HAREM SCAREM – Live at the Phoenix

Una banda que merecía más

La banda canadiense Harem Scarem tuvo más o menos su momento en los primeros noventa, con una serie de álbumes que no les dieron para alcanzar un estrellato rutilante, pero que revisitados ahora no estaban mal. Abandonaron el proyecto en 2008, tras doce discos publicados y veinte años de trayectoria, pero pasando un hiato de un lustro, revivieron a la criatura regrabando su mejor éxito (Mood swings de 1993, publicado como Mood swings II veinte años después), lo que animó al cuarteto a volver a la carga con Thirteen en 2014, como su nombre indica, el decimotercer álbum de estudio, tras el que vino la consabida gira de revival total, documento de la cual es este doble disco en directo, grabado en la sala Phoenix de Toronto, su patria chica. Profetas en su tierra, por fin.

El disco está francamente bien, con una selección excelente de sus mejores galas musicales, y la banda luce como si no hubiera pasado el tiempo por ellos, realizando un hard rock melódico de bonitos estribillos, solos cómodos y agradables, y sobre todo, los muchos temas de medio tiempo y power ballads que fueron siempre su especialidad. La voz de Harry Hess, también a cargo de los teclados y guitarras rítmicas, está quasi perfecta, y la guitarra solista de Pete Lesperance mola mazo. Por lo demás, la reincorporación de Darren Smith, miembro fundador presente en la banda hasta 2000, en la batería, es un éxito, y el de momento comparsa Stan Miczek en el bajo cumple con creces.

Los temas del repertorio de Harem Scarem son sencillos y regulares, poco dados a viruosismos complejos, pero sí se dejan escuchar muy bien, desde la apertura Garden of Eden hasta el cierre No justice, pasando por Change comes around o la instrumental Mandy. Pues está muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.