THE PARSON RED HEADS + DOUG PAISLEY

El comienzo de una gran amistad

Una de esas noches tontas de agosto, sonó en “El Paso” de Manolo Calderón el tema “Christine” de The Parson Red Heads. He de reconocer que hasta entonces no tenía la más remota idea de la existencia de este maravilloso cuarteto de Portland pero algo me dijo que detrás de esas preciosas melodías vocales se escondía mucho talento compositivo. Efectivamente, gracias al recopilatorio “In a Hazy Dream: Retrospective (2004-2014)”, editado por You are the cosmos, se confirmaron mis sospechas y pude comprobar de primera mano que esta banda “viejoven” tenía puñados de buenas canciones para repartir. Era obligatorio refrendar esta buena noticia asistiendo a su concierto.

Empezó la noche el canadiense Doug Paisley. Con la única compañía de su guitarra acústica, fue desgranando su repertorio melancólico no exento de buen gusto ante una audiencia absolutamente sumida en el silencio. Ciertamente, el talento compositivo de Paisley no quedó evidenciado (del todo) hasta que le acompañaron en última instancia The Parson Red Heads para tocar dos temas, entre ellos el temazo “No one but you”. A partir de ahí quedó bien claro que la noche iba a ir de melodías preciosas e incontestables.

Y efectivamente así fue. The Parson Red Heads es de esas bandas que parecen perfectas, en ellas todo encaja. Más allá del matrimonio formado por Evan Brey y Bette Marie Brey, cantante y batería respectivamente, los americanos parecen una familia y, en realidad suenan a eso. Con la tranquilidad que otorga el saber hacer, fueron exponiendo un envidiable repertorio que arrancó múltiples alabanzas entre el respetable.

Y es que hay que recordar que esta banda tiene 10 discos a sus espaldas y que su catálogo de melodías es obscenamente bueno. Es cierto que guardan en su ADN restos de Big Star, con quien se les compara la mayoría de las veces, pero también evidencian una elegancia compositiva que no deja de recordar a los mejores Jayhawks. Temas como “Every mile” o “Peace in the valle” son un claro ejemplo.

La canción que ha alegrado mi verano y seguramente el de muchos otros, “Christine”, no sonó pero ni falta que hizo, la verdad, ya que en su lugar sonaron, por poner un ejemplo, “Punctual as usual” o “Seven years ago”, dos temas que funcionan como un reloj suizo. Para finalizar, se despidieron con una deliciosa versión del tema Surfer Girl de los Beach Boys.

No sería extraño que estuviésemos ante el comienzo de una gran amistad entre los americanos y la audiencia española. Ojalá. Grandísimo descubrimiento The Parson Red Heads.

Gracias, Manolo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.