RODRIGO Y GABRIELA

Cuando se junta la excelencia con la originalidad

Rodrigo y Gabriela (95)Tras una ya lejana primera visita allá por 2011, Rodrigo y Gabriela volvieron a visitar nuestro país en una gira con la que, sin nuevo disco que defender, están aprovechando para visitar lugares poco transitados en su, por otra parte, muy ajetreada agenda internacional.

Abrió la sesión Virginia Rodrigo. Baterista (y, desde hace tiempo, multiinstrumentista) madrileña que, tras colaborar con diversos grupos, lucha por abrirse camino en la escena capitalina como protagonista de PercuAutora, su primer disco. Una ecléctica y rítmica suerte de canciones centradas en lo femenino (con un poco de ironía, otro poco de humor y algo maś de sexo) cuyo máximo exponente hasta el momento muy probablemente sea Hipersexualidad, single de este primer trabajo:  “Tu me follas, yo te follo, méteme un muslo de pollo”. Una actuación un punto desconcertante, para qué negarlo, como paso previo al contrastado virtuosismo de los cabezas de cartel que, a fin de cuentas, era lo que uno había venido a escuchar.

A las nueve y media, sin disco que presentar entre manos, sin lista de canciones a la que ceñirse y sin más decorado que un puñado de focos y una pantalla en la que se proyectaba las imágenes que obtenían dos microcámaras instaladas en los mástiles de sus guitarras saltaron a la palestra los mexicanos Rodrigo y Gabriela. Poco más necesita quien puede expresarlo todo, y más, con su instrumento.

Rodrigo y Gabriela (43)Los designios del rock son inexcrutables. Solo así se explica la historia de esta pareja que, cansada de las limitaciones (imaginamos que en no pocas ocasiones autoimpuestas) de las escena metalera de sus ciudad, decidió marcharse a Irlanda, aparcar los pedales y la electricidad y embarcarse en una historia fascinante que les llevó, tras unos primeros años más dubitativos en lo compositivo como brillantes ejecutores de clásicos del metal (muy especialmente Metallica), a alcanzar la excelencia interpretativa y la originalidad más sorprendentes extrayendo de sus guitarras sonoridades y ritmos que solo un oyente de sus directos (y aún así a veces resulta difícil) puede creer.

Hubo tiempo, porque la cabra tira al monte, de disfrutar de un par de clásicos heavy, de Metallica y, tal vez, perdonen mi ignorancia en la materia, Megadeth (“y al que no le guste el metal que se aguante”, espetó un Rodrigo bien seguro de que, si lo interpretan sus manos, escucharíamos hasta reggeaton) como también hubo tiempo de quedarnos a solas con Gabriela (no redundaré en la hipérbole), de escuchar un par de temas inéditos en los que están trabajando y del “momento karaoke” con dos grandísimas adaptaciones de Otherside, de los Red Hot Chili Peppers, y Creep, de Radiohead.

Prometieron volver el año que viene, ya con nuevo disco entre las manos, y les aseguro a ustedes que en Solo Rock no nos vamos a olvidar de la promesa. Memorable.

Podéis ver las fotos del concierto en el siguiente video de nuestro canal Youtube:

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.