PAJARO

Con las plumas como escarpias

Muchas horas de vuelo son las que acumula en sus alas este Pájaro, con las plumas curtidas en mil escenarios junto a grandes maestros, figuras cuyo talento se veía magnificado por este secundario de lujo, hasta que hace unos años este músico inquieto decidió que era el momento de desplegar las alas al viento y volar libre, a su propio son. Se fue construyendo su nido con todas esas influencias sonoras que desde su infancia había ido absorbiendo para tejer un sonido personal en el que se aprecian ecos de películas antiguas y plazas de barrio, de procesiones y tabernas, del sol y del mar, del viento y del desierto. Maestro en destilar melodías fronterizas y arrabaleras, en su música se funden las saetas y el spaghetti western, el surf y la canción italiana, el tango y el jazz gitano, de una manera tan natural y tan brillante que de inmediato te alcanza, que se te pega y te atrapa.

517_PAJARO_EL_SOL

Ya lo demostró con su primer álbum, “Santa Leone” (2012), y lo reafirma en este segundo trabajo, de nombre rotundo y categórico: “He matado al Ángel“. Y si el disco está a la altura, de su directo qué os podemos decir… Acompañado por sus compinches habituales – a los que se sumarían durante la noche algunos de los colaboradores en la grabación – nos vino a contar, y a cantar, sus sencillas historias desde la cercanía, cara a cara, mirándonos a los ojos. Meciéndonos plácidamente en los cálidos y reverberantes acordes de una soleado atardecer o sacudiéndonos sin piedad entre una tormenta eléctrica de boogie y blues, este Pájaro no sólo levanta su majestuoso vuelo sino que además te arrastra a volar con él. Es más, hasta consigue que te empiecen a brotar sus mismas plumas, y no puedes evitar que te las ponga como escarpias.

438_PAJARO_EL_SOL

Porque Pájaro te transmite su mensaje desde el alma y lo hace llegar hasta lo más hondo, mezclando inglés, castellano, italiano y, por encima de todo, el idioma más universal: la música. Además de su arte, su genio y su gracia, su voz y su guitarra no están solas: a ellas se suman otras dos guitarras, las de los fantásticos Raúl Fernández y Paco Lamato, más la formidable base rítmica que ponen Pepe Frías y Roque Torralvabajo y batería, respectivamente. Y si a eso añadimos la fabulosa sección de vientos que suena en el disco a cargo de Los Saxos del Averno, y la magia y la energía que aporta Julián Maeso a los teclados, llegamos al final de la fiesta con un total de once músicos montando un jaleo más que importante sobre el escenario. Como para saltársele a uno las lágrimas – literalmente, puedo jurarlo: gente había en primera fila que lloró de la emoción.

No se puede decir más. No se puede pedir más.

Podéis ver las fotografías del concierto en el siguiente video de nuestro canal de Youtube:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.