THE AFGHAN WHIGS

Los americanos pusieron patas arriba Barcelona

Si miramos atrás en el tiempo, muchos pensamos en ciertos momentos que vivir un show de The Afghan Whigs en el presente era algo por lo que hubiéramos vendido el alma al diablo durante la década pasada. Su retorno en 2012 fue una noticia más que notable en el panorama musical, lástima que haya caído por el camino Rick McCullum (guitarra original) y sólo perduren Greg Dulli (cantante, guitarra, teclados) y John Curley (bajo). De aquella reunión para el directo salió un nuevo disco, el notable ‘Do To The Beast’ con nuevos guitarristas que en directo funcionan a las mil maravillas, sobre todo el excelso Jon Skibic.
Dicho eso no sabía que esperar de su último show europeo porque a veces saber de antemano que sus actuaciones están siendo enormes es crearte demasiadas expectativas, pero la realidad es que se impuso lo que nos venían anunciando nuestros colegas del viejo continente. Vivimos un show enérgico, elegante, contagioso… uno de esos que te atrapa y no te suelta.
Greg Dulli es el que guía el camino sin dejar a nadie atrás, algo que paso desde el inicio de un concierto memorable con “Parked Outside” unido sin descanso a “Matamoros”. A partir de su tercer tema ya tiraron de clásicos “Fountains And Fairfax”, “Somethin’ Hot” o “Step Into The Light” que encajaron perfectamente con temas nuevos como “Can Rova” y “Royal Cream”.
Un público completamente entregado a un descomunal Dulli que se dio un baño de masas con las primeras filas en ciertos momentos cantando junto a sus devotos seguidores. Si no era suficiente disfrutar de sus canciones, su setlist fue impecable, nos regalaron hasta 8 versiones (o al menos ciertas partes incompletas) durante la actuación: The Doors, The Beatles, Sylvan Esso,…
Difícil es ver a una banda dándolo todo en cada momento. “I Am Fire” enlazó con el siempre tremendo subidón que causa “Gentleman” para ver cómo Dulli dejaba la guitarra y se pasaba al teclado (cosa que había ocurrido ya en algún momento de la noche) para deleitarnos con “Morning Theft” (Jeff Buckley) enlazada con “It Kills”, momento casi cumbre de la velada.
Como todo tiene un final, había que rematar para salir por la puerta grande. Imposible no rendirse ante “Summer’s Kiss”, “Teenage Wristband” (The Twilight Singers), tema enorme de otra formación de Dulli y para concluir “Across The 100th Street” (Bobby Womack) enlazada con ‘Faded’.
Pocos conciertos recuerdo tan grandes en esta sala por el sonido y la energía, junto a un público tan entregado. Son los shows que me gusta disfrutar, los que transmiten mucho más que lo meramente musical, en los que sueñas, viajas, sientes y tocas la esencia de la banda…. Una actuación que será difícil olvidar para los asistentes, y que recordaremos de ahora en adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.