MALCOLM HOLCOMBE + JARED TYLER

¡Emocionante!

MALCOLM HOLCOMBE_02Malcolm Holcombe es un auténtico músico errante. Digo auténtico simplemente porque es real. Él es así, así ha vivido y así canta. Supongo que su estilo se puede definir como una mezcla entre country, folk y blues. Se podría hablar de músico maldito, pero esa idea está muy gastada en ejemplos que sólo sirven para hacer titulares y que casi siempre son falsos. ¿Tom Waits es un perdedor o un maldito? Así se le ha etiquetado, pero parece difícil creerlo.

Por otra parte, sí se puede hacer esta comparación entre estos dos músicos, en el estilo tan desgarrado de la voz y las canciones. A Malcolm no es difícil imaginarlo como un músico vagabundo que cuando se le acaba el dinero se sube a un tren cualquiera con su guitarra, va haciendo paradas y toca en garitos pequeños, ante un público tan perdido como él, un puñado de canciones propias y muy vividas. Ese músico lleva muchos años así y ya no queda el más leve rastro de glamour. Sabemos que ahora no es así, que Malcolm está de gira por España y Europa, que ha sacado unos discos estupendos estos últimos años, que mucha gente le quiere y le admira, pero es que imaginar es gratis.

JARED TYLER_03Le acompaña Jared Tyler que ha colaborado con Malcolm desde hace más de tres décadas en discos y actuaciones. Primero toca Jared, tan sólo con la guitarra, dando una buena muestra de lo buen trovador que es, como cantante y compositor. Lo malo es que luego todo esto queda un tanto olvidado, cuando entra Malcolm en escena, Jared le cede el asiento y se queda con él, tocando ahora la steel y acompañando las voces en algunos temas. Sin duda, un buen complemento para el concierto el de este músico de voz vibrante.

Enseguida empiezan a sonar unas canciones traídas de muy lejos, pero que nos tocan muy cerca. La dolorosa voz de Malcolm no hace trampas, está muy gastada. Al verle se pasa por alto lo buen guitarrista que es, y lo digo porque simplemente saca de unos pocos acordes todo el sentimiento que necesitan esas letras, en muchas ocasiones demasiado tristes como para sonreír cuando finaliza la actuación. Aplaudes, pero estás un tanto conmocionado. Es algo muy especial lo que estás viendo, pero se ha hecho un nudo en el estómago que aún hay que digerir.

Es todo tan sencillo que parece fácil. Un concierto de naturaleza íntima de música acústica en solitario. El caso es que todo el público ha quedado conmovido por el sonido y las historias de los Apalaches que nos trae Malcolm. La verdad se cuela en las emociones. En este caso, la esperanza es amarga, pero sigue habiendo esperanza. O como dice Jared: “la música es amor y yo amo la música”.

Podéis ver las fotografías del concierto en el siguiente video de nuestro canal Youtube:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.