NENEH CHERRY + LE PARODY

¡Gran concierto!

Neneh Cherry cerró el festival Heritage SON Estrella Galicia que se ha celebrado en muchas ciudades y escenarios en 2015, y que ha presentado un cartel muy variado e interesante. Ella se convirtió en una estupenda elección. Su penúltimo trabajo en solitario fue hace 18 años, pero en 2014 sacó “Blank Project”, y ya está de vuelta a los escenarios. Mientras tanto, ha hecho colaboraciones con otros artistas y se ha dedicado a su familia.

Le Parody_07

Abrió el concierto Le Parody, es decir, Sole Parody ella sola con sus pedales, sintetizadores y ukelele. La verdad, es que resultó un buen complemento a lo que vendría después. Sus canciones, a veces un tanto oscuras, con base electrónica y cruce de influencias españolas y orientales, hablan de amor, viajes y memorias. Muy sencillo todo, y muy personal. Se agradecen siempre propuestas musicales que se aparten de los caminos más trillados y apuesten por ambientes y melodías nuevas.

Neneh Cherry vino acompañada tan sólo por una batería y por sintetizadores. No parece mucho, pero ella dio una muestra asombrosa de voz para regalarnos un directo estupendo. La mezcla de pop, jazz, dance y hip-hop la domina con tanta soltura que no se hacía raro pasar de un registro a otro casi sin darnos cuenta. La base rítmica de la batería aportaba unos ritmos muy hipnóticos, lentos que subían de intensidad, de pronto se detenían y volvían a surgir al compás de la voz. Mientras tanto, los sintetizadores la flanqueaban dando todo el calor que necesitaba. Esa mezcla de crudeza y delicadeza es característica en la voz de Neneh Cherry, que se mueve entre el soul y la electrónica como pez en el agua. La sencillez y los ritmos primarios fueron dominantes en todo el concierto, fusionando estilos con gran naturalidad. Un ejemplo donde mejor se puede apreciar es en “Everything”.

Neneh Cherry_04

Además, la puesta en escena fue muy simple, pero efectiva. Sobre una pantalla blanca se proyectaban imágenes, muchas de ellas del concierto, y las luces la envolvían en rojo y azul. Azul suave y movimiento, rojo y luces fuertes, rojo suave y luces brillantes, luces moviéndose y luces sin moverse, etc. Ella bailaba por todo el escenario y transmitía unas terribles ganas de seguirla.

Comenzó con “Spit 3 times” de su último álbum. Le siguió precisamente “Blank Project” (la que da título al disco), “Weitghless” y otras más, así que hizo una buena presentación del último disco, que suena muy personal, incluso arriesgado con su estilo simple y emocional. De los más clásicos, sonaron “Woman” o “Manchild”.

Apenas dijo “muchas gracias” en castellano (y pensar que estuvo viviendo ¡6 años en España!), aunque sí que se dirigió bastante al público para presentar algunas canciones. Tampoco dejó de sonreír y de moverse al ritmo que le dictaba su propia música. Al final del concierto, se apretó la melena negra con un pañuelo, al estilo africano. Y ahí fue cuando le dio paso a los ritmos más raperos terminando con “Buffalo stance”. No tocó la de “7 seconds”, pero no importa. Estuvo fantástica.

Podéis ver las fotografías del concierto en el video:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.