DIAMOND DOGS

El rocanrol son ellos

Tres cuartos de entrada se dieron cita la semana pasada en la sala El Sol de Madrid para recibir a esos guardianes del rock and roll que son los Diamond Dogs, banda sueca liderada por el incombustible Sulo Larksson volcada desde agosto en presentar el que es su octavo disco de estudio (a los que habría que añadir, además, dos EP), Quitters and complainers, el primero tras el fallecimiento el año pasado de su gran amigo (y saxofonista del grupo) Mats Gunnarson, “Magic”. “Nunca volveremos a tener otro saxofonista”, ha declarado el cantante que, no obstante, no descarta recurrir a la sección de vientos en el futuro.

DSC_0149

Sin el saxofón de Magic, pues, se subió el quinteto a las tablas madrileñas para desgranar los temas de su recién publicado trabajo que, por cierto, incluye en su versión física un disco extra con un concierto completo de la banda en el Kafé Antzokia de Bilbao.

El primer tema en sonar fue Stop barking up the wrong tree, perteneciente a su recién publicado último disco y, a partir de ahí, hora y media en la que las nuevas canciones se fueron enlazando con los temas más recordados de sus ya más de veinte años de carrera. Hubo tiempo para escuchar Goodbye, miss Jill, Honked! (la canción que da título a su fantástico primer álbum) o hasta cuatro temas, dos de ellos en los bises, de Too much is always better than not enough, su disco anterior (publicado en 2012) y uno de los más celebrados.

De sostener la voz de Sulo y construir el rocanrol canónico que ofrecen los Diamond Dogs se encarga Lars Karlsson, lugarteniente del líder y guitarrista excepcional al que le basta una mirada para dirigir al resto de componentes de la banda. Le acompañan Henrik Widén, sensacional a los teclados, Martin Tronsson al bajo y Johannes Nordell a la batería. Un combo que funciona como el mecanismo de un reloj y que consiguió hacer sonar la sala El Sol como pocas veces, llenando cada rincón de acordes sólidos y melodías originales. El público no tardó en entregarse a la propuesta sueca y, con espacio para ello, ponerse a bailar.

NOTA: los aficionados españoles tendremos pronto otra oportunidad de ver a Sulo Karlsson, en esta ocasión con The Crunch, proyecto paralelo con el que actuará en cinco ciudades de nuestro país entre los días 21 y 25 del próximo octubre empezando, precisamente, por la capital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.