que posible que tengamos una 4º entrega. Esta nueva edición se celebró en el exterior del recinto del Matadero, un acierto por parte de la organización teniendo en cuenta el calor que pasamos el año pasado dentro de la nave 16.

Aurora & The Betrayers (132)

El concierto de Freedonia fue el primero que pude presenciar la noche del viernes 16.  La banda madrileña, compuesta por diez músicos y con un disco en el mercado, demostró solvencia y poderío escénico a partes iguales. Liderados por la cantante Maika Sitte, un auténtico torbellino y apodada “La incendiaria”, Freedonia desarrollaron  un espectáculo más que entretenido y bailongo combinando en su justa medida soul y  rhythm and blues. Una banda muy libre y autogestionaria en sus planteamientos a seguir para futuros  directos.

De la cantante británica Gizelle Smith apenas tenía referencias. Su funky-soul con aires contemporáneos y pasado por el matiz “British” (es conocida como la “Golden Girl  of Funk”) gustó al personal por su elegancia “cool” y buen hacer aunque sin ofrecer nada nuevo.

La leyenda que visitaba el  festival era, todos de pie, Mrs. Martha Reeves, una de las grandes cantantes de soul de los años 60 vía Motown, e intérprete de hits atemporales. Martha, de 72 años, salió como una auténtica estrella, embutida en dorado como cualquier burbuja de Freixenet y flor roja en el pelo, y no creo que defraudase a nadie. Su humildad y respeto al público fue máximo, facturando un show divertido, ameno y muy muy comunicativo con un respetable absolutamente entregado. Es cierto que no mantiene la garganta como en sus años mozos, tirando en exceso de los agudos, pero su elegancia, su torbellino y la esencia del soul se vieron reflejados en la interpretación de himnos, y digo bien lo de himnos, como “Nowhere to run”, “Heatwave”, “Dancing slow”, “Jimmy Mack” o “Dancin´ in the street”, además de versiones de los Jackson Five, Marvin Gaye y un cierre con popurrí de la Motown. Recalcar el buen hacer de parte de la banda nacional que acompañó a Martha en los conciertos del Festival.  La conclusión era bien clara: Danzad, danzad malditos. Y es que como dijo un señor que tenía a mi lado: LA MOTOWN ES UNA RELIGIÓN. Pues eso.

Freedonia (143)

La noche del sábado en que el Atlético de Madrid se proclamó Campeón de la Liga  2013-2014,  el primer concierto que pude contemplar fue el de AURORA & THE BETRAYERS, nuevo proyecto de la cantante Aurora García (que empezó su carrera en  Freedonia) y la 7 Pulgadas Band. Aurora, que viene pegando fuerte desde hace unos años, estuvo radiante de voz y muy sensual en movimientos, todo bajo los cánones del R&B. Pese a que el proyecto surgió el año pasado, la banda ya tiene un disco en el mercado, “Shadows go Away“, y demostró tablas para dar y tomar gracias al nivel de los músicos que forman los Betrayers, liderados por el gran Julian Maeso al Hammond. Vaticino a la banda un largo recorrido y triunfos no muy lejanos.

La leyenda del sábado era ni más ni menos que el cantante y productor Swamp Dogg, primer productor negro en plantilla de Atlantic Records. En la primera parte del show salió a cantar la madre de Swamp, Mrs. Vera Lee, entrañable dama de 92 años que encandiló con su blues sedoso y su R&B “old school”. Swamp Dogg, veáse Jerry Williams Jr.,  de 72 años, salió a escena con bastón, chándal blanco y camiseta de calaveras, toda una declaración de intenciones de quien es este señor. Un ejemplo, sus problemas de movilidad  no le impidieron bajarse a cantar entre el respetable, recorriendo todo el recinto al grito de “Hold on” de la enorme “Got to get a message to you” (tema original de los Bee Gees). El problema es que el  concierto no terminó de cuajar ni convencer al tirar en exceso de medios tiempos y reblandeciendo la fuerza de los originales, sólo rescatables por su poderío vocal y la fuerza de su gran  guitarra Larry Collins. Nada hubo musicalmente del Swamp   que combinaba por igual funk y soul con ritmos bailables e incluso psicodélicos (recomiendo la escucha de los imprescindibles “Total destruction to your mind” o “Rat on”), pero  pese a lo comentado, disfruté de lo lindo con temas como  “The world beyond” o “Synthetic world”.

Lo de Eli “Paperboy” Reed actualmente tiende a la indefinición. De convertirse en la nueva esperanza blanca del soul ha querido reciclarse en un crooner para todos los públicos, como se puede apreciar en su última obra, el anodino y falto de brillo y  chispa “Night like this”. Eso no quiere decir que su directo no siga siendo convincente y enérgico. Reed es un showman de los pies a la cabeza, pero la indefinición comentada anteriormente se aprecia más en directo, donde no sabe si contentar a su público antiguo o a  sus nuevos fans, creando un show variado  de estilos sin que ninguno de ellos termine de cuajar: del soul-rock más dinámico a la melodía pop convencional.  El problema  es que pasar en cinco minutos de intentar ser James Brown a Michael Bubble hay un trecho  que se llama credibilidad. Por eso teníamos razón todos los que decíamos hace unos años que el bueno era James Hunter.

2 pensamientos sobre “FESTIVAL BLACK IS BACK 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.