DAVE MATTHEWS BAND

Dave Matthews se reivindica en Madrid

Mi memoria es la protagonista del comienzo del evento. Ella quiso hacerme ver que ya había visto a la Dave Matthews Band en Madrid teloneando a Robert Plant y Jimmy Page, pero yo no la hacía caso. 1995 reza en la entrada, ya ha llovido, pero no pone nada de la banda acompañante. Cuando el lunes Dave Matthews dijo que hacía veinte años que no pisaba el foro, mi memoria me pellizcó susurrándome que ella tenía razón y yo era un olvidadizo. Pues sí, sería la segunda vez, pero le tuve que recordar a mi memoria que de la primera vez no me acuerdo.

El País llamó a su crónica del evento “El famoso cantante que casi nadie conoce”, muy acertada visión de la realidad aunque yo hubiese concluido con “casi nadie conoce en España”. Y es que el sudafricano es toda una celebridad en los USA, revienta estadios y multiventas, pero con poca relevancia en la piel de toro y parte de Europa. Ese reflejo se pudo apreciar en la desangelada entrada que presentaba la pista del Barclaycard Center (lo que llaman The Ring). La sociología del lugar daba mas pistas: norteamericanos e ingleses gritones y achispados, burguesía madrileña y poco público rockero. Y es que la música de la banda de Virginia es difícil de catalogar, algo además excesivamente irrelevante y feo. Sonido basado en la tradición norteamericana, desde el rock al soul pasando por el funky y el jazz, de amplios desarrollos (véase unos Steely Dan o Blues Traveller) sostenida por una banda descomunal compuesta actualmente por el violinista Boyd Tinsley, el batería Carter Beauford, el bajista Stefan Lessard, el saxofonista Jeff Coffin, el trompetista Rashawn Ross y el guitarra Tim Reynolds.

Dave_Matthews_Band_03La nueva gira de la Dave Matthews Band se anunciaba con la interpretación de dos sets distintos, una parte acústica y otra eléctrica, pero el bueno de Dave decidió que iban a hacer un solo set eléctrico sin parones ni leches, no sé si motivados por el cansancio del concierto lisboeta del día anterior o por la pobre entrada. Pero lo cierto es que el cansancio apenas se percibió y el concierto fue de casi tres horas sin interludios, del tirón. Arrancó el show Dave en solitario al piano, muy motivado y con ganas de agradar, con la bonita “Death on the High Seas“ y, primera sorpresa, “A Whiter Shade of Pale”, el clásico de Procol Harum. La banda salió para lanzarse con “One sweet world” y “You Might Die Trying”, metiéndose al público rápidamente en el bolsillo por el buen sonido y el cálido ambiente creado. Estaba claro que era una noche para disfrutar y muchos disfrutamos de lo lindo (un pero, las imágenes que proyectaban las pantallas de video parecían videos educativos sacados del National Geographic mas que acompañamientos visuales de los temas).

Muchos elementos a resaltar del cancionero (22 temas en total), como las juguetonas “When the World Ends” o” Rhyme & Reason”, las poperas “Space between” o “Mercy” y la bailonga funk “Anyone seen the bridge”, pero yo destacaría tres interpretaciones sublimes por su complejidad, su melodías serpenteantes y sus crescendos envolventes: “#41”,   “Don’t Drink the Water” y la mastodóntica “Two step” para el bis final.

Si viene dentro de otros veinte años Sr. Matthews, no dude de que iremos a verle, aunque sea con bastón. Y mi memoria y yo nos acordaremos de aquella segunda vez.

Puedes ver las fotografías del concierto en el siguiente video.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.