JULIÁN MAESO

Julián contra los tertulianos

No me extraña que el nuevo disco de Julián se llame One way ticket to Saturn. Si, haces bien en irte lejos, porque lo de ciertos personajes en esta ciudad invita a marcharse lejos y no volver.

Las dos últimas veces que cubrimos conciertos suyos, en Burgos y Madrid, tuvimos igual suerte, poco público y concierto de sobresaliente. Y es que Julián es uno de los mejores haciendo música de rithm and blues, entendiendo por esto música negra en sus estilos blues, soul y funk. También deseé que el siguiente concierto presentación tuviera más público, error.

Desde luego esta vez hubo casi lleno, pero el público no merecía la calidad de la banda. Y es que se llenó de tertulianos, salidos del café central o el café de la Palma o más bien del Starbucks Cofee, porque encima eran tertulianos de tercera. Increible ver mucha gente hablando de espaldas al escenario durante todo el tema para al terminar acercarse a la primera fila a aplaudir como locos. Creo que para eso es mejor no aplaudir y apreciar en silencio escuchando lo que nos brinda el maestro rindiendo sincera admiración y dejándose de parafernalias.

Pero como esto no tiene solución nos centraremos en lo musical. Sonido bastante deficiente, una lástima, porque de nuevo la banda era de lo mejor, con sus habituales Antonio Pax (Vacazul, Amparania) a la batería y Pere Mallén (Massena, Mallén trío) como siempre elegante y sutíl a la guitarra. Le acompañaba un bajista y dos mujeres a los coros. Julián como siempre rodeado de teclados, su inconfundible Hammond de madera desgastada y enseñando las “tripas” con ese sonido clásico e inconfundible y su Rhodes. Y esa gibson tuneada con la cara de Hendrix que es una maravilla.

Presentaron temas de su nuevo disco y otros de su anterior trabajo Dreams are gone. Con It’s been a hard day la gente se animó y parecía que entraba en el concierto, al menos los que ocupaban la parte central sí, pero luego al comenzar temas más lentos, bluses de entrada suave al teclado, los tertulianos se apoderaban de la situación y reventaban el concierto. Ni los intentos de algunos por mandar callar surtieron efecto. Una pena porque el nuevo disco a pesar de tener unos aires algo más funk no dejan de sonar a Maeso y tienen la misma calidad del anterior.

Para finalizar invitaron a subir al escenario a Sergi Fecé, productor de sus últimos discos y teclista y productor muchos años con Loquillo.y Trogloditas entre otras muchas cosas. Ese si que estaba animando y bien entre el público, y se marcaron uno de los mejores temas de la noche.

Esperemos que por Inglaterra y el resto de provincias que le quedan de gira le traten como se merece, muchísimo mejor. Y el 11 de junio en la Galileo, algunos tienen una segunda oportunidad, allí el público es bastante más respetuoso. Perdónales Julián, porque no saben lo que hacen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.