AN EVENING WITH MACHINE HEAD

25 años sintetizados en 135 minutos

Como me perdí su última visita tenía mono de MACHINE HEAD. Y si encima anuncian una gira en la que ellos son los únicos protagonistas con un repertorio más extenso de lo habitual, mejor que mejor. Una pena que una vez más no dejaran que los reporteros gráficos inmortalizaran el arranque del concierto, pero como diría el otro: “Ellos se lo pierden”.

Quince minutos más tarde de la hora prevista y con tres cuartas partes de la sala completas, tras acabar de sonar por los altavoces “Diary of a Madman” de Ozzy Osbourne comparecieron Robb Flynn (voz y guitarra), Phil Demmel (guitarra), Dave McClain (batería) y el “new kid” Jared MacEachern (bajo). En es el escenario destacaba la presencia escénica de la batería elevada y con lonas con su logotipo cubriendo los amplificadores.

“Imperium” fue la elegida para arrancar las dos horas y cuarto de actuación, en las que nos resumieron su cuarto de siglo de historia a través de dieciocho temas, con sus ocho discos de estudio representados en el repertorio. Mucha gente pensó que la actuación podría resultar algo pesada, por no estar acostumbrados a ir más allá de los cien minutos, pero la banda jugó con pequeños parones e incluso un par de solos (de Phil y de Dave) que ayudaron a poder descansar y coger fuerzas.

En la primera hora se centraron en la segunda mitad de su carrera (sus últimos cuatro discos) aunque fueron introduciendo pequeñas joyas como “From This Day”, “Ten Ton Hammer” o “Bulldozer”. Robb estuvo simpático y dicharachero, como queriendo olvidar su reciente polémica tras el inaceptable comportamiento de Phil Anselmo sobre el que se posicionó abiertamente en contra, y se mostró agradecido por tener en frente suya a tantos seguidores del grupo, nuevos y antiguos, coreando todos sus temas.

El punto de inflexión hacia una mayor comunión con el grupo vino de la mano del ineludible “Davidian” tras el que se retiraron unos minutos antes de regresar con fuerza para atacar la recta final de la velada con seis temas espectaculares, de esos que no deben faltar en ninguna actuación del grupo californiano, al que le ha sentado muy bien la sustitución de su bajista fundador Adam Duce por Jared MacEachern, que estuvo muy activo en su lateral, supliendo la actitud un poco más fría de Phil Demmel (luego supimos que el seis cuerdas estaba renqueante por problemas de salud).

Si me tengo que quedar con un tema que definiera la noche, este sería “Aesthetics of Hate”, brutal y sin compasión, aunque supongo que si preguntas a la gente se quedarían con esa también irresistible dupla final conformada por “Old” y “Halo”. En cualquier caso una gran noche (ojo, no sobresaliente, pero sí de notable alto) y que refuerza mi idea de que bandas con este bagaje de discos de estudio, no se pueden limitar a hora y media pelada y que deben ir más allá, sobre todo visto los precios que tienen los conciertos hoy en día.

Setlist: Imperium/Beautiful Mourning/Now We Die/Bite the Bullet/Locust/From This Day/Ten Ton Hammer/This Is the End/Phil Harmonic Solo/Darkness Within/Dave McClain Drum Solo/Bulldozer/Killers & Kings/Davidian/Descend the Shades of Night/Now I Lay Thee Down/Aesthetics of Hate/Game Over/Old/Halo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.