THE CURE + THE TWILIGHT SAD

…Y se hizo la oscuridad

El día acompañaba, lluvia y frío que todavía no nos ha abandonado, seguramente lo haga cuando The Cure dejen España. Muy esperados y con un lleno a rebosar, se presentaba una nueva gira con la incógnita en el repertorio, ya que si algo caracteriza esta gira es por las sorpresas y diferencias entre un concierto y otro.

the-cure-6Casi tres horas de concierto donde al menos interpretan todos los días la mitad de temas que podríamos considerar “grandes éxitos” de todas sus épocas. El regalo, aunque no muchos lo quieran ver así, es el resto donde juegan con canciones no tan conocidas y habituales en sus directos pero no por ello dejan de ser interesantes. Todo ello acompañado de un juego de luces y sonido muy buenos, no así las audiovisuales, que se las podían haber trabajado un poco más.

La banda la componen Reeves Gabrels, guitarrista de reciente incorporación y que en cuánto que le dejan sabe arrancar solos un tanto “metaleros”, muy estático pero se le nota con mucho oficio. Roger O’Donell a los teclados, con idas y venidas en el grupo, estuvo en un segundo plano y quizás de todos los instrumentos fue el que se mantuvo más apagado, a pesar de su importancia en los efectos de muchos temas, sobre todo los que en disco utilizan metales.

Simon Gallup, al bajo, el más movido, no mejor dicho, el único del grupo que se mueve, y el único que no lleva cable. Subiéndose constantemente a los monitores y con un aspecto más propio de The Clash que de los Cure (en concreto un híbrido entre Paul Simonon y Mick Jones) y a la batería un Jason Cooper que a lo tonto lleva veinte años en la banda y que demostró que con la velocidad en los brazos propia del conejito de Duracell, se pueden reproducir los ritmos de los temas de la primera etapa del grupo sin desfallecer, con la salvedad de que antes usaban cajas de ritmos en vez de humanos aporreando con las baquetas.

the-cure-2Y llegamos a Robert Smith, que continúa siendo único e irrepetible. Tímido pero amable, se dirigió pocas veces al público, para decir Gracias en castellano, a veces en inglés, presentar  It Can Never Be the Same, y poco más. La voz, pues a pesar de lo que dicen los medios escritos pagados por los partidos políticos de turno, no estuvo muy fina. Se le notaba ronco cuando se dirigía al público y a lo largo del concierto fue bajando enteros. Quizás estaba algo tocado de la garganta, es lo que tiene estar siempre en ambientes lluviosos, y muestra de ello fue que casi al final The Walk o Play for today fuera cantados una octava más bajo de lo habitual. Y el fin de fiesta con Why can’t I be you? fue más coreada por el público que otra cosa. Por cierto se agradece terminar con un final feliz, porque hubo momentos muy muy oscuros. Pero en general bastante bien, sigue siendo uno de los cantantes con la voz más característica y que más transmite del panorama musical.

the-cure-5Lo de los Cure es un trabajo de constancia y machaqueo, poco a poco van dejando caer temas con esa languidez y oscuridad que les caracteriza, de vez en cuando aparece algún tema más movido, como Just Like Heaven, para que el personal no se vaya llorando por los rincones. Mención especial a un trio genial donde demostraron que cuando se ponen oscuros, salvo Bauhaus, pueden ser únicos, así llegaron From the Edge of the Deep Green Sea, con una interpretación magistral, One Hundred Years, para mí el tema que mejor refleja el estilo de The Cure y End, donde el volumen del bajo subió y le dio a esa parte del concierto un ambiente muy siniestro. Una primera parte de los bises con It Can Never Be the Same y Burn, más guitarreros y demostrando que también saben hacer rock clásico, para dar paso a la traca final con regalos como Play for today o Three imaginary boys. El tercer bis simplemente para rendirse.

the-cure-8Solo nos quedan ciertas dudas, una, más que una duda un deseo, ¿serán capaces de hacer una gira dentro de cuatro años tocando exclusivamente los temas de los discos de la trilogía oscura, Seventeen seconds cumple cuarenta años en 2020?

Y las otras son más personales, Robert Smith ¿utilizó algún doble en la mítica pelea contra Barbra Streisand en el capítulo de South Park? ¿Acude a las reuniones de vecinos de su casa, es más, le ha tocado alguna vez ser presidente de la comunidad? ¿Y a las reuniones de padres de alumnos de los colegios de sus hijos? Y en caso afirmativo ¿Va con el pelo cardado y maquillado?

Set list: Tape – Open – High – A Night Like This – Push – In Between Days – Pictures of You – Kyoto song – The Blood – The caterpilar – Lovesong – Just Like Heaven – The last day of summer – The Hungry Ghost – From the Edge of the Deep Green Sea – One Hundred Years – End – Bis1: It Can Never Be the Same – Burn – Play for Today – A Forest – Bis 2: Shake dog shake – Three imaginary boys – Fascination Street – Never Enough – Wrong Number – Bis 3: Lullaby – The Walk – Friday I’m in Love – Boys Don’t Cry – Close to Me – Why Can’t I Be You?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.