DIRKSCHNEIDER + ANVIL + PALACE

Fiabilidad alemana

Nunca fui el seguir más acérrimo de Accept, he de reconocer que el “metal alemán” se me quedó un poco lejos en mi época formativo de mi gusto por la música más cañera, pero la posibilidad de ver a su legendario vocalista Udo Dirkschneider interpretar todos sus grandes himnos por última vez en directo, me llevó de camino a La Riviera para la segunda de las jornadas del Madness In The Veins II, que organizó la promotora Madness Live!.

Quizás por este mismo motivo expuesto con anterioridad, apenas conocía al grupo encargado de arrancar la velada, los alemanes PALACE. Veteranos, con siete discos en su haber, pero sin alcanzar reconocimiento más allá de sus fronteras, lidiaron con la difícil tarea de calentar a una sala donde todavía no había llegado el grueso del público. No sonaron mal, pero tampoco destacaron especialmente. Media hora para ofrecer seis temas que completaron una actuación correcta.

Setlist PALACE: Rot in Hell/Iron Horde/Between Heaven and Hell/Dark Prophecies/The Healer/Machine Evolution.

ANVIL sí que más conocidos, aunque no muy habituales por estos lares. Los canadienses recuperaron cierto prestigio tras la edición del documental ‘Anvil! The Story of Anvil’ en 2008. Casi cuatro décadas a sus espaldas y unos cuantos temas realmente destacados. El trío capitaneado por Steve “Lips” Kudlow salió a darlo todo, pero la gente no terminó de conectar con ellos. Quizás lo más interesante fue el solo de batería de Robb Reiner. Con eso está dicho todo. En cualquier caso oír temas como “666”, “Oooh Baby” o “Metal on Metal” nunca está de más.

Setlist ANVIL: March of the Crabs/666/Oooh Baby/Badass Rock ‘n’ Roll/Winged Assassins/Free as the Wind/Daggers and Rum/Mothra/Swing Thing/Die For a Lie/Metal on Metal.

El plato fuerte no se hizo de rogar y DIRKSCHNEIDER saltaron con la música del “Just A Gigolo” de Louis Prima. La figura de Udo es inconfundible y su voz también. Con “Living for Tonite” se iniciaron las hostilidades que nos llevaron a dos horas por la historia del heavy metal europeo de comienzos de los años ochenta. Y es que el repertorio centrado en los seis discos que editaron Accept entre 1980 y 1986 lo que nos demostró es que su legado está bien vigente. Y aunque el otrora grupo de Udo está viviendo una segunda juventud de la mano de su vocalista Mark Tornillo, en la noche se palpó una especie de reconocimiento por parte de su legión de viejos seguidores.

La banda que le acompaña, con su propio hijo Sven a la batería, funcionó a la perfección. De hecho creo que la juventud de sus dos guitarras ha rejuvenecido a Udo y así pudo dejarnos veinticuatro temas, muchos de ellos auténticos himnos como “Midnight Mover”, “Princess of the Dawn”, “Midnight Highway” o “Screaming for a Love-bite”. Pero como en casi cualquier buen concierto nostálgico que se precie, se guardaron varias de las mejores balas para el final.

Imposible no alzar los puños y mover la cabeza con “I’m a Rebel”, “Fast as a Shark” y “Balls to the Wall”, los mejores quince minutos de la noche para el que suscribe estas líneas. Si el señor Dirkschneider quiere dejar atrás su pasado, esta gira ha resultado el colofón perfecto. Notable alto.

Setlist DIRKSCHNEIDER: Starlight/Living for Tonite/Flash Rockin’ Man/London Leatherboys/Midnight Mover/Breaker/Head Over Heels/Neon Nights/Princess of the Dawn/Winterdreams/Restless and Wild/Son of a Bitch/Up to the Limit/Wrong Is Right/Midnight Highway/Screaming for a Love-Bite/Monsterman/T.V. War/Losers and Winners// (bis) Metal Heart/I’m a Rebel/Fast as a Shark/Balls to the Wall/Burning.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.