EASY RIDER – From the darkness

Heavy metal atípico

Easy Rider es una de esas bandas, que abundan, que aun presentando un buen producto musical, están continuamente en la cuerda floja existencial debido a los problemas económicos que impiden a sus miembros no ya vivir de la música, sino vivir en sí.

Tras una primera etapa de unos quince años, más o menos entre 1990 y 2004, publicaron cinco álbumes más o menos celebrados, que les llevó a labrarse un prestigio que a estas alturas de la película los ha convertido en una suerte de banda de culto que intenta resucitar de sus cenizas paseándose por algunos festivales que les permitan llamar la atención de From the darkness, su primer álbum en diez años.

Esta nueva apuesta por la vía profesional de esta banda madrileña se basa en la formación fija que se compone de los hermanos José A. y Javier Villanueva (bajo y guitarra respectivamente), Daniel Castellanos (guitarra), Rafael Díaz (batería, también en Barón Rojo) y el americano Ron Finn, conjunto estable desde 2001, cuatro o cinco años antes del hiato forzado por la pérdida de público.

Intentando sobreponerse a la carga económica que supone hacer viajar desde los USA a Finn (¿Jake el perro y Finn el humano?) para grabar, ensayar y actuar, amén de compatibilizar todo ello con los trabajos que dan de comer a los miembros del grupo, los muy esforzados Easy Rider presentan este álbum, con esa clara apuesta por la proyección internacional que les debería aportar la presencia del vocalista anglófono. El sonido es un heavy metal más o menos convencional, rápido y vibrante, excelente la batería de Díaz, aunque los solos de Javier Villanueva se hacen cortos. Lo más característico de esto seguramente es la voz rota de Ron Finn, que al principio no, pero que luego va entrando, porque llega muy alto, en contra de lo que parece a simple vista.

Todos los temas son de corte muy similar, con abuso de esas intros raritas de voz demoníaca y ruiditos oscuros tan noventeras, presentes en casi todos los cortes. Casi quedaría mejor la cosa sin ellas. No obstante, el sonido global de la banda está muy bien, poco modernizado en verdad, lejos de la tendencia actual del metal.

A destacar las muestras: Defiance y Lab’otomy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.