MIKE FARRIS

El alma en la voz

La fuerza incuestionable de Mike Farris está en la poderosa voz que llega a las entrañas de quien le escucha, especialmente en vivo. Su último trabajo “Shine for all the people” fue premiado con un Grammy, y refleja lo que ha experimentado Farris en su vida, una evolución como persona y artista, como superviviente. Canciones originales y clásicas, con muchas referencias bíblicas y desarrollos muy espirituales, muestran la posición evangélica donde se encuentra Mike Farris.

Se puede hablar de blues, rock, soul y góspel, pero es definitiva música con mucho sentimiento, con poder de sanación. Su premisa es que la música es para otras personas, no para el artista. Su objetivo son las personas que sufren, los que están solos y los derrotados. Su mensaje es la redención a través de la música, creo que él la define como “una brújula para aquéllos que han perdido su camino”.

Mike Farris_08

Conmovedor, pero supongo que todo esto hay a quién le atrae y también a quién les espanta un poco los iluminados que cambian su vida y desde entonces se la dedican a alabar a Dios. De cualquier forma, esas canciones son para sentirlas en vivo, nada que ver con cualquier grabación, lo aseguro. Lo único malo es que la gente pueda pensar que Mike Farris es sólo un magnífico cantante de directos.

La voz de Mike Farris es increíble, pero también lo es la banda le respalda en las actuaciones. Vino acompañado por la Roseland Rhythm Revue para repasar su carrera y ofrecer un montón de versiones. El concierto se dividió en dos partes, cada una de setenta minutos de duración con un descanso de veinte minutos, todo muy puntual. No se puede hablar de dos partes diferenciadas del concierto, en realidad la división es simplemente por la pausa, no por el concepto de la actuación. La banda es más escueta de lo que podría ser y creo que si se añadiera una sección de viento para apoyar el sonido más funky sería tremenda. En realidad es de composición clásica: batería, guitarra y bajo, todos situados al fondo, el piano en uno de los laterales y en el otro lateral las dos chicas. Y Mike Farris moviéndose por todas partes, a veces con guitarra, a veces sólo con el micrófono, dominando todo el escenario y animando al público.

Mike Farris_04

Comenzó con “Precious lord take may hand” con mucha intensidad, y en seguida llegó otra versión muy aplaudida “25 miles to go”. Una de las coristas se lució con “I never loved a man”, mientras que casi llegando al final de la primera parte, hubo un recuerdo para Prince con “Purple rain” y lo cierto es que la canción sonó fantástica.

Después del intermedio apareció en acústico y sentado en una silla Mike Farris con unos cuantos temas, antes de que regrese la banda y no dejen de subir la intensidad hasta el último aliento del segundo bis. Con pocos acordes introdujo “Knocking on havens door” que se fundió con Marley. Otro tanto ocurrió con “Stand by me”, aún más coreada. Para la segunda corista dejó “Proud Mary” y ésta se desató. También hubo un recuerdo para la banda de Stevie Ray Vaughan, Touble Double. En los bises “Everyday People” y cerró con “Hold on I’m coming” en plan apoteosis, con todos los instrumentos y las coristas a todo gas, y él cantando como un poseído, que tiene la misión de llevar su música al público allí congregado.

Podéis ver las fotografías del concierto en el siguiente video de nuestro canal Youtube:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.